Inicio  





 Lo Más Visto
- Desplome de las criptomonedas en las últimas horas: Bitcoin y Ethereum cayeron más del 15%
- El arroz, uno de los únicos alimentos que no han subido de precio
- El Congreso de EE.UU. aprueba una ley para descongestionar los puertos
- A pesar de la inflación, proyectan un crecimiento de 7.5% en las ventas minoristas con el regreso a
- ÍNDICE DE VIVIENDA ASEQUIBLE: MENOS FAMILIAS CUALIFICAN PARA COMPRAR CASA




  Adicional
Bookmark & Share

15 de julio de 2011

La división de Robo a Bancos de la Policía dio un golpe ayer al arrestar al presunto cabecilla de una organización que se dedicaba a clonar tarjetas de crédito, generando pérdidas para la industria bancaria de millones de dólares.

El cabecilla del grupo, identificado como Ramón Valle Fabricio, fue arrestado ayer en la tarde en el barrio Breñas de Dorado. No opuso resistencia.

Según el sargento José Ayala, de la división de Robo a Bancos, este hombre se dedicaba -con diferentes esquemas- a clonar tarjetas de crédito de individuos que luego utilizaba para comprar televisores, teléfonos celulares, cámaras de fotografía y de vídeo.

Este tipo de mercancía fue ocupada durante su arresto.

Entre los televisores había uno valorado en $5,000. Igualmente se le ocuparon unas 3,000 tarjetas de plástico en blanco, nueve relojes, el más caro marca Gucci y valorado también en $5,000.

Igualmente se le ocupó una pistola HK calibre .40, balas calibre nueve milímetros, .40 y calibre .357 y tres bolsas con "creepy".

En uno de los esquemas, conocido como "skimming", Valle Fabricio, de 36 años, sustituía en cajeros automáticos el dispositivo en que se introduce la tarjeta por uno suyo en que se copiaba la información que aparece en la tarjeta magnética.

En ese mismo cajero colocaba una cámara de vídeo con la que grababa el momento en que su víctima marcaba los números secretos.

Luego Valle Fabricio regresaba al cajero, se llevaba su equipo y en su casa completaba el proceso para tener una tarjeta nueva, pero con la información de otro.

Mediante el otro esquema se combinó con empleados de una decena de negocios de comida rápida en la Zona Metropolitana. Específicamente, cajeros y meseros colaboraban con él para grabar en dispositivos de su propiedad la información electrónica de tarjetas de crédito y de debito.

No está claro cómo se procedería con estos empleados, si servirían como testigos o si serían acusados de algún delito.

Según el sargento Ayala, Valle Fabricio aprendió estas técnicas de otro sujeto conocido como José Abelardo que ya cumple prisión a nivel por un esquema similar.

Valle Fabricio, quien operó el esquema de fraude por tres años, será llevado esta tarde al Tribunal de San Juan donde se le acusaría por posesión de drogas y violación a la ley de armas. Las acusaciones por fraude a instituciones bancarias se radicarían a nivel federal.

El Servicio Secreto colaboró en la pesquisa.