Inicio  



 Lo Más Visto
- Las 10 mejores ofertas de alimentos según doctorshoper.com




  Orejitas
Bookmark & Share

15 de noviembre de 2011

El Nuevo Dia

Se mezclaron todos los agravantes: a usted le urge vender su vivienda, hay un excedente de inventario y el valor de las propiedades va en picada.

En un mercado como éste -que da pocas señales de recuperación- ¿cómo se logra una buena venta en el menor tiempo posible?

Lo primero es que tiene que ser realista y reconocer las limitaciones del mercado cuando establezca el precio de venta y hasta qué punto estaría dispuesto a negociar. Quizás, su propiedad no ha depreciado tanto, pero la abultada lista de viviendas a la espera de un comprador no le permita vender la suya al precio que desea.

No se frustre y mucho menos desista de la venta. De la misma forma que hay "compras inteligentes", existen "ventas inteligentes", y al tomar en cuenta estos consejos usted será más efectivo al capturar la atención de ese potencial comprador y convencerlo de que su propiedad es la mejor en el mercado.

¿Cómo fijar el precio?

Cuando se vende una casa, se persiguen dos grandes objetivos: venderla rápido y obtener de esa transacción la mayor ganancia monetaria. Sin embargo, hay muchos que pecan de ambiciosos o ingenuos, y se obstinan con un precio que dista mucho del valor real de la propiedad o de lo que los compradores estarían dispuestos a pagar.

La manera más sabia de salir de dudas sobre el precio de su propiedad es contratando los servicios de un tasador profesional que pueda establecer comparables con otras unidades vendidas en el área.

"Los vendedores piensan que la propiedad tiene el valor de hace tres años, y la realidad es que han perdido su valor. Ahí tu tienes su valor real, y es el valor por el que vas a empezar a negociar", sostuvo Janette Torres Suárez, primera vicepresidenta de la Puerto Rico Association of Realtors.

Torres Suárez destacó que los corredores también pueden emitir una opinión de valor que permita fijar un precio que se ajuste a las condiciones del mercado.

Sin embargo, advirtió que las tasaciones y las opiniones de valor solo deben ser utilizadas como guías. "Si sabes que el vecino vendió en menos, aunque sean unidades similares, aunque la tuya cueste más, no la vas a poder vender en eso". subrayó.

No es buena práctica establecer un precio por encima del justo valor y luego ir bajándolo poco a poco si no aparecen ofertas. El tiempo de espera representa una carga para el bolsillo porque, mientras aparece el comprador, hay que seguir pagando la hipoteca, el mantenimiento y los demás gastos por los servicios esenciales.

No espante a sus compradores potenciales

Antes de abrir las puertas de su casa a posibles compradores, asegúrese de que está limpia y en orden. Por más lógico que parezca, hay vendedores que no toman las medidas necesarias para que su vivienda cause una buena impresión. Espacios atestados de muebles, escombros en el patio, armarios desorganizados y grietas en las paredes son solo algunos ejemplos de detalles que pueden torpedear cualquier venta. Existen medidas que han probado ser muy efectivas al maximizar el atractivo de una propiedad, y lo mejor es que la mayoría de ellas requieren poco dinero y esfuerzo.

Lo primero que debe hacer es una limpieza profunda, que no solo elimine las acumulaciones de polvo, sino que retire de su vida todo objeto innecesario. Recuerde que eventualmente se mudará, así que es mejor empezar temprano a reducir la carga. Lo segundo, y tal vez el paso más importante al mejorar la apariencia de la estructura, es la pintura.

"Ese es el cambio más dramático y más económico. Se recomienda que pinte para que se vea en buenas condiciones, pero hay que ser cuidadoso al escoger el color, hay que escogerlo neutro para que sea agradable para la mayoría de los posibles compradores", dijo Elsie Torres, diseñadora y decoradora de interiores.

Sugirió los tonos blancos, cremas y grises, y utilizar el mismo tono en toda la habitación. De esta forma, se logrará que los espacios luzcan más amplios y que la residencia tenga más claridad.

Hay quienes recomiendan alquilar un almacén para colocar allí todos los muebles que no sean indispensables de manera que la propiedad luzca más despejada y en orden.

Torres Suárez, por su parte, sugirió la contratación de un inspector certificado de propiedades para que identifique todos los problemas o fallas que tiene la residencia, y así evitar sorpresas cuando se ponga en venta.

Un aspecto importante que muchos pasan por alto es el efecto que puede tener dejar artículos personales a la vista de compradores. Es aconsejable retirar fotografías, trofeos o premios e incluso esa colección de figuras de cerámica que tanto le gusta. Recuerde, lo importante es que el comprador se visualice en el lugar no que lo imagine a usted y a su familia allí.

Confíe su casa a un profesional

Si es de las personas que tienen mucha prisa y poco tiempo, contratar los servicios de un corredor de bienes raíces puede sacarlo de apuros.

A estos profesionales no hay que pagarles por adelantado, sino que cobran una comisión basada en el precio final de venta. Además de promover la casa, se encargan de evaluar las mejoras necesarias, coordinar las reparaciones, precualificar compradores, asistir con la documentación que hay que manejar en el proceso de compraventa y negociar el precio final.

¿Cómo saber a quién contratar? Al igual que haría si tuviera que contratar un empleado, entreviste a varios candidatos y escoja el mejor. Debe tomar en cuenta que sea un profesional que conozca el área donde ubica su residencia para que este esté familiarizado con ese mercado.

¿Su casa en You Tube?

Si es un medio que diariamente es visitado por millones de personas para ver todo tipo de cosas, ¿por qué no sacarle provecho? La tecnología pone cada vez más herramientas al servicio de los ciudadanos comunes, que si saben manejar estos recursos adecuadamente pueden obtener grandes ventajas.

Este sitio web le da la oportunidad de mostrar su residencia a su antojo, con todo el detalle que usted desee y por el tiempo que le parezca. Así que no lo piense dos veces, y ponga a correr el vídeo y su imaginación.

Ofrezca sus propios incentivos

El Gobierno y los desarrolladores de proyectos nuevos los ofrecen, entonces ¿por qué usted no? En tiempos en los que la competencia es férrea, si tiene prisa por vender, considere tentar con algo más a su comprador. Los consumidores andan buscando más valor por su dinero, y si, además de la propiedad, usted ofrece algunos enseres, o pagar por varios meses el mantenimiento o la jardinería, podría lograr que ese comprador indeciso no lo piense más.

"Esos son incentivos que los consumidores pueden utilizar y que no los han maximizado aquí", afirmó Torres Suárez.

La oferta podría ser tan generosa como su urgencia por vender lo requiera.