Inicio  



 Lo Más Visto
- Informe del estado de las comunicaciones para las áreas afectadas por el huracán Fiona
- Cómo consultar tu puntaje de crédito en EE.UU. sin que se dañe
- "Stooping" o recoger muebles de la calle, la nueva moda en Nueva York
- Departamento de Justicia acusa a 47 personas de robar $250 millones de programa para niños
- Un estafador retira 500.000 dólares de una bolsa de criptomonedas




  Orejitas
Bookmark & Share

27 de abril de 2009

La Opinion

Los padres tienen que tomar decisiones difíciles, sobre todo durante la actual recesión, pero ¿qué va a hacer un padre o una madre cuando sus hijos adolescentes se presentan ante ellos con problemas de dinero?

He aquí algunos consejos para que los padres sepan evaluar las verdaderas necesidades económicas de sus hijos y para que puedan lidiar con esta situación de la manera más conveniente tanto para ellos como para los más jóvenes de la familia:

Lo primero que hay que hacer es examinar bien de qué tipo de deuda se trata. ¿Vale la pena que el padre la liquide para resolver la situación? Evalúen las consecuencias—si la deuda implica que tu hijo tuviera que devolver una propiedad o un artículo de cierto valor, o que este sea reposeído (un auto, por ejemplo, o una vivienda), o si se trata de tarjetas de crédito con una tasa de interés elevada, lo mejor sería actuar de inmediato.

Sin embargo, si la deuda son pagos de préstamos estudiantiles, ten en cuenta lo siguiente: no solo esos intereses son fijos y reducidos, sino que también pueden deducirse de los impuestos y su período de pago puede extenderse. En este caso, lo mejor sería ayudar a que tu hijo se haga responsable de la situación, enseñándole a manejar esa deuda—un excelente método de enseñanza financiera.

¿CóMO SE ACUMULó LA DEUDA?

¿Quedó tu hijo desempleado? ¿O está estudiando para obtener un grado académico y eso no le permite trabajar tiempo completo ni parcial? ¿Se trata de facturas por problemas de salud imprevistos? ¿O es que tu hijo no sabe cuidar su dinero y gasta más de lo que gana?

A un padre puede resultarle fácil enviarle un cheque a los acreedores, pero si no le enseñas adecuadamente a tu hijo que toda deuda lleva una responsabilidad, estarás estableciendo el patrón de un ciclo de deudas sin pagar.

Si decides ayudar a tu hijo para que no pierda sus tarjetas de crédito -una mancha financiera que demoraría siete años en desaparecer de su reporte de crédito-, oblígalo a que rompa sus tarjetas y ayúdalo a mejorar el manejo de sus finanzas.