Inicio  



 Lo Más Visto
- Analisis de aumento de peajes de Metropistas para automóvil.
- Trucos para conseguir el mejor asiento en un avión
- Hacienda enviará cartas de cobro a los que no hayan pagado IVU por comprar en Internet
- Alerta: Retiran medicamento para bebés de Walmart, CVS y Family Dollar
- TRUMP NO PUEDE SALVAR A LA INDUSTRIA DEL CARBÓN AUNQUE QUIERA




  Por el libro
Bookmark & Share

27 de julio de 2018

Primera Hora

Hay un problema. Hay escasez. Pero no hay chavos para arreglarlo.

Esa fue la tajante evaluación que ofreció el secretario del Departamento de Seguridad Pública, Héctor Pesquera, cuando se le preguntó qué ocurría que se estaba reportando que en días recientes en cuarteles de la Policía del área metropolitana había apenas tres agentes laborando en un turno.

Pesquera dijo que la situación de escasez de agentes en la Policía es una bien conocida, y admitió que el contratiempo principal es que no hay dinero para poder atender de inmediato el problema.

“Esa escasez se ha documentado. Cuando estaba aquí (en su primer mandato al frente de la Policía) había 17,500 agentes, ahora hay menos de 13,000. Eso está documentado. Y eso fue hace cinco años. Pero, dónde están los chavos pa’ la Academia (de la Policía). Hay unas situaciones. Estamos tratando, buscando soluciones a esto. Pero no es una solución que el gobierno motu proprio pueda decir ‘esto es lo que vamos a hacer, etcétera, etcétera’. Estamos en eso, estamos en eso”, dijo.

Pesquera también ofreció información sobre el proceso de la propuesta de crear una posible Alianza Público Privada (APP) con la Academia de la Policía.

“Lo que está corriendo es el potencial de hacer una APP. Pero todavía no se ha tomado una determinación. Están haciendo lo que ellos llaman un estudio de riesgo y de facilidades, y todo eso. Luego se pondrá a disposición de toda la industria, para ver si alguien quiere participar de la APP”, dijo Pesquera, aclarando que aún no ha podido ver la propuesta no solicitada que sometió una universidad para operar la Academia.