Inicio  





 Lo Más Visto
- ¿Aguacates en peligro?: revelan la amenaza que se cierne sobre el 'oro verde'
- Aerolíneas demandan al gobierno federal por norma que les exige transparencia sobre tarifas
- Alerta tras inundaciones: potencial aumento de casos de dengue y leptospirosis
- Multan a firmas de Slim por falta de permisos en cables interoceánicos
- Retiran más de 1,300 cajas de habichuelas coloradas Goya distribuidas en Puerto Rico y Santa Cruz




  Orejitas
Bookmark & Share

20 de diciembre de 2009

La Opinion

Tu Dinero

1. Si no quieres que te añadan a nuevas listas de correo tradicional y electrónico, paga con dinero en efectivo… pero recuerda que el dinero en tu bolsa siempre representa un riesgo mayor de robo.

2. No pagues en efectivo si tu compra no se ha completado, por ejemplo, si el vendedor todavía te la tiene que enviar por correo.

3. Los cheques son buenos si no te quieres exponer a que te roben la tarjeta de crédito, o temes no poder pagar la cuenta de la tarjeta cuando te llegue a fin de mes.

4. Jamás escribas un cheque si no estás seguro de que tienes dinero en la cuenta. Además de la del banco, el comerciante podría cobrarte otra penalidad.

5. Si tienes una disputa con el comerciante, el cheque te da la posibilidad de ordenar la detención del pago… ¡pero debes hacerlo antes de que sea cambiado!

6. Si usas una tarjeta de débito, eso es como dinero extraído de tu cuenta: y no podrás detener el pago si tienes problemas con el comerciante, ni tampoco disputarlo si el producto está defectuoso (lo que sí puedes hacer con una tarjeta de crédito).

7. Pierde una tarjeta de débito, y es como si perdieras un libro de cheques en blanco y firmados: quien la use puede llevarla al tope del dinero que tienes en esa cuenta (en algunas tiendas no exigen el PIN o código de identificación para aceptarla).

8. Lo mejor para comprar artículos que serán enviados a tu casa o que puedan romperse, es una tarjeta de crédito. Entre ellas, American Express es la que más defiende tu dinero.

9. Además, úsalas para: costos que puedes liquidar completos cuando te llegue la cuenta, compras grandes, por catálogo o por el internet, y aparatos que requieren instalación.

10. Nunca uses el adelanto de dinero (cash advances) de una tarjeta de crédito, No es tan grave como el anterior, pero trata de no servirte tampoco de las tarjetas de crédito de las tiendas (¿para qué, si la mayoría de los comercios aceptan tarjetas normales?).

11. No creas así como así el letrerito de 'Sale' de las tiendas: mira las letras pequeñas, pues quizás el ahorro de 25% que prometen es sobre un precio original que el comerciante nunca llegó a cobrar.

12. Si ordenas productos de catálogos a través del internet o por teléfono, el vendedor tiene que darte la oportunidad de cancelar la compra si no te puede llegar en el tiempo establecido; y el dinero te lo tienen que devolver en un mes.

13. Por el internet, compra solo en compañías confiables y establecidas que conoces, y siempre mantén una copia de la orden de compra.

14. No pierdas tu tiempo y tu dinero comprando la garantía extendida, pues menos del 20% de los productos cubiertos por estas tienen necesidad de ser reparados. Mejor es adquirir marcas y productos con un récord de calidad, y pagar con una tarjeta de crédito que duplique el período de garantía del fabricante.

15. Guarda siempre los recibos de compra, y si el producto no funciona como se había prometido llévalo enseguida a la tienda para obtener un reemplazo o un reembolso. Fíjate bien lo que dice el recibo de cada tienda acerca del período de tiempo que aceptan para la devolución. Y si se trata de un regalo, aclárale eso a la persona a quien se lo das.