Inicio  





 Lo Más Visto
- Escasez de fórmula para bebés empeora: cerca del 40% de las marcas ya se agotaron
- Rusia le robó tractores estadounidenses John Deere a Ucrania y el fabricante los desactivó
- El petróleo de Texas baja un 6,1 % y cierra en 103,09 dólares el barril
- Aerolíneas nigerianas suspenden operaciones por la subida coste del combustible
- TelevisaUnivision anuncia acuerdo para comprar plataforma de streaming Pantaya




  Pa'que te montes
Bookmark & Share

The Wall Street Journal

“Es literalmente una locura”, dijo Bruce Steinhardt cuando se enteró de que el Hyundai Sonata que usó por tres años valía más que los casi US$ 15.000 del precio de compra acordado en su contrato de arrendamiento.

Steinhardt, de 89 años y residente de Florida, contó a The Wall Street Journal que terminó comprando el automóvil y luego lo vendió al sitio web CarGurus por $23,600. Eso le permitió recuperar los tres años de pagos por arrendamiento.

Según datos del Departamento de Trabajo, los precios de los autos usados en Estados Unidos subieron un 40,5% en enero con respecto al año anterior, lo que ayudó a acelerar la inflación a una tasa anual del 7,5%.

¿Qué está pasando en el mercado de coches?

El aumento del valor de vehículos depreciados, especialmente los que fueron comprados entre 2020 y 2021, tiene que ver con la crisis de inventario en los concesionarios, pero la raíz del problema está en que las compañías automotrices no han podido recuperar sus niveles normales de producción.

De ahí que los “dealers” se han quedado con muy pocos vehículos nuevos para vender en las tiendas, y eso empuja a muchos compradores al mercado de autos usados, donde también encuentran opciones limitadas.

“Ves cosas muy locas. Los autos que costaban $25,000 hace tres años cuestan $25,000 hoy”, dijo al Journal Adam Lee, presidente del concesionario Lee Auto Malls en Maine. “No tiene ningún sentido”.

Por lo general, un vehículo nuevo pierde una gran parte de su valor durante el primer año de propiedad y luego continúa depreciándose por cada año que está en la carretera con el tiempo, el desgaste y el mayor kilometraje.

Sin embargo, quienes compraron un vehículo modelo 2020 o 2021 en los últimos 10 meses, han visto cómo el valor de sus autos fue aumentando.

También te puede interesar:

 

Adquirir autos usados, incluso aquellos con mayor millaje, sigue saliéndose del presupuesto de muchos compradores (Foto: Getty Images)

Por ejemplo, el precio promedio pagado por un nuevo vehículo modelo 2021 en abril fue de $38,585, según la firma de análisis de datos de consumo J.D. Power. En enero de 2022, nueve meses después, ese vehículo del mismo año modelo se vendía por un promedio de $48,765 como vehículo “con poco uso”.

Antes de la pandemia, la caída del valor del primer año de propiedad era de alrededor del 33,3 %, y luego el automóvil continuaba depreciándose a una tasa promedio del 14 % cada año después, dice J.D. Power.

Pero en los últimos dos años, la tendencia se ha desviado de la norma histórica. En 2021, el golpe de depreciación inicial se redujo al 14,5 % y los modelos de dos a cinco años aumentaron de valor, a una tasa de apreciación promedio del 12,9 %.

Un auto usado cuesta tanto como uno nuevo

La industria automotriz está tratando de ponerse al día, luego de los cierres de fábricas ocurridos a principios de la pandemia y la posterior escasez de microchips que interrumpió varias veces el trabajo en las plantas.

Mientras tanto, algunos compradores están obteniendo mucho más por entregar sus autos viejos como parte del pago de uno nuevo, lo que les permite comprar vehículos más caros de lo que les saldría una compra inicial.

Según el sitio web de compra de automóviles Edmunds, alrededor del 12% de los compradores de automóviles que entregaron sus vehículos modelo 2021 el año pasado con entre 500 y 1,500 millas pudieron obtener mucho más que el precio de compra original.

Aun así, adquirir autos usados, incluso aquellos con mayor millaje, sigue saliéndose del presupuesto de muchos compradores.

Emerald Williams, cuyo Mercury Montego se averió en enero, dijo al Journal que se vio obligada a comprarse un auto usado que costó casi todo lo que tenía planeado gastar, y que encontró la oferta después de quedarse hasta las 2 a.m. mirando sitios web y concesionarios fuera del estado donde vive.

“Fue estresante”, dijo Williams, de 30 años. “Sabía que no podía permitirme un auto nuevo. Pero los autos usados costaban casi lo mismo”.

Ejecutivos y analistas de la industria dicen que la oferta de autos usados ??también se ha visto afectada por la menor cantidad de vehículos que regresan al mercado en régimen de arrendamiento y por las empresas de alquiler de autos, que se aferran a sus vehículos por más tiempo, sin poder obtener reemplazos.

Los analistas esperan que la producción mejore este año, cuando se estabilicen los precios, aunque no se sabe cuándo sucederá. Probablemente, dicen, dependerá de que se reduzcan las restricciones del lado de la oferta y de que los concesionarios repongan su inventario.