Inicio  

 Lo Más Visto
- Al garete la reducción del IVU a alimentos preparados
- Evaluación de la marca de arroz Great Value grano largo
- Cómo reducir los residuos plásticos que generamos
- Investigan presunto fraude en venta de café "Mi AEELA"
- Acusan a cocinero por tumbarse $38,000 del restaurante donde trabajaba




  Por el libro
Bookmark & Share

16 de julio de 2019

Primera Hora

Cuando Rosa M. Torres Santos, portavoz del grupo Deaf Friendly Puerto Rico llegó el sábado a un compartir entre cerca de 60 sordos en un centro comercial de Guaynabo, la mujer fue bombardeada por preguntas.

“Ellos querían saber por qué estaban dando noticias de una mujer arrestada y por qué eran las manifestaciones. Ellos no entienden qué estaban presentando en las noticias”, dijo Torres Santos. “Los sordos veían los vídeos, pero no entendían nada porque no tenían intérprete de lenguaje de señas.

Se refería a los dos incidentes noticiosos que han dominado el debate público y ciudadano en los pasados días: el repudio al gobernador Ricardo Rosselló tras divulgarse las expresiones machistas, homofóbicas e insultos en esas comunicaciones del círculo íntimo del gobernador. Y a los arrestos federales por cargos de fraude, conspiración y lavado de dinero en los que están vinculadas la exsecretaria de Educación, Julia Keleher, y la exdirectora ejecutiva de la Administración de Seguros de Salud (ASES).

Torres Santos dijo que la realidad de la comunidad sorda de Puerto Rico, que para el 2010 se estimaba en 250,000 personas, es que no se pueden enterar de las noticias que son importantes para el país porque en los medios audiovisuales no hay intérpretes de lenguaje de señas.

El grupo manifestó su reclamo a Primera Hora para resaltar la importancia de que medios audiovisuales atendieran a los sordos contando con intérprete de lenguaje de señas para asuntos importantes, porque el problema no se resuelve poniendo subtítulos a los programas. Torres Santos explicó que aprender a leer requiere en parte poder escuchar para captar el significado de las letras.

“Es bien frustrante. Tenemos experiencia, nosotros entendemos el lenguaje de señas pero no entendemos la lectura”, dijo -con la ayuda de una intérprete- Carlos Vega, quien con su esposa Alba Mercader, ambos sordos, apoyó  el reclamo.

El matrimonio de Bayamón dijo que es necesario que no solo a nivel de medios de comunicación sino en otros aspectos de la vida cotidiana haya más disponibilidad de intérprete de señas, como cuando los otros días tuvieron que ir a un abogado.  “Me enrollo las mangas y trato de leer los labios”, sostuvo.

Torres Santos lamentó que, aunque el gobierno de Puerto Rico anunció recientemente una directriz para tener en mensajes importantes a un intérprete de lenguaje de señas, esto no se ha cumplido.

Si desea más información puede llamar al 787-400-0004, o al correo electrónico dearfriendlypr@icloud.com