Inicio  



 Lo Más Visto
- Analisis de aumento de peajes de Metropistas para automóvil.
- Trucos para conseguir el mejor asiento en un avión
- Alerta: Retiran medicamento para bebés de Walmart, CVS y Family Dollar
- Hacienda enviará cartas de cobro a los que no hayan pagado IVU por comprar en Internet
- TRUMP NO PUEDE SALVAR A LA INDUSTRIA DEL CARBÓN AUNQUE QUIERA




  Por el libro
Bookmark & Share

17 de septiembre de 2018

Yahoo

¿Qué hace que un teléfono sea bueno? La respuesta a esta pregunta es absolutamente personal. Para unos, los mejores móviles son aquellos que tienen una batería que dura muchas horas y que no te deja tirado, que se conecta a Internet, que no tiene problemas de almacenamiento, que sea compatible con otros aparatos que tenga en casa y con el que escuchar música o disfrutar de contenido multimedia. Y paradójicamente, en 2018 todas estas características están presentes en los móviles que son más baratos.

Tal y como resalta Xataka en este artículo, Los móviles que cuestan más de 1.000 euros se han olvidado por completo de lo que quiere el gran público. Por ejemplo, el iPhone X no tiene entrada de jack para enchufar unos auriculares. Quien quiera escuchar música con él, tendrá que comprar un adaptador, comprarse unos cascos compatibles o utilizar unos auriculares bluetooth. 

Además, estos móviles de gama alta no tienen ranuras microSD. En caso de los iPhone, nunca la han tenido. Pero en otras compañías sí que había y ahora no hay, como por ejemplo en Huawei, cuyo flamante P20 Pro (750 euros) carece de ella. Estos puertos permiten ampliar la capacidad de almacenamiento más allá de los valores de fábrica.

Y qué decir de la batería. Para tener una autonomía digna es necesario tener una pieza de al menos 4.000 mAH de capacidad. Pero de entre todos los móviles de lujo, solo Samsung Galaxy Note9 la tiene. ¿El precio del terminal? Ni más ni menos que 1.259 euros. 

Pero lo más sorprendente del mercado es que los móviles más económicos sí que cuentan con un jack de auriculares, ranura microSD y una batería de gran capacidad. El PocoPhone F1 y el Xiaomi Mi A2 Lite disponen de todos estos ‘lujos’ por un precio que ronda los 300 euros. No es que sean baratos, pero sí que son clase media. Y hacen fotos más que dignas. 

El Oppo A3 cuesta 299 euros y también podría entrar en esta categoría, lo mismo que el Honor 10, aunque este último es un poco más caro: 399 euros. Y para los que no se quieran gastar tanto, el Alcatel A5 es su mejor opción, ya que cuesta 229 euros. 

Y estas no son las únicas opciones. El mercado está lleno de teléfonos buenos, bonitos y baratos que no ocupan tantos titulares como los iPhone o los móviles de gama alta de Samsung y Huawei, pero que cumplen más que de sobra. Y sí, se les puede enganchar unos cascos y disfrutar mucho con ellos.

No está del todo satisfecho. El exboxeador Félix ‘Tito’ Trinidad aplaudió que el Banco Popular de Puerto Rico cumpliera con la orden judicial al depositar los $2,002,161.60 que le adeuda; pero cuestionó que la institución bancaria haya solicitado al Tribunal de Apelaciones que no se desembolse el dinero.

“No lo veo bien. Pero ya el dinero ya está en el Tribunal. Creemos en un Dios vivo que sabemos que está con nosotros con los justos. Nosotros somos gente justa que sabemos estamos peleando por algo que es de nosotros. No por nada que nos hayan regalado”, dijo Trinidad a NotiCel este viernes a su salida del Tribunal.