Inicio  





 Lo Más Visto
- Departamento de Energía de EE.UU. asegura que monitorea recientes apagones en Puerto Rico
- Walmart impulsa la capacitación financiera con nueva iniciativa
- ¿Tentado a probar un año sin compras? Aquí hay consejos de personas en EEUU que lo hacen
- Se quedan cortos los proyectos de energía renovable




  Orejitas
Bookmark & Share
El nuevo código contributivo elimina la mayoría de las deducciones

5 de marzo de 2012

El Nuevo Día

Las reglas del juego contributivo cambiaron para la planilla que hay que rendir el próximo 15 de abril. Especialmente en lo que tiene que ver con las deducciones, ya que la mayoría se eliminaron para dar paso a un sistema más simple y a una reducción en las tasas contributivas.

Kenneth Rivera Robles, presidente entrante del Colegio de Contadores Públicos Autorizados (CPA), comentó que bajo el código anterior había alrededor de 30 deducciones, y tras la reforma solo hay unas 10.

Pero que no cunda el pánico, el profesional estimó que con los ajustes en los renglones contributivos, el ahorro promedio para los contribuyentes este año rondará el 10%, aunque varía según los ingresos del ciudadano. Por ejemplo, aquellos que tienen ingresos menores de $23,000 (alrededor del 50% de los contribuyentes) podrían ahorrarse casi el 100%, mientras que otros que ganan más y utilizaban ciertas estrategias para reducir la carga tendrán que pagar más o verán una reducción mínima.

Rivera comentó que aunque las tasas se mantienen igual que el año pasado, se “abren” los renglones, por lo que algunas personas tributarán menos aun manteniendo el mismo ingreso.

“El grueso de la población va a ver una reducción. Si es significativa o no, eso dependerá del renglón en el que se encuentren. La reforma sigue reduciendo las tablas por los próximos 5 años, pero no todos los años son tan dramáticas (las reducciones)”, precisó Rivera.

A continuación, algunas de las deducciones que se quedaron y las que ya no podrá reclamar para que se vaya preparando para la dolorosa.

1. No más gastos necesarios ni cuido o educación de hijos

Rivera destacó que una de las deducciones más utilizadas por los asalariados se quedó fuera de la planilla. Según datos del Departamento de Hacienda, el 71% de los contribuyentes reclamaba una deducción por gastos necesarios y ordinarios. Este último ascendía a $1,500 o 3% del ingreso bruto ajustado y aplicaba a los gastos ordinarios y necesarios, relacionados con el ejercicio de una profesión y oficio como empleado que no fueran reembolsados por el patrono. A pesar de que solo era usado por el 7% de los contribuyentes, la deducción por el cuido de hijos menores de 14 años le daba un respiro a los padres y madres de entre $1,500 por un niño hasta $3,000 por dos o más. Asimismo se eliminó la deducción por educación de dependientes en niveles preescolar a secundario, la cual también era de $1,500 o $3,000.

2. Se acabó la gasolina

Aunque el CPA mencionó que no era tan común, el 33% de los contribuyentes puertorriqueños deducía los intereses por concepto del préstamo del auto. Bajo el código contributivo anterior, se podía reclamar hasta $1,200 por los intereses pagados o acumulados sobre un préstamo para adquirir un auto, y estaba limitado a un vehículo por contribuyente.

Otras deducciones relacionadas con energía que se eliminaron son las relacionadas con la instalación de molinos de viento y de equipo de energía solar en las residencias.

3. También se quedaron fuera

Licencia vehículo de motorAlquiler pagado

Contribuciones sobre la propiedad inmueble

Cuido de personas de edad avanzada

Jóvenes que trabajan

Gasto por adquisición de computadora

4. Lo que sí se puede deducir

Permanece una deducción por dependiente de $2,500, y habrá una exención persoinal adicional de $1,500 para los veteranos. Para el año contributivo 2011 aplica, además, un beneficio para los asalariados que comienza en $9,350 para los contribuyentes con un ingreso bruto ajustado menor de hasta $20,000, la cual se irá reduciendo a razón de 50 centavos por cada dólar de ingresos en exceso de $20,000. También permanecen las deducciones por intereses hipotecarios y préstamos estudiantiles; aportaciones a planes de ahorro para el retiro y la educación de dependientes; gastos médicos extraordinarios; y pérdidas de la residencia principal y ciertos bienes muebles por causas fortuitas.