Inicio  



 Lo Más Visto
- Precio del Gas Licuado a niveles del 1999
- Coronavirus: 5 consejos para proteger tu dinero en tiempos de covid-19
- EE.UU. traslada parte de su Comando Norte al "búnker más seguro del mundo" por temor al covid-19
- La Casa Blanca y el Senado llegan a acuerdo sobre el paquete de ayuda para enviar dinero
- Ford llama a revisión 366.266 vehículos en Norteamérica por tres defectos




  Por el libro
Bookmark & Share

El Vocero

Tras los fuertes sismos que han sacudido a la región suroeste de la Isla, alrededor de 800 viviendas quedaron afectadas y aunque el gobierno ausculta la posibilidad de reubicar a los desplazados en propiedades reposeídas, el presidente de Popular, Ignacio Álvarez, aseguró que esta opción no es viable.

A preguntas de EL VOCERO, Álvarez explicó que el inventario de propiedades reposeídas que mantienen los bancos en la zona afectada por los terremotos es de aproximadamente 120 residencias, lo que no da abasto para reubicar a las 4 mil personas aproximadas que se han visto desplazadas. En el caso de Popular, mantienen 56 propiedades, de las cuales solo 10 son habitables.

“Estamos dispuestos a ayudar con el gobierno, pero la realidad es que no hay muchas propiedades reposeídas en los municipios afectados. Las casas reposeídas no son una solución al problema. Son muy pocas y no todas están en condiciones. Nosotros, que somos el banco más grande, solo tenemos 10 que están listas para ser habitadas”, afirmó el también principal oficial ejecutivo de Popular.

Álvarez detalló que el mayor grosor de propiedades reposeídas se mantiene en la zona metropolitana y aunque no descarta ponerlas a disposición del gobierno, reconoce que el trasladar a los afectados de su municipio de residencia a otro representa un problema mayor para las autoridades.

“Las personas que viven en la región suroeste no se van a mudar al norte de la Isla y abandonar a sus familiares. Menos en una situación como esta. Es una realidad. No deben enfocarse solamente en las casas reposeídas, sino en todas las propiedades disponibles en la zona”, comentó.

Ante cuestionamientos sobre el bajo inventario de propiedades reposeídas, Álvarez explicó que la mayoría de las carteras hipotecarias existentes en la Isla no son de los bancos, sino de inversionistas privados “Más del 75% de nuestro portafolio de hipotecas se origina bajo los programas de Fannie Mae y Freddie Mac”, mencionó.

“Nosotros servimos las hipotecas y hacemos la ejecución, pero las propiedades no llegan a manos de Popular. Se devuelven a los dueños de las carteras y ellos se encargan de venderlas, no las controlamos”, agregó.

El ejecutivo de Popular también acotó que más del 60% de los procesos de ejecución que entablan no se completan. Según señaló, al iniciar el proceso —que podría tardar dos años en completarse— los propietarios ponen al día la deuda o llegan a un acuerdo con la institución financiera. Mencionó además, que el crédito del puertorriqueño ha mejorado.

Según el informe más reciente de la agencia TransUnion, el promedio crediticio se mantiene positivo y registró un incremento de 23 puntos en los pasados cinco años. La puntuación se ubicaba en 675 para el 2015, pero se elevó a 697 en el 2019. La cantidad de consumidores en la Isla con crédito es de 1.4 millones aproximados.

En alza las ejecuciones

“Las ejecuciones si están más altas que lo que estaban previo al huracán María, pero están por debajo de los años pico donde estaban en 11 mil aproximadas. Actualmente, tenemos activos unos 8,500 procesos de ejecución, pero de estos, el 60% estimamos que se resuelvan”, puntualizó.

De acuerdo con la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF) desde el 2008 hasta noviembre de 2019 hubo un total de 44,788 ejecuciones de hipotecas, de las cuales 19,066 fueron ejecutadas por Popular, lo que representa el 42.5% aproximado de la totalidad de las ejecuciones. Solo 824 se quedaron en manos de la institución.

Leve impacto a la cartera hipotecaria

Por otro lado, Álvarez detalló que la región impactada no representa un segmento de gran tamaño para el mercado hipotecario, por lo que no prevén que las pérdidas ocasionadas por los sismos que han afectado a la Isla desde las pasadas tres semanas tengan un impacto de gran magnitud.

“Los municipios que fueron sacudidos tienen relativamente poca población y el mercado hipotecario no es tan fuerte ahí. El 8% de nuestra cartera hipotecaria está en los 16 municipios afectados. De eso, entre 1% y 3% se han reportado como pérdida total. Esto jamás es como María”, enfatizó.

En general, aunque ha aumentado la venta de propiedades residenciales, el presidente de Popular discutió que el negocio hipotecario se mantiene por debajo de sus mejores años. “Está lento este segmento”, aseguró.

La venta residencial en Puerto Rico se recuperó de los estragos económicos ocasionados por el huracán María con un aumentó de 78% en la venta de propiedades nuevas y 17% en residencias revendidas entre 2017 y 2018. De acuerdo con los últimos datos de OCIF, unas 372 mil propiedades se mantienen bajo hipoteca.