Inicio  



 Lo Más Visto
- Las 10 mejores ofertas de alimentos según doctorshoper.com




  Por el libro
Bookmark & Share

8 de noviembre de 2022

El Vocero

Un aumento en el desempleo, menos venta de cemento y poca generación eléctrica fueron las secuelas del paso del huracán Fiona en la Isla, lo que provocó un impacto adverso en el Índice de Actividad Económica de Puerto Rico (IAE), el cual cayó levemente el pasado mes de septiembre, según informó el Banco de Desarrollo Económico para Puerto Rico (BDE).

De acuerdo con la economista del Centro de Estudios Económicos del BDE, Gladys Medina, el Índice de Actividad Económica registró 122.6 puntos en septiembre, lo que representa una caída intermensual de 1.4%. Mientras que si se compara con el mismo mes del pasado año 2021, equivale a una reducción de 0.8%.

Esta tendencia era anticipada por economistas previamente entrevistados sobre el tema, ya que aunque la variación porcentual interanual del Índice de Actividad —que muestra la evolución de la actividad económica del País— había incrementado por los pasados 18 meses consecutivamente, ya el índice estaba reflejando una ralentización de la economía.

Esta tendencia fue identificada por el BDE, y según sus estimados, el índice promedio ha reflejado una desaceleración en crecimiento de 4.7% para el año fiscal 2021, 4.5% para el año fiscal 2022 y 0.8% para el periodo comprendido entre julio a septiembre del año fiscal en curso.

El embate del huracán Fiona agilizó la tendencia, registrando en septiembre que tres de los cuatro componentes del índice —el empleo asalariado no agrícola, la venta de cemento y la generación de energía eléctrica— disminuyeran en 0.9%, 20.5% y 21%, respectivamente. Mientras que el consumo de gasolina aumentó 7.1%, a consecuencia de la compra de combustible para generadores eléctricos.

“La tendencia intermensual en términos de empleo asalariado no agrícola fue de negativo 0.9%, las ventas de cemento tuvieron un decrecimiento también de 20.5%. Todo esto, como ya se había señalado, tiene que ver con el fenómeno atmosférico que experimentamos en el mes de septiembre”, comunicó Medina.

Efecto en el desempleo

Datos del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos de Puerto Rico (DTRH) revelaron que cerca de 17,000 empleados resultaron afectados por el huracán Fiona, lo que para Medina pudiera tener un efecto en los resultados de la actividad económica de los próximos meses.

“Aunque hay una reducción en el número de empleados, intermensualmente, a veces, si comienzan a cerrar negocios, sí se puede trasladar a otros meses en la reducción”, aseguró. “Ese impacto lo vamos a ver en octubre”, añadió.

Por su parte, el presidente del BDE, Luis Alemañy, destacó que la tendencia en emergencias similares como los huracanes Hugo (1989), Georges (1998) y María (2017), es que la tasa de desempleo se recupera a los dos meses del suceso.

“Nosotros hicimos un ejercicio de poder ver el comportamiento en huracanes anteriores —Irma, María, Georges, Hugo, etcétera— para ver cómo era el comportamiento en términos de empleo y vemos que en los próximos dos meses, luego del evento atmosférico, hay una recuperación. Esto es una recuperación bastante rápida”, sostuvo Alemañy a preguntas de EL VOCERO.

Por su lado, el presidente de la Asociación de Comercio al Detal (Acdet), Iván Báez, sostuvo que el aumento en el desempleo no se debe a la falta de puestos de trabajo en el sector comercial, sino a que los ciudadanos se han movido a trabajar por cuenta propia.

“Ciertamente, aun cuando hemos visto que hay cadenas a nivel nacional que han decidido cerrar operaciones, es una realidad que todavía estamos buscando (empleados) y hay plazas disponibles para llenar las vacantes. Todavía no estamos operando con el 100% de la plantilla. Estamos tratando de contratar más empleados. Falta de empleo no es... Es que la gente quiera reinsertarse en la fuerza laboral de otra manera”, indicó Báez.

Aumentos en el PAN

Por otro lado, Medina advirtió que el aumento de $315 millones anuales al Programa de Asistencia Nutricional (PAN), no se reflejará significativamente en la capacidad adquisitiva de las 750,000 familias beneficiarias, como consecuencia del efecto inflacionario de 10.2% en los alimentos en Puerto Rico.

“El sector de alimentos, en septiembre, experimentó una tasa de inflación del 10.2% y esto no es típico en la medida del Índice de Precios al Consumidor aquí en Puerto Rico”, expuso Medina.

El impacto en este segmento es preocupante, porque se anticipan cambios en el Congreso tras las elecciones de medio término que se celebran hoy y podrían estar en riesgo las ayudas federales que llegan a la Isla.

Sin embargo, el presidente de la Acdet se mantiene esperanzado en que los esfuerzos de cabildeo en la legislatura federal para aumentar los fondos del PAN rendirán fruto.

“Bajo una administración republicana hemos sido capaces de obtener $2.84 billones para la Isla. Nosotros no queremos estar pidiendo dinero para la Isla de desastre en desastre, sino que se haga lo justo”, indicó Báez a este medio. “Estamos muy positivos de que se pueda lograr”, recalcó.

Impacto del bono de Navidad

El desembolso la próxima semana del bono de Navidad a los empleados públicos tendrá un impacto significativo en la actividad económica de Puerto Rico, se indicó, con incremento en la producción, creación de empleos y la circulación de millones de dólares.

El bono navideño, que totaliza $128.3 millones, se entregará el 15 de noviembre a 172,000 trabajadores, y se estima que genere ingresos directos, indirectos e inducidos, ascendentes a $218 millones, si se destinan únicamente al consumo en la Isla, creando más de 5,400 empleos temporeros.

“Si nosotros miramos los $128 millones, una vez esto se paga se empieza a impactar los gastos de consumo y, asumiendo que estos $128 millones se utilizan en su totalidad para consumo —y no para ahorro o para pagar deuda— tendría un impacto a nivel de producción económica e ingresos de $218 millones en la economía”, indicó Alemañy.

Báez indicó que esperan un aumento de aproximadamente 1% en las ventas de temporada, al compararse con el año anterior.

“Si vamos a comparar el ingreso versus las inyecciones de fondos billonaria que tuvo la Isla durante la pandemia, no estamos en una mala situación, porque esos fondos no están en la economía y aun así vislumbramos que para el fin de la temporada terminemos un 1% por encima del año pasado”, aseguró Báez.