Inicio  






  Que no te cojan de...
Bookmark & Share

Metro Puerto Rico

Magdalys Rodríguez, de 18 años, acudió el pasado viernes al Centro de Servicios al Conductor (CESCO) de Bayamón para pagar dos fotomultas que había recibido de $200 y $195. En su caso, iba a 35 y 34 millas por hora, respectivamente, en una zona escolar de 15 mph.

“Es un revolú porque llegó la fotomulta al dueño anterior del carro”, a pesar de que ahora está a nombre de su madre, relató Rodríguez a Metro. Esto se debe a que, según le explicaron, “el sistema está en proceso. No está actualizado y está lento”.

Aunque reconoció que sabía que estaba instalado el sistema de fotomultas en la intersección de la PR-177, “pensé que era solo por la luz roja. No sabía que era por la escuela”. Por tal razón, consideró que lo apropiado era que otorgaran multas de cortesía mientras los conductores se orientaban. “Ellos (en el CESCO) están todos desorientados. Voy a tener que buscarme un (trabajo) part-time. Ahora tengo que dejar de pagar la universidad para pagar las multas”, afirmó.

El caso de Rodríguez no es distinto al que han reportado varios ciudadanos al abogado Hiram Torres Montalvo, quien sometió el 2 de enero un interdicto contra la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT) para que detenga la puesta en vigor del sistema de fotomultas y anule las multas enviadas. Entre las razones para solicitar el recurso legal destacó la posible violación al derecho de intimidad de los conductores, la posibilidad de provocar más accidentes por reducir repentinamente la velocidad a 15mph en zona escolar, el poco tiempo que se da a los conductores para reclamar (15 días en lugar de 30, como en el resto de las multas de tránsito) y la necesidad de que sea el Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO) el que calibre las cámaras, según la Ley 164 de Pesas y Medidas.

“La manera en que se está implementando es un entrampamiento contra el ciudadano”, consideró Torres Montalvo, quien indicó que incluso la rotulación es pequeña y confusa, comparada con la que se colocó para el AutoExpreso, que es grande y con una distancia considerable. También dijo que hay personas que le han reportado dificultades al reclamar las fotomultas, ya que por Internet y por teléfono no otorgan un recibo del recurso de revisión, como ocurre cuando se reclama una multa de tránsito normal ante el tribunal. “Después les dicen que no está el recurso de revisión y se que les acabó el periodo”, denunció. Los ciudadanos se unen al pleito escribiento a dilenoalasfotomultas@gmail.com.

Por su parte, el director ejecutivo de la ACT, Javier Ramos, dijo que no había recibido el interdicto, por lo que no reaccionó.