Inicio  





 Lo Más Visto
- Se registra baja en casos del PAN en medio de la pandemia del coronavirus
- Pagará un millón de dólares al gobierno federal por fraude a Medicare
- Impune para el consumidor acuerdo del DACO
- Expertos contradicen a la OMS, afirman que el coronavirus se transmite por aire en espacios cerrados
- Las 10 mejores ofertas de alimentos según doctorshoper.com




  Por el libro
Bookmark & Share

El Vocero

WASHINGTON — El Departamento de Agricultura informó el miércoles que apelará el fallo de una jueza que dijo que sería "arbitrario y caprichoso" realizar cambios al programa de cupones para alimentos que dejaría sin beneficios a cientos de miles de personas durante una crisis mundial de salud.

La jueza federal Beryl Howell, en un fallo emitido la semana pasada, frenó una serie de cambios que habrían entrado en vigor el 1 de abril. El miércoles, un portavoz del Departamento de Agricultura (USDA por sus iniciales en inglés) respondió a una consulta de The Associated Press con un email en el que señaló que el "USDA no está de acuerdo con la lógica del tribunal y apelará su decisión".

De acuerdo con las reglas actuales, los adultos sanos sin dependientes deben demostrar que trabajaron al menos 80 horas mensuales durante más de tres meses en un periodo de 36 meses para permanecer en el Programa de Asistencia de Nutrición Suplemental (SNAP por sus iniciales en inglés), mejor conocido como cupones para alimentos.

Sin embargo, cada estado tiene la capacidad de no aplicar dicho requerimiento laboral y el tiempo límite en áreas de la entidad con altos índices de desempleo. Los cambios, promovidos por el secretario de Agricultura Sonny Perdue, habrían despojado a los estados de ese derecho de exención a partir del 1 de abril. De acuerdo a los cálculos del Departamento de Agricultura, se habría retirado del programa a cerca de 700,000 personas.

Howell ordenó congelar los cambios en respuesta a una demanda presentada por un grupo de secretarios de Justicia estatales.

"Especialmente ahora, mientras una pandemia representa riesgos de salud aumentados, garantizar que los funcionarios del gobierno, tanto a nivel estatal como federal, tengan la flexibilidad para atender las necesidades nutricionales de los residentes y garantizar su bienestar a través de programas como SNAP, es algo fundamental", escribió Howell en su fallo.

Ellen Vollinger, directora legal para el grupo activista Food Research & Action Center, dijo que su organización se opone a los cambios en cualquier momento. Pero la idea de presionar a los trabajadores de bajos ingresos a mantener sus horas es particularmente peligroso en este momento.

"No quieres que los trabajadores salgan mientras están enfermos para intentar documentar el número correcto de horas sólo para conservar sus prestaciones", comentó.

En una columna publicada en diciembre en el diario Arizona Republic, Perdue dijo que los cambios tenían el objetivo de impedir que personas saludables se conformaran con depender de los beneficios.

"El gobierno puede ser una poderosa arma para el bien, pero depender del gobierno nunca ha sido el sueño americano", escribió Perdue. "Necesitamos alentar a la gente y tenderles la mano, pero sin permitirles que sea una ayuda indefinida".

Vollinger dijo que, si el Departamento de Agricultura realmente pretende pelear por los cambios al programa SNAP, podría terminar en un enfrentamiento público con el Congreso. El paquete de ayuda económica que la Cámara de Representantes aprobó recientemente también suspende la capacidad del gobierno de retirar los beneficios de SNAP por el requerimiento laboral.