Inicio  





 Lo Más Visto
- ¿Aguacates en peligro?: revelan la amenaza que se cierne sobre el 'oro verde'
- Aerolíneas demandan al gobierno federal por norma que les exige transparencia sobre tarifas
- Alerta tras inundaciones: potencial aumento de casos de dengue y leptospirosis
- Multan a firmas de Slim por falta de permisos en cables interoceánicos
- Retiran más de 1,300 cajas de habichuelas coloradas Goya distribuidas en Puerto Rico y Santa Cruz




  Por el libro
Bookmark & Share

15 de abril de 2024

La Opinion

Esta semana, el Departamento de trabajo de Estados Unidos informó que el Índice de Precios al Consumidor aumentó nuevamente un 0.4% el mes pasado lo que ubicó a la inflación en los 3.5%, ante esta última lectura el índice de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan disminuyó un 77,9 en abril.

 

Al respecto, la directora de Encuestas de Consumidores, Joanne Hsu indicó en un comunicado que “un ligero repunte en las expectativas de inflación en abril refleja cierta frustración porque la desaceleración de la inflación puede haberse estancado”, dijo.

Los precios de los comestibles, bienes, servicios, gasolina y alquiler permanecen altos haciendo que no solo los hogares estadounidenses se vuelvan más pesimistas, sino también más desesperanzados en cuanto a la economía a medida que aumentan las expectativas de que este año la tasa inflacionaria se mantendrá en aumento.

Aunque para la especialista “en general, los consumidores se reservan su opinión sobre la economía a la luz de las próximas elecciones que en opinión de muchos consumidores, podrían tener un impacto sustancial en la trayectoria de la economía”, dijo Hsu a Fox.

 

¿Por qué los ciudadanos de EE.UU. están gastando $1,000 más al mes?

La Universidad de Michigan también realizó una encuesta sobre las expectativas de inflación la cual arrojó que para este mes aumentó un 3.1% a diferencia de los 2.9% en marzo. Aunque la inflación ha caído desde su máximo histórico del 9.1%, todavía los hogares estadounidenses sienten el peso de los elevados precios en sus bolsillos.

Por su parte la Reserva Federal que ha implementado la estrategia de subir las tasas de interés a un rango histórico del 5.50% y de esta manera presionar la caída de la inflación al objetivo del 2%, todavía tiene un largo camino por recorrer.

Especialistas como Seema Shah, estratega global jefe de Principal Asset Management, concuerdan que los últimos datos de inflación “marcan una tercera lectura sólida consecutiva y significa de que la narrativa desinflacionaria estancada ya no puede considerarse un problema pasajero“, dijo.

Mientras que ya para este año se espera que la Fed comience los recortes de los tipos de interés, el analista financiero jefe de Bankrate Greg McBride comentó que “se puede decir adiós al recorte de tasas de interés de junio”.