Inicio  





 Lo Más Visto
- LAS 20 MEJORES OFERTAS DE LAS TIENDAS DE ALIMENTOS PUBLICADAS EN PUERTO RICO
- Oficina de Asuntos Monopolísticos del Dept. de Justicia toma acción contra empresa de gas licuado
- La impotencia de los constructores de autos frente a las copias chinas
- ¿Cómo es el proceso de ejecución hipotecaria?
- PONENCIA SOBRE PROYECTO DE LA CAMARA 882




  Orejitas
Bookmark & Share

1 de septiembre de 2016

Consumuer Reports

Por: Consumer Reports 31 Agosto 2016

La vitamina que aumenta tu energía. El suplemento herbal que te protege contra los resfriados. La píldora que te ayuda a perder peso o a mejorar tu memoria, o a obtener nutrientes importantes… las probabilidades dicen que has probado uno o más de estos suplementos sin pensarlo dos veces.

 

Si eres parte del 68% de los estadounidenses que a menudo toman al menos un suplemento, te podría sorprender escuchar lo poco confiables que pueden ser estos productos cuando se trata de la salud, su efectividad y veracidad en su publicidad. Una encuesta de 2014 de Gallup muestra que el 94% de los 200 médicos entrevistados recomiendan suplementos a sus pacientes—una figura comprensible ya que las vitaminas y minerales son vistos, en general, como productos más “naturales” que los medicamentos que requieren de una receta médica. Este mes, Consumer Reports está cuestionando esta suposición para revelar lo que realmente está sucediendo en el mercado.

Mientras que los medicamentos que requieren de receta médica que están disponibles en Estados Unidos son regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration o FDA) antes de que lleguen al mercado, los suplementos alimenticios llegan a las repisas de tu farmacia sin el beneficio de las regulaciones.

No se requiere a las compañías que producen y promocionan agresivamente estos productos como formas de mejorar tu salud que prueben que sus contenidos cumplan con lo que dice en la etiqueta; ni qué hablar de pedirles que demuestren de forma transparente su eficacia o seguridad.

 

La información básica pero esencial, incluyendo si un suplemento puede causar reacciones negativas al tomarse junto con medicamentos que requieren de receta médica, no se divulga ampliamente a los consumidores, quienes a la vez asumen que un producto es seguro ya que no hay advertencias sobre lo contrario. Sin reglas de seguridad como punto de referencia básica, en algunos de los mismos suplementos que podrías ver en tu farmacia u hospital se ha encontrado que contienen contaminantes y substancias ilegales.

Conforme este conflictivo mercado sigue creciendo, Consumer Reports trabajará para inyectarle transparencia y estándares de seguridad de sentido común. Mientras tanto, puedes contar con la información de la edición de este mes para aprender más sobre ingredientes específicos que debes evitar a toda costa, descubrir súper alimentos que pueden substituir a los suplementos y obtener una guía sobre lo que las promesas en las etiquetas de los suplementos realmente significan.