Inicio  

 Lo Más Visto
- Ordenan ‘recall’ de gotas para los ojos y pomadas vendidas en Walmart y Walgreens
- Mejora la situación financiera de las familias, que reducen sus deudas
- Califican como estorbos casas habitadas en Ponce
- Cerrarán más de la mitad de los vertederos en Puerto Rico
- R.Dominicana y P.Rico solicitan EE.UU. elimine tarifa de importación al acero




  Galería Timadores
Bookmark & Share
Los fugitivos enfrentan varias órdenes de arresto / Foto por: Suministrada - El Nuevo Dia

20 de abril de 2015

El Nuevo Dia

En el brazo derecho  luce un enorme  tatuaje de una     calavera con un lazo en la cabeza;    en el brazo izquierdo tiene tatuado la palabra “Franky”, y en el pecho    un mensaje tatuado.

 Estas son algunas de las características que  identifican a  la fugitiva        Áurea E. Méndez Plass, quien es buscada por la Policía   por ser sospechosa del delito de apropiación ilegal de un vehículo  el año pasado.

El agente  Ángel Soto,  de la división de Arrestos Especiales de la comandancia de la Policía en Carolina,  sostuvo que Méndez Plass, de 40 años y residente de la Calle Georgetti del municipio de  Quebradillas, enfrenta varias  órdenes de arresto por  delitos de apropiación ilegal que se le imputan, incluyendo violar el artículo 18.4 de la Ley 8 conocida como Ley para la Protección de la Propiedad Vehicular.

El  17 de septiembre de 2014, la jueza Madeline Vega del Tribunal de Carolina acusó en ausencia a Méndez Plass y  le impuso  una orden de arresto y una fianza de $30,000 por apropiarse ilegalmente de un auto el 7 de agosto de 2014.

 Transacción fraudulenta

 Según la  investigación de la Policía,  a Méndez Plass se le imputa vender un auto que no era de su propiedad   a otra  persona, cuyo nombre protegemos, en el área de  Isla Verde.

Se alega que el vehículo Ford Escape de color blanco le pertenecía a un individuo a quien tampoco identificamos en este artículo. El hombre alegadamente le cedió la cuenta de su  vehículo a la hoy fugitiva porque él ya no podía seguir haciendo los pagos al banco.

Según el agente Soto,  el propietario del vehículo le cedió el mismo a la imputada que se hacía pasar como “broker” de autos para adquirir vehículos que tienen cuentas atrasadas con el banco y venderlos a terceros sin hacer el debido proceso legal, una práctica que está prohibida por ley en la Isla.

En el caso de la guagua Ford Escape, se alega que Méndez Plass  la vendió  a otra persona sin el consentimiento del propietario.

La Policía no precisó el monto  que recibió Méndez Plass por la venta de la guagua, ni cómo se dio el enlace con el comprador.

“Eso que se hizo es ilegal”, dijo el agente Soto, al destacar que el dueño original  del auto  fue quien  se querelló con la  Policía de su ocupación ilegal.

Historial de timo

  El sargento Alberto Betancourt, de la División de Arrestos Especiales de la Policía en Carolina, manifestó que la hoy fugitiva enfrenta  otras órdenes de arresto en su contra por otros delitos similares de apropiación ilegal.

  Por ejemplo,  enfrenta  una orden de arresto emitida por el Tribunal de Quebradillas, y tiene otra orden  emitida por el Tribunal de Bayamón.  “Tiene que tener como tres o más  órdenes de arresto por cometer fraude contra medio mundo”, dijo el sargento Betancourt.

   La Policía no ha podido dar con el  paradero de Méndez Plass. Sus padres  fueron entrevistados por las autoridades pero aseguran  desconocer dónde ella se esconde.

Méndez Plass, explica la Uniformada, acostumbra a vivir temporeramente en varios lugares  porque suele mudarse mucho.  La última información recibida es que  podría estar  viviendo en el oeste de la Isla.

“Ella es una estafadora, y se pasa   moviendo mucho”, dijo el sargento Betancourt.

“Queremos arrestarla con prontitud para que otras personas no sean estafadas como lo ha hecho esta mujer en diferentes pueblos”,  destacó por su parte el agente Soto.

De acuerdo a  información provista, Méndez Plass  tiene un hijo varón,  mide cinco pies y seis pulgadas y tiene numerosos tatuajes. Una ficha provista por la Policía, muestra a la sospechosa con el pelo corto bien pegado y  con un mechón largo de color rubio.

Aunque los fugitivos suelen cambiar su estilo de cabello para no ser identificados,  la Policía destacó que el cuerpo de la fémina, descrito como “corpulento”, cuenta con varios tatuajes peculiares que pueden ayudar a su identificación, como el de   una calavera enorme con un lazo que está tatuado en el brazo derecho.

Ojo con el fraude

  Los agentes entrevistados aconsejan a los ciudadanos a no  ceder  su auto a    concesionarios o “brokers”, sin haber hecho el traspaso.

Reportes de prensa revelan  que  han hay casos en que las víctimas reciben reclamos de los bancos y   luego se topan con la sorpresa de que la cuenta del auto  no fue saldada ni se cambió el nombre al título del vehículo.

De hecho, los que han comprado  vehículos también se han topado con la desagradable sorpresa.

“Si una persona compra un auto debe hacerlo legalmente a través de un concesionario,  y estar seguro de hacer el traspaso en una colecturía y adquirir la licencia o el registro a su nombre. Hay mucha gente que está confiando en este tipo de transacción fraudulenta, así que  tiene que notificarlo a la Policía de inmediato”, manifestó el agente Soto.

Lo buscan también

  Otro fugitivo que está acusado en ausencia por el delito de apropiación ilegal es Héctor Bonilla Reyes, apodado con los nombres de  “Papito”, y “Cholón”.

Este hombre de 38 años y residente del Barrio Guzmán en Río Grande, está acusado en ausencia por apropiarse ilegalmente  de una tarjeta de débito  y retirar   $6,000  sin consentimiento del dueño de la misma, explicó el sargento.

Los hechos se remontan al mes de enero de 2014. Betancourt  dijo desconocer cómo  Bonilla Reyes se apropió de una tarjeta de débito, pero por  varios días el fugitivo  logró  retirar distintas cantidades de dinero  en  máquinas ATM, hasta apropiarse de los $6,000.

El 19 de febrero de 2014  radicaron cargos contra Bonilla Reyes  en el Tribunal de Carolina. Allí, la juez Nereida Feliciano le impuso una orden de arresto y una fianza de $350,000.

Según el sargento Betancourt,  este fugitivo tiene récord criminal pues en el año 2000 fue acusado por    violar la Ley de Armas por poseer un arma de fuego con la  serie mutilada. Bonilla Reyes cumplió seis años de cárcel por este caso.

Asimismo,  el imputado fue acusado por recibir y transportar bienes apropiados ilegalmente.

 La Policía también solicita la cooperación ciudadana para dar con el paradero de Bonilla Reyes, ya que no hay ningún documento a su nombre. De hecho,  su licencia de conducir lleva vencida  varios años.

 Si usted tiene información que ayude a dar con el paradero de estos dos fugitivos, Méndez Plass y Bonilla Reyes, se puede comunicar con la línea confidencial de la Policía al 787-343-2020 o al 787-505-6106.