Inicio  





 Lo Más Visto
- Por qué las tarjetas de crédito que ofrecen grandes tiendas y retailers son un mal negocio
- Las 10 mejores ofertas de alimentos según doctorshoper.com
- Las pólizas maestras de los condominios no podrán cubrir los apartamentos
- Controversia por las rentas
- Se radican 516 quiebras en junio




  Pa'que te montes
Bookmark & Share

10 de marzo de 2020

El Diario NY

Ford tuvo problemas con las transmisiones automáticas de doble embrague y seis velocidades, denominadas DPS6 en sus modelos Ford Focus y Fiesta, ahora tendrá que gastar cerca de $30 millones para solucionar el problema.

Estas transmisiones usan embragues secos y son propensas a cambios bruscos, que requieren reparaciones frecuentes, las cuales provocaron molestias y demandas en contra del fabricante de autos.

Los clientes de Ford reclamaron en documentos legales que sus autos compactos 2012-16 Focus y Fiesta 2011-16 se construyeron con transmisiones propensas a “temblores, resbalones, sacudidas, sacudidas, desgaste interno prematuro, retrasos en los cambios descendentes y, en algunos casos , aceleración repentina o retrasada “.

Después de un tiempo un juez federal aprobó el acuerdo que Ford ofreció a fines de enero en el que el fabricante de automóviles re-comprará miles de vehículos Fiesta y Focus defectuosos por hasta $22,000 cada uno, según la Detroit Free Press.

Ford ha actualizado su acuerdo con un mínimo de $30 millones en efectivo para reembolsos de la demanda colectiva por el problema de las transmisiones automáticas de doble embrague en los vehículos Focus y Fiesta.

Este acuerdo podría afectar a casi dos millones de propietarios de los Fiesta 2011 a 2016 o de los autos Focus 2012 a 2016.

La National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA) no ha encontrado evidencia de que la transmisión represente un riesgo de seguridad.

“Ford cree que el acuerdo es justo y razonable, y anticipamos que será aprobado por el tribunal después de la audiencia el próximo mes”, dijo el portavoz de Ford, T.R. Reid le dijo a la Detroit Free Press. La demanda se presentó originalmente en 2012.