Inicio  





 Lo Más Visto
- El aparato que más electricidad consume en tu hogar
- ASC Alega Que Quedará Insolvente Si Reserva $47.1 Millones Para Caso De Clase
- Las 10 mejores ofertas de alimentos según doctorshoper.com
- Liberty vuelve a fallar
- Acusan a contratistas de Dior de explotar a trabajadores




  Por el libro
Bookmark & Share

5 de junio de 2024

El Diario NY

Julián González es un padre de familia que se gana la vida en Nueva York trabajando
como mesero, en un restaurante “lujoso” en Manhattan. Y aunque asegura sentirse
“feliz” en la Gran Manzana, porque tiene una esposa “amorosa”, dos hijos adolescentes,
una bebé, un gato, un perro y hasta dos peces, entre risas, y con gestos de
preocupación, a su lista de “posesiones”, agrega que tiene una deuda actual de más
de $12,000, entre las tres  tarjetas de crédito  que usa. Últimamente los cobros lo han
empezado a “ahorcar”, y menciona que a duras penas trata de mantener buen crédito
haciendo los pagos mínimos.
El inmigrante colombiano, quien forma parte de los millones de neoyorquinos de
tienen  deudas activas  con sus compañías de crédito, que de acuerdo
a WalletHub supera actualmente la cifra colectiva de $1.2 billones de dólares, afirma
que solo cuando deudores como él se ven “con el agua al cuello con las deudas y los
altísimos intereses que cobran las tarjetas”, lo ronda un sabor de arrepentimiento, y
reconoce que falta mejor educación financiera entre comunidades como la latina.
“Las  tarjetas de crédito  al principio le parecen a uno como una salvación, más ahora
que todo está costosísimo, y uno recurre a esas líneas de crédito para poder cubrir
cosas que no alcanza uno a cubrir con el sueldo. Pero luego viene el dolor de cabeza, si
se usan sin un plan”, comenta el padre de familia, recalcando que de no ser por las
compras que hace con sus tarjetas de crédito, no llegaría a fin de mes.
“Nosotros a veces creemos que el cupo en las tarjetas es dinero nuestro y al final
terminamos hasta haciendo gastos innecesarios, y empieza uno a atrasarse en pagos.
Ahí vienen cobros adicionales y uno está años pagando deudas eternas que no se
reducen. Hay que aprender a usar las tarjetas de mejor manera”, recalcó.
Brenda Linares, quien también ha tenido sus “historias” con tarjetas de crédito,
confiesa que le “salió muy caro” aprender la lección sobre cómo usar las líneas de
crédito que bancos y corporaciones ofrecen como “pan caliente”, y aconsejó a quienes
usan plásticos de crédito que no se “enloquezcan” con deudas que pueden evitarse.
“El problema no son las tarjetas de crédito en sí, porque la verdad, es bueno contar con
una opción de crédito a mano, en caso de emergencias o cuando uno quiere darse un
gustito extra. El problema es que uno no puede endeudarse más allá de lo que puede
pagar. Es ahí cuando viene el golpe”, comentó la joven mexicana, quien por varios años
estuvo reportada ante centrales de crédito y ni siquiera pudo volver a abrir una cuenta
de banco por casi una década.
 
“Siendo más jovencita saqué dos tarjetas, gracias a que tenía buenos ingresos, y en
menos de un año, tenía una deuda altísima que batallé mucho para poder pagar. Las
llamadas de cobradores no paraban, las cartas me tenían estresada y mi puntaje de
crédito se fue al piso”, comenta la trabajadora social. “Uno a veces compra y compra y
no dimensiona, no solo el efecto de los pagos que hay que hacer a futuro, sino el de los
intereses, que son el gran negocio de las corporaciones. No digo que no hay que tener
tarjetas, pero hay que saber manejarlas”.
Y aunque según entidades crediticias, y sitios expertos en finanzas como Debt.com, los
neoyorquinos en general tienen un buen manejo de sus deudas y mayormente cumplen
con sus obligaciones, el adeudo de los usuarios de tarjetas de crédito en la Gran
Manzana y el resto del estado han ido aumentando considerablemente este 2024.
Nueva York registró el cuarto aumento más alto en deuda de tarjetas de crédito en
Estados Unidos en el último trimestre, agregando $2,821′ 527,680 a la alcancía de
dineros que se deben. Y se estima que un hogar promedio neoyorquino, entre ellos
hogares hispanos, actualmente tienen deudas por tarjetas cercanas a los $8,964.
Pero al rosario de datos, tal como lo manifiestan deudores latinos como Julián
González, la cifra de quienes han comenzado a retrasarse en pagos, quienes además
deben asumir penalidades por no pagar a tiempo, ha ido en aumento, según lo reveló el
Banco de la Reserva Federal de Nueva York.
Cifras de esa entidad señalan que alrededor del 8.9% de los saldos de las tarjetas de
crédito entraron en mora durante el último año, lo que está a tono con la queja de
neoyorquinos que aseguran que la inflación, el aumento en los precios y el costo de
vida, al igual que el estancamiento en el incremento de salarios, elementos a destacar
tras la pandemia, ha hecho que se sienta más la falta de dinero.
“El incremento en las deudas y el aumento de préstamos y de balances en mora, son
una clara representación de las dificultades por las que están atravesando familias
neoyorquinas, no solamente de bajos ingresos sino también de recursos medios, que
antes no se veían tan afectadas con las fluctuaciones financieras”, aseguró José
Rodríguez, asesor financiero en la Gran Manzana.
Y aunque miles de tarjeta habientes han tratado de hacerle frente a las dificultades
económicas con sus plásticos de crédito, el gran problema que enfrentan quienes han
empezado a atrasarse en sus pagos, según el experto, es que los elevados intereses
cobrados por las tarjetas, estimados de acuerdo a Forbes en 27.65%, no dan un respiro.
“La tendencia es bastante dura para quienes han adquirido deudas, y el panorama luce
más desalentados si los deudores se limitan a hacer pagos mínimos. El consejo
 
número 1 es no asumir deudas que de antemano se sabe que va a ser muy difícil
pagar y consultar siempre con asesores financieros que lex expliquen bien los términos
en que se está aceptando una tarjeta, porque hay quienes incluso ni siquiera saben cuál
es el interés que están pagando por sus deudas”.
El informe de la Reserva Federal de Nueva York va más allá y asegura que casi el 20%
de los titulares de tarjetas de crédito están ya “al límite”, y han hecho uso de por lo
menos el 90% del cupo que tienen disponible, lo que según el órgano financiero los
pone en una posición más probable de no poder cumplir con sus obligaciones
crediticias.
Y al hablar de qué neoyorquinos estarían enfrentando más dificultades con sus tarjetas,
la entidad destaca que personas menores de 30 años y aquellas que residen en barrios
de bajos ingresos tienen mayores probabilidades de estar en la raya máxima del uso de
sus cupos de endeudamiento. Especialmente los deudores de la llamada Generación Z,
han mostrado que 1 de cada 6 estaba a punto de agotar su crédito, mientras que entre
personas de más de 60% solo el 4,8% tiene ese mismo panorama.
Y es tal la preocupación que el aumento en las deudas y las dificultades para pagar a
tiempo por parte de miles de neoyorquinos ha generado, que el propio Departamento de
Protección al Consumidor del Estado ha hecho un llamado para que quienes usan
tarjetas, no se lancen al vacío sin conocer bien lo que ello implica y por el contrario se
informen y se eduquen financieramente.
Esa agencia estatal advierte que en promedio, actualmente quienes usan esas líneas de
crédito suelen tener unas 4 tarjetas y tienen balances pendientes del orden de los
$9,000, lo que llega a ser un dolor de cabeza.
“La abrumadora deuda de tarjetas de crédito puede sucederle a cualquiera: estudiantes
universitarios con su primera tarjeta de crédito, una familia promedio que gasta
demasiado hoy y ahorra muy poco para mañana o personas mayores que viven en un
piso de ingresos fijos con gastos inesperados y la deuda de tarjetas de crédito tiene un
efecto devastador en las vidas de millones”, asegura el Departamento de Protección al
Consumidor, que creó un folleto educativo que busca advertir a los neoyorquinos sobre
el uso de esos créditos.
“Elegir la tarjeta de crédito adecuada y utilizarla sabiamente puede evitar que caigas en
deudas graves y de largo plazo”, agregan, señalando que se debe comparar las ofertas
de tarjetas de crédito que haya en el mercado y contactar a bancos u obtener
información precisa.
 
“Antes de firmar una solicitud de crédito, haga preguntas para asegurarse de que
entiende los términos y condiciones tales como tarifas y sanciones. Por ejemplo, ¿su
interés aumento de tarifa si paga tarde o se retrasa en el pago de otras facturas?; utilice
una tarjeta que tenga costos más bajos en tasas de interés (conocida como porcentaje
anual)”, agregan. “Siempre es mejor pagar facturas por tarjetas de crédito en su
totalidad al final de cada mes. De lo contrario, estará pagando intereses costosos
además del dinero que usted debe. Y no acepte ofertas de tarjetas de crédito
simplemente porque el emisor cree que usted califica. Solo usted sabe cuánto puede
permitirse paga”.
Datos sobre tarjetas de crédito
73% de los hispanos adultos se estima tienen tarjeta de crédito
8.9% de los deudores en el estado de Nueva York entraron en mora durante el último
año, según el Banco de la Reserva Federal de Nueva York
$1.2 billones de dólares es la deuda colectiva de portadores de tarjetas en NY
$2,821′ 527,680 aumentó la deuda en NY en el último trimestre
27.65% es en promedio el intereses de las tarjetas
4 tarjetas de crédito en promedio tienen los neoyorquinos
$9,000 en promedio es la deuda que tienen los neoyorquinos 20% de los titulares de
tarjetas de crédito están ya “al límite”