Inicio  






  Orejitas
Bookmark & Share

28 de junio de 2010

WashingtonHispanic.com

Los mensajes de texto pueden ser una forma entretenida de comunicarse para los adolescentes, pero esta actividad también supone ciertos riesgos. Para evitar que su adolescente se meta en problemas, siga estos consejos útiles.

¿Cómo hablar con su hijo?

Es probable que su hijo sepa más de tecnología que usted, pero su falta de madurez puede meterle en problemas al usar su teléfono celular. Por lo mismo, es importante que hable con su adolescente acerca de los posibles riesgos de los mensajes de texto con contenido sexual ("sexting", en inglés) y el uso apropiado de estos dispositivos. Pero antes de iniciar esta conversación, es importante que conozca con qué tipo de tecnología se está enfrentando. Para ello, hágale las siguientes preguntas a su hijo:

—¿Qué tipo de aplicaciones usa en el celular?, ¿puede enseñarme a cómo usarlas?

—¿Le ha enviado alguien a quien no conoces un mensaje de texto?, si es así, ¿qué hizo su hijo, y cómo esta persona consiguió ese número?

—¿Cuántos contactos tiene almacenado el teléfono?, ¿conoce personalmente a todas estas personas?

—¿Alguien le ha tomado alguna foto inapropiada sin su permiso?, ¿ha tomado alguna foto inapropiada sin el permiso de esa persona?, de ser afirmativa la respuesta de su hijo, pregúntele qué hizo con la foto.

—¿Se ha comunicado con alguien que ha conocido en la Internet por teléfono?

¿Cuáles son los riesgos?

Los mensajes de texto puede ofrecer riesgos físicos y emocionales. Hable con su hijo o hija sobre lo siguiente:

—Al conducir: Las investigaciones sugieren que las distracciones como enviar mensajes de texto puede significar un riesgo mayor para los adolescentes que para otros conductores. La influencia de sus pares también puede ejercer un rol en esto. Mientras más pasajeros en el carro, más probable es que los jóvenes usen el celular mientras conducen. Trate de ver cuáles son los hábitos de conducción de su hijo y ponga reglas claras con consecuencias severas, como la prohibición de sacar el auto como castigo, por ejemplo.

—Problemas para dormir: Muchos adolescentes envían y reciben mensajes de texto incluso después de acostarse a dormir, lo que puede interferir con el descanso necesario. Incluso un poco de texteo nocturno puede aumentar la posibilidad de sentirse fatigado al día siguiente. Considere pedirle a su hijo que deje el teléfono en otro cuarto antes de acostarse.

—"Sexting": Esto se define como el envío de mensajes de texto con contenido sexual. Este tipo de actividad puede causar un daño emocional grave en el caso que se tome una foto inapropiada de alguien. Explique a su hijo que los mensajes de texto no deben tener contenido sexual y que este tipo de actividad es considerada como un crimen en ciertas áreas y cuyas consecuencias pueden involucrar una investigación policíaca o suspensión de la escuela.

—Cibermatones: Se define este concepto como quienes envían mensajes de textos, correos electrónicos o posteos en sitios web con amenazas. Esto puede hacer sentir inseguridad a la persona que está siendo amenazada. Hable con su hijo sobre esto y explíquele el por qué es inapropiado.

Establecer límites

Si nota que su hijo envía demasiados mensajes de texto, hable con él o ella sobre esta situación. También puede revisar el registro de llamadas de su teléfono celular en su cuenta mensual. Juntos, traten de establecer un límite razonable para esta actividad. También puede instar a que su adolescente pague el costo de los mensajes de texto ya sea descontando de su mesada, o trabajando en el jardín de la casa o en algún otro trabajo remunerado de medio tiempo. Establezca excepciones a la regla, como en casos de emergencia o en el envío de mensajes de texto a otros miembros de la familia.

Al mismo tiempo, dígale a su hijo que usted revisará de vez en cuando, y sin aviso, el contenido de los archivos digitales de su teléfono. Si su hijo no cumple con las reglas, considere eliminar la función de mensajes de texto de su celular o el de enviar fotos.

Consecuencias

Explique a su hijo que, una vez que envía un mensaje de texto, éste se puede compartir con el mundo entero, por lo que es importante estar conciente de las posibles consecuencias de su actividad en el mundo digital. Trate de que su hijo evite participar de chismes, rumores o el daño de la reputación de alguien a través de mensajes de texto.