Inicio  

 Lo Más Visto
- Acuerdo de reestructuración en la AEE afectará principalmente a hogares de bajos ingresos
- Por qué 1 de cada 5 personas en EE.UU. está ahorrando dinero debajo del colchón
- Comerciantes alertan de impacto del bono de Navidad
- MCS demanda a MMM por campaña en su contra
- GM pide revisar más de 600.000 camionetas 4X4 y SUV




  Pa'que te montes
Bookmark & Share

13 de junio de 2019

CNN Expansion

El fabricante de autos estadounidense Ford llamó a revisión a poco más de 1.2 millones de vehículos en Estados Unidos, Canadá y México para reparar problemas en suspensiones, transmisiones y motores de distintos modelos.

En Estados Unidos la empresa revisará 1.2 millones de vehículos, en Canadá 28,000 unidades y en México una unidad, con el fin de reparar un defecto que puede provocar la fractura de un elemento de la suspensión trasera del modelo Ford Explorer producdo en la Planta de Montaje de Chicago en Estados Unidos entre mayo de 2010 y enero de 2017, informó la compañía en un comunicado.

Publicidad

La firma señaló que la rotura de la suspensión reduce la capacidad de control del vehículo y aumenta el riesgo del impacto y añadió que no tiene información de personas lesionadas a consecuencia del defecto. Para solucionar el problema, los concesionarios de la compañía reemplazarán los componentes afectados de la suspensión trasera.

Ford dijo esta tarde a Expansión que la unidad en México ya ha sido reparada bajo el programa en abril 2019 siguiendo el mismo procedimiento de reparación y partes.

Lee: La alianza entre Ford y Volkswagen: una estrategia para cuidarse las espaldas

“En Ford tenemos el compromiso de ofrecer vehículos de primera calidad y estamos igualmente comprometidos con abordar los posibles problemas y responder con rapidez a nuestros clientes. Constantemente evaluamos nuestros procesos de mejoras potenciales y confiamos en nuestros métodos actuales para rápidamente identificar y hacer frente a posibles mejoras del vehículo", detalló la compañía en un correo electrónico.

La segunda llamada a revisión afecta a unas 123,000 unidades de la camioneta Pick up F-150 con una transmisión automática de seis velocidades y equipados con motores de 5 y 6.2 litros de gasolina.

Ford dijo que en estos vehículos se realizó una mala calibración de la transmisión por un problema con la actualización del software del módulo de control de este componente, lo que puede provocar la reducción de marchas de forma involuntaria a la primera marcha lo ocasionaría la pérdida de control del vehículo.

La tercera llamada a revisión afecta a aproximadamente 4,300 vehículos en Norteamérica de la furgoneta Ford Econoline 2009-2016 con motores de 5.4 litros de gasolina, en los que una mala soldadura en la transmisión puede provocar la pérdida de potencia del motor.

La última llamada a revisión afecta a 12,000 vehículos en Canadá de los modelos Ford Taurus 2010-2017, Ford Flex 2009-2017, Lincoln MKS 2009-2015, y Lincoln MKT 2010-2017.

En estos vehículos también pueden sufrir la fractura de un componente de la suspensión trasera. Ford dijo que el defecto ha causado un accidente que provocó lesiones leves a una persona.