Inicio  





 Lo Más Visto
- Links para Shoppers de Estados Unidos
- ASALTO NAVIDENO AL CONSUMIDOR CORTESIA DE EMPIRE GAS
- Ciudadana denuncia fue timada durante la compra de perro
- Sentencian a Marielis Falcón, coacusada en caso de Anaudi Hernández




  Por el libro
Bookmark & Share

17 de noviembre de 2020

Metro

El Departamento de Hacienda (DH) ha retenido unos $56,327,834 en cheques del incentivo federal de $1,200 —debido a la pandemia del COVID-19— a personas que tienen deudas con el pago de pensiones alimentarias en la Administración para el Sustento de Menores (ASUME).

De acuerdo con cifras provistas a Metro por la agencia, hasta el 11 de noviembre, se han interceptado unos 48,509 pagos del Impacto Económico a deudores de pensión alimentaria. El personal de prensa de la agencia también informó que se han desembolsado unos $2,704,730,557 en pagos de Impacto Económico a cerca de 1.8 millones de familias.

El pago de Impacto Económico fue aprobado el pasado 27 de marzo, como parte de la ley federal Coronavirus Aid, relief and Economic Security Act (CARES Act, por sus siglas en inglés). De acuerdo con la Ley Cares, el incentivo es de $1,200 para individuos con un ingreso anual menor de $75,000, y $2,400 para matrimonios cuyo ingreso no exceda los $150,000 al año. Asimismo, se otorgan $500 por cada menor de 17 años dependiente. Sin embargo, la ley federal permite que se retenga dinero por concepto de deudas de ASUME.

Aquellas personas que entiendan que ya no cuentan con una deuda por el pago de pensión alimentaria y aún así se les retuvo el incentivo del Impacto Económico podrán reclamar directamente con la ASUME.

Por su parte, hasta el 13 de noviembre, el Departamento de la Familia mantiene un total de 199,424 casos activos en ASUME, según informó el personal de prensa de la agencia a Metro.

En marzo, la ASUME —mediante la orden administrativa 2020-06— anunció la inactivación de los mecanismos de “cumplimientos discrecionales” para el cobro de deudas con la pensión alimentaria, por lo que no se penalizaba a aquel padre o madre que no pudiera cumplir con el pago de la pensión ante el impacto económico provocado por la pandemia del COVID-19. En marzo, la agencia registró un total de 207,400 casos activos de pensiones alimentarias.

A partir de junio, la dependencia gubernamental reactivó los procesos para el cobro de estas deudas, aunque permite que aquel padre o madre que haya perdido sus ingresos debido a la pandemia podría solicitar un ajuste en el pago de la pensión. En medio de la pandemia, la ASUME indicó que, hasta octubre de 2020, tenía ante sí unas 1,715 solicitudes de revisión de pensiones. Sin embargo, no se precisó cuántas de solicitudes de modificación responden a pérdida de empleo o reducción de ingresos por la pandemia.