Inicio  





 Lo Más Visto
- Las 10 mejores ofertas de alimentos según doctorshoper.com.
- Uno de cada cuatro trabajadores en EE.UU. gana menos de 17 dólares la hora, según Oxfam
- SE DISPARAN LAS QUIEBRAS
- Firman contrato para el dragado de embalses afectados por sedimento tras huracanes
- Mujer es estafada al solicitar préstamo por una página de Facebook




  Por el libro
Bookmark & Share
PR Newswire

21 de noviembre de 2023

Consumerfinance.gov

WASHINGTON, D.C. - La Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés) ordenó hoy a Toyota Motor Credit Corporation pagar $60 millones en compensación al consumidor y multas por operar un esquema ilegal para evitar que los prestatarios cancelen paquetes de productos que aumentaron sus pagos mensuales de préstamos para automóviles. La empresa retuvo reembolsos o reembolsó cantidades incorrectas en los productos agrupados y dañó conscientemente los informes de crédito de los consumidores con información falsa. La CFPB ordena a Toyota Motor Credit que cese sus prácticas ilegales, pague $48 millones a los consumidores perjudicados y una multa de $12 millones en el fondo de alivio para las víctimas de la CFPB.

"El brazo crediticio de Toyota retuvo ilegalmente reembolsos, hizo que los prestatarios pasaran por obstáculos para cancelar servicios no deseados y dañó sus informes de crédito", dijo el director de la CFPB, Rohit Chopra. "Dado el creciente peso de los pagos de préstamos para automóviles en los estadounidenses, continuaremos persiguiendo a los grandes prestamistas de automóviles que engañan a sus clientes".

Toyota Motor Credit Corporation es el brazo de financiamiento de automóviles con sede en los Estados Unidos de Toyota Motor Corporation y tiene su sede en Plano, Texas. Es uno de los mayores prestamistas indirectos de automóviles en los Estados Unidos, con casi cinco millones de cuentas de clientes y más de $135 mil millones en activos a partir de octubre de 2022.

Toyota Motor Credit proporciona financiamiento para consumidores que compran automóviles a través de concesionarios de Toyota y también ofrece productos y servicios opcionales que se venden con los vehículos. Los concesionarios a menudo venden los productos y servicios como un paquete agrupado a los consumidores y luego los agregan a los contratos de préstamos para automóviles. Los productos agrupados incluyen la Protección de Activos Garantizada (GAP), que cubre la diferencia (o brecha) entre la cantidad que un consumidor debe en un préstamo para automóviles y lo que paga su seguro si el vehículo es robado, dañado o declarado pérdida total. Toyota Motor Credit también ofrece cobertura de Vida Crediticia y Salud Accidental (CLAH), que cubre el saldo restante si un prestatario muere o queda discapacitado, y acuerdos de servicio para vehículos, que reembolsan a los prestatarios por piezas y servicios más allá de lo que cubre la garantía del fabricante.

El costo de los productos agrupados, financiado por Toyota Motor Credit, osciló entre $700 y $2,500 por préstamo. Incluir estos productos en la venta o arrendamiento de un vehículo puede aumentar significativamente el monto del préstamo, el pago mensual y los cargos financieros. Toyota Motor Credit obtiene beneficios de la venta de estos productos al cobrar más cargos financieros sobre el monto del préstamo aumentado.

Miles de consumidores se quejaron a Toyota Motor Credit de que los concesionarios habían mentido sobre si estos productos eran obligatorios, los incluyeron en los contratos sin el conocimiento de los prestatarios o apresuraron el papeleo para ocultar términos enterrados. Sin embargo, Toyota Motor Credit ideó un esquema para retener los ingresos de estos productos al hacer que fuera extremadamente engorroso cancelarlos, y luego no proporcionó reembolsos adecuados a los consumidores que lograron cancelarlos. La empresa también informó falsamente a las compañías de informes crediticios que los prestatarios habían omitido pagos y no corrigió los errores en los informes crediticios que sabía que eran incorrectos.

Las acciones de Toyota Motor Credit violaron la prohibición de la Ley de Protección Financiera del Consumidor contra prácticas injustas y abusivas, así como la Ley de Informe Justo de Crédito y su reglamentación de implementación. La orden de hoy describe detalladamente cómo la empresa perjudicó a los consumidores, incluyendo:

Derivando a los consumidores hacia una línea de cancelación sin salida: Toyota Motor Credit impidió que muchos consumidores cancelaran paquetes de productos al dificultar el proceso de manera irrazonable. Los consumidores que querían cancelar por teléfono eran dirigidos a una "línea de retención" operada por empleados cuyo objetivo principal era disuadir tales cancelaciones. Solo entre 2016 y 2021, Toyota Motor Credit canalizó más de 118,000 llamadas de consumidores a través de esta línea. Se instruía a los representantes en la línea a seguir promocionando los productos hasta que un consumidor hubiera solicitado verbalmente la cancelación tres veces, momento en el que se les informaba al consumidor que solo era posible cancelar mediante una solicitud escrita.

Retraso en los reembolsos al aplicarlos a pagos de capital: En lugar de emitir un cheque de reembolso o reducir el monto del pago mensual tras la cancelación de productos empaquetados, Toyota Motor Credit aplicaba el monto del reembolso como un pago adicional hacia el capital, reduciendo el número de pagos mensuales. Aplicar el reembolso de esta manera retrasaba efectivamente la devolución del dinero del consumidor hasta el final del plazo del acuerdo de venta o arrendamiento. La empresa utilizaba este hecho para desalentar cancelaciones, diciendo a los consumidores en la línea de retención que sus pagos mensuales no disminuirían y que no recibirían reembolsos directos.

Retención de reembolsos o proporcionar cantidades inexactas de reembolso: Toyota Motor Credit no reembolsó las primas prepagas de GAP y CLAH a los consumidores que liquidaron el préstamo o terminaron el arrendamiento antes del final del contrato. Toyota Motor Credit también se basó en cálculos defectuosos que resultaron en reembolsos incorrectos para los consumidores que cancelaron sus acuerdos de servicio para vehículos.

Suministro de datos falsos a las agencias de informes de consumidores: Toyota Motor Credit informó falsamente cuentas de clientes como morosas por no realizar pagos mensuales incluso cuando los clientes ya habían devuelto los vehículos arrendados, y la empresa no corrigió rápidamente la información negativa que había enviado a las agencias de informes de consumidores a pesar de saber que era incorrecta. Toyota Motor Credit también no mantuvo políticas y procedimientos razonables para garantizar que la información de pago que enviaba a las agencias de informes de consumidores fuera precisa.

Acción de Cumplimiento

Bajo la Ley de Protección Financiera del Consumidor, la CFPB tiene la autoridad para emprender acciones de cumplimiento contra instituciones que violen las leyes federales de protección financiera del consumidor, incluida la prohibición de actos o prácticas injustas y abusivas. La CFPB también tiene autoridad para emprender acciones de cumplimiento por violaciones de la Ley de Informes de Crédito Justos y la Regulación V.

La orden anunciada hoy requiere que Toyota Motor Credit:

Pague casi $48 millones en compensación al consumidor: Toyota Motor Credit pagará casi $32 millones a los consumidores que no recibieron reembolsos por primas de GAP y CLAH no devengadas. La compañía también pagará más de $9.9 millones a los consumidores que intentaron cancelar su cobertura de GAP o CLAH pero no pudieron hacerlo. Toyota Motor Credit pagará más de $6 millones a los consumidores afectados por información falsa enviada a una agencia de informes al consumidor, y al menos $52,000 a los consumidores a quienes no se les proporcionaron reembolsos precisos al cancelar su acuerdo de servicio vehicular.

Detenga sus prácticas ilegales: A Toyota Motor Credit se le prohíbe vincular la compensación de los empleados o las mediciones de rendimiento a la retención por parte de los consumidores de productos empaquetados, como la cobertura de GAP o las garantías extendidas. Toyota Motor Credit también debe facilitar a los consumidores la cancelación de coberturas no deseadas, supervisar a los concesionarios de automóviles para evitar la imposición de estos productos sin el consentimiento del consumidor e informar a los consumidores que tienen estos productos sobre su capacidad para eliminar los productos en línea o por escrito.

Pague una multa de $12 millones: Toyota Motor Credit pagará una multa civil de $12 millones al fondo de alivio para las víctimas de la CFPB.

Vea la versión original de la noticia Aquí