Inicio  

 Lo Más Visto
- Al garete la reducción del IVU a alimentos preparados
- Evaluación de la marca de arroz Great Value grano largo
- Cómo reducir los residuos plásticos que generamos
- Investigan presunto fraude en venta de café "Mi AEELA"
- Acusan a cocinero por tumbarse $38,000 del restaurante donde trabajaba




  Por el libro
Bookmark & Share

16 de julio de 2019

Prensa Latina

Nueva York, 15 jul (Prensa Latina) El precio de petróleo Intermedio de Texas (WTI) retrocedió hoy en Nueva York 63 centavos, a 59,58 dólares el barril, tras alejarse el huracán Barry, sin causar los estragos previstos en la producción de crudo.

 

De acuerdo con fuentes del mercado, las compañías estadounidenses del sector recomenzaron parte de la producción que paralizaron en zonas del golfo de México, por el paso del meteoro.

En opinión de Phil Flynn, especialista de Price Futures Group, una firma consultora, el petróleo y las operaciones de refinería ya se están recuperando del efecto de Barry.

Mientras, en Londres el crudo Brent cedió este lunes 24 centavos y despidió la sesión situado en 66,48 dólares el tonel de 159 litros.

Analistas comentaron que las cotizaciones del WTI se vieron estimuladas en la semana anterior porque más de 260 plataformas de producción fueron evacuadas a medida que se aproximaba el fenómeno meteorológico al golfo de México, las cuales representan cerca del 70 por ciento del total de crudo que extraen en esa área.

Observaron que los precios del oro negro iniciaron esta semana a la baja, después de transitar la precedente con ganancias acumulada del 4,7 por ciento en el caso del WTI y de un 3,9 en el Brent, alentados precisamente por la tormenta en el golfo de México.

Los expertos vieron como otro elemento que conspiró hoy contra el alza de los precios las declaraciones del presidente iraní, Hasán Rohaní, quien aseguró que su país estaba listo para mantener conversaciones con Estados Unidos si Washington levantaba las sanciones y regresaba al acuerdo nuclear de 2015, del que se apartó en 2018.

Estas palabras fueron interpretadas como un elemento de reducción de las tensiones en el Medio Oriente, de donde procede gran parte de la producción global del oro negro.