Inicio  





 Lo Más Visto
- Las ventas del ciberlunes en Estados Unidos caen por primera vez
- Petroleras enfrentan escasez de mano de obra a medida que energías renovables cobran impulso: sondeo
- Confianza del consumidor en EE.UU. cae a mínimo de nueve meses
- Sentencian a cuatro años de probatoria a exejecutivo de Doctors’ Center por fraude de $1.2 millones
- Estas son las ciudades más caras del mundo para vivir ahora




  Pa'que te montes
Bookmark & Share

22 de octubre de 2021

La Opinion

RAM está siendo investigada por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA) debido a un problema asociado a las bombas de combustible de alta presión en sus camionetas con motor diésel. Según informa Roadshow, esta investigación que aún se encuentra activa, data de 2019 y está impulsada por un total de 22 quejas de propietarios que han experimentado el mismo problema. De acuerdo con el informe oficial, se trata específicamente del motor diésel Cummins de 6.7 litros, cuya falla podría obligar a Stellantis, empresa matriz de RAM, a emitir un retiro del mercado que aplicaría sobre 604,651 camionetas que poseen dicho motor:

“La Oficina de Investigación de Defectos (ODI) ha recibido 22 quejas y 2 informes de campo que alegan incidentes de pérdida de potencia motriz como resultado de fallas en la bomba de combustible de alta presión en cierto año de modelo (MY) 2019-2020 RAM 2500 y camiones de servicio pesado 3500, 4500 y 5500 equipados con motores turbodiésel Cummins de 6.7L. Una revisión de ODI de la Las quejas encontraron que la mayoría de las acusaciones de incidentes de pérdida de fuerza motriz ocurrieron a velocidades superiores a 25 MPH y resultó en la inutilización permanente del vehículo”.

El posible llamado a revisión en el futuro estaría asociado a una falla en la bomba de combustible de las camionetas RAM con motor a el diésel./ Foto: cortesía Stellantis.

El riesgo que corren estas camionetas es mínimo, a diferencia de los retiros del mercado relacionados con las bolsas de aire Takata, las cuáles pueden resultar letales para los ocupantes de los autos que las poseen. Todo parece indicar que esta falla representaría problemas de arranque del motor o algunas fallas de desempeño, según los datos que se tienen hasta ahora. Si se confirma que el problema es común, Stellantis y la NHTSA organizarán un llamado a revisión que involucrará un gran número de vehículos e iniciaría con el envío del aviso de retiro que el fabricante y la oficina federal hacen llegar a cada uno de los propietarios afectados.

Afortunadamente, los retiros de mercado son extremadamente comunes y no implican ningún cargo adicional para los propietarios, ya que el fabricante siempre se hace responsable de las reparaciones correspondientes. Los propietarios solo deben estar atentos al llamado a revisión para llevar su vehículo a que reciba la atención debida.