Inicio  



 Lo Más Visto
- Informe del estado de las comunicaciones para las áreas afectadas por el huracán Fiona
- Cómo consultar tu puntaje de crédito en EE.UU. sin que se dañe
- "Stooping" o recoger muebles de la calle, la nueva moda en Nueva York
- Departamento de Justicia acusa a 47 personas de robar $250 millones de programa para niños
- Un estafador retira 500.000 dólares de una bolsa de criptomonedas




  Por el libro
Bookmark & Share

30 de agosto de 2022

Ey Boricua.com

San Juan – Cientos de pequeñas empresas que utilizan el café como uno de sus principales productos están en grave riesgo de cerrar sus puertas o detener la venta de la esperada taza de café debido que no han podido adquirir el grano luego de que el secretario de Agricultura, Ramón González Beiró, ordenó paralizar las ventas de café importando que se efectúan en el almacén del Departamento de Agricultura (DA), ubicado en el sector Yahuecas de Adjuntas.

La paralización de las ventas de café importando en Yahuecas pretende obligar a los torrefactores y a las pequeñas empresas a comprar café local, según ha sostenido González Beiró. La extrema decisión entró en vigor el pasado martes y fue tomada por el secretario sin previa consulta con las empresas que serían afectadas.

Además, González Beiró le solicitó al Departamento de Asuntos al Consumidor (DACO) que aumente el precio del café que importa el DA debido a las alzas del grano en el mercado internacional, lo que podría representar un incremento sustancial en precio del café molido a nivel del consumidor.

González Beiró sostuvo en una entrevista radial que el café importado podría aumentar hasta $1 la libra. No obstante, la determinación final y cómo afectará el precio del café para el consumidor será de DACO.

En el citado almacén el DA conserva varias especies de café importado cuyo costo es más bajo que el café local y cumple con los estándares de calidad. Como resultado de la decisión, muchas pequeñas empresas que adquirían café importado en Yahuecas por su bajo precio y muelen el grano en sus establecimientos, no han podido reponer inventarios para satisfacer la demanda de sus clientes.  

Entre estas empresas figuran restaurantes, cafeterías, establecimientos especializados en la venta de café preparado por baristas, panaderías y hasta cadenas de comida rápida. “Si esto sigue, muchas de estas empresas se quedarán sin café esta semana. Esta no es la manera como el gobierno debe manejar estos asuntos”, dijo una fuente.

La fuente indicó que los empresarios afectados esperan que González Beiró recapacite y revise su decisión con el fin de no afectar estos pequeños negocios y los cientos de empleos que generan.

El presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD), Jesús Vázquez Rivera, respaldó la compra de café local, pero rechazó la decisión abrupta y sin consulta que tomó González Beiró.

 “Todos favorecemos la producción de café local pero estas cosas no se pueden hacer así y arrancarla de raíz de un golpe porque afectan el desarrollo económico. Estas empresas compran ese café (importado) para bajar sus costos y aliviar la carga a los consumidores, pero es complicado establecer estos cambios sin un plan estructurado para ayudar a los caficultores locales a bajar sus precios. Arrancar de raíz de un golpe (la compra de café importado para favorecer el café local) sin un plan estructurado es un error y afecta más a las pequeñas empresas”, dijo Vázquez Rivera.

La totalidad de los torrefactores del país adquieren el café importado en Yahuecas y lo combinan con el café local para luego empacarlo molido bajo distintas marcas de café que son preferidas por los consumidores. Por disposición federal y con el fin de proteger la industria de café local, el DA es la única entidad que puede importar café a la isla.

Necesaria la importación

En la actualidad la importación de café es necesaria porque la producción local solo alcanza los 50,000 quintales, mientras el consumo anual en el país se aproxima a los 260,000 quintales anuales. El DA importa el grano y lo revende a los torrefactores, una operación que genera un beneficio económico para la agencia de hasta $20 millones anuales.

La fuente agregó que los grandes torrefactores no serán afectados por la decisión de González Beiró porque poseen suficientes abastos de café importado en sus almacenes. Pero los pequeños torrefactores ya están confrontando problemas para elaborar sus marcas de café debido a la paralización de ventas de café importado en Yahuecas.

La decisión de González Beiró está en sintonía con otra orden administrativa que el secretario emitió, la cual entrará en vigor hoy y establece como requisito que los torrefactores adquieran el 20 % de su consumo anual en café local para poder realizar compras de café importado. Los torrefactores deberán presentar facturas o contratos de compraventa de café local a los funcionarios del DA en Yahuecas para acceder al café importado.

Controversia por el almud de café

Simultáneamente, los caficultores y los beneficiadores mantienen una controversia relacionada con el precio del almud, que es una medida equivalente a 28 libras de café con cáscara. Los beneficiadores compran el café a los caficultores y lo acondicionan para luego venderlo a los torrefactores.

 En la controversia actual los beneficiadores rechazan continuar pagando el precio del almud a $20, mientras los caficultores reclaman que ese es el precio justo para afrontar los incrementos en los costos en abono, herbicidas, insecticidas, agua, luz, teléfono, gasolina y el recorte de los incentivos gubernamentales. 

Aunque el precio del café no está regulado , el DACO si establece un precio mínimo para el almud, el cual fue determinado en 2015 en $14.85. La nueva orden administrativa de González Beiró fija el precio del almud en $14.85 aunque en el mercado se estuvo pagando hasta el pasado año $20 por almud.

Aunque nada evita que el precio por almud aumente debido a que DACO solo establece un precio mínimo, los caficultores prefieren un alza en el precio mínimo conforme los costos han ido en aumento, con el fin de justificar los $20 por almud o un precio mayor. Un sector de los caficultores han presentado un estudio económico que sugiere un alza de hasta $22 dólares por almud.

Pero otro sector vinculado a la Asociación de Agricultores ha favorecido un precio de $18 por almud, aunque luego “optó por aceptar lo que el estudio económico demostró”, indicó la fuente.

La controversia se encuentra en este momento DACO, cuyo secretario, Edan Rivera, activó un comité que tendrá la encomienda de evaluar el precio mínimo por almud.

Secretario avala menos compra de café local

La determinación que finalmente se tome sobre este asunto traerá otras repercusiones porque una baja en el precio efectivo que el beneficiado paga por almud al caficultor podría reducir el pago que reciben los recogedores del grano, que es un factor de vital importancia para garantizar el acopio de la cosecha.

El representante José Rivera Madera sostuvo que actualmente los recogedores reciben $9 por almud de café y advirtió que una reducción en el precio del almud podría reducir el pago de los trabajadores a $5.

De hecho, los salarios insuficientes han sido señalados como la causa principal de la escasez de trabajadores en el sector del café y la justificación para importar recogedores de República Dominicana y Centroamérica.

El legislador ha sostenido que la orden administrativa de González Beiró favorece la compra de café importado. Una orden administrativa similar aprobada en el 2015 por la ex secretaria de Agricultura, Myrna Comas Pagán, había establecido que los torrefactores debían adquirir 30 % de su consumo anual en café local para poder realizar compras de café importado.

A la luz de la orden aprobada por González Beiró, los torrefactores podrán comprar menos de café local (20 %) para poder adquirir café importado.