Inicio  

 Lo Más Visto
- Evaluación de la marca de arroz Great Value grano largo
- Investigan presunto fraude en venta de café "Mi AEELA"
- Acusan a cocinero por tumbarse $38,000 del restaurante donde trabajaba
- La crisis económica se lleva el 35% de las oficinas de abogados
- Se roban planta eléctrica de facilidades de estatua de Colón




  Por el libro
Bookmark & Share

3 de octubre de 2005

1.Creer que el 50-50 división de propiedad es la misma cosa que una división de la propiedad razonable.

2.Quedarse con la residencia cuando usted no la puede costear.

3.Decidir las situaciones financieras una a una en vez de entender como cada una se relaciona con la otra.

4.Dejar de garantizar la pensión alimenticia con la póliza de seguros que tiene la persona que se supone que pague.

5.Dejar de incluir al cónyuge que recibe la pensión alimenticia, beneficiario de la póliza.

6.Creer que su acuerdo debe de ser conforme con lo que un juez otorgue si su caso se viera en corte.

7.Buscar ayuda financiera de alguien que se especialice en leyes.

8.Dejar de incluir el valor actual de una pensión entre los activos matrimoniales.

9.Dejar de incluir los costos de la transacción del acuerdo cuando esos costos pudieran ser en un futuro lejano.

10.Dejar de preguntar ¿Como yo se si estaré financieramente seguro después del divorcio?, antes de firmar los papeles de divorcio.


Comúnmente nos limitamos en asumir como un divorcio puede trabajar en contra de las necesidades financieras. Hable con alguien que entiende las interioridades de un acuerdo financiero de un divorcio antes de aceptar cualquier tipo de arreglo. Asegurese que su acuerdo de divorcio trabaje en su favor.