Inicio  





 Lo Más Visto
- Monsanto pagó a Google para censurar resultados de búsqueda y desacreditar a los periodistas
- Las 10 mejores ofertas de alimentos según doctorshoper.com
- Esquema fraudulento de seguros en asilo
- Politico: El Gobierno de EE.UU. podría obligar a Google a vender Chrome
- Instan a eliminar la competencia desleal




  Por el libro
Bookmark & Share

28 de septiembre de 2020

Internews

La comisión especial sobre los Derechos de los Animales de Colegio de Abogados y Abogadas y el Pro Bono ONDA de la Escuela de Derecho de la UPR hicieron un llamado al Club Gallístico de Puerto Rico para que cesen y desistan de promover y organizar peleas de gallos en Puerto Rico, tal como lo siguen haciendo en abierto desafío a las disposiciones de la ley pública 115-334, conocida como Farm Bill.

El 20 de diciembre de 2018 se firmó la legislación federal Farm Bill, mediante la cual, entre otras disposiciones, se prohíbe la compra, venta, entrega, recibo, posesión, transporte o entrenamiento de animales para su participación en el comercio de peleas de animales, incluyendo las peleas de gallos.

Conforme indica la sección 12616 de la ley, la prohibición se hizo extensiva a Puerto Rico como un territorio de los Estados Unidos.

La aplicación de esta legislación a Puerto Rico fue objeto de una demanda incoada por el Club Gallístico de Puerto Rico en el Tribunal Federal de Distrito para el distrito de Puerto Rico. El pleito fue resuelto en octubre del año pasado, cuando el juez presidente del Tribunal federal, Gustavo A. Gelpí, falló en contra del Club Gallístico e interpretó que la prohibición es válida y que la intención del Congreso de extender dicha prohibición a los territorios fue inequívoca.

“A pesar de lo anterior, el Club Gallístico de Puerto Rico, en abierto desafío y contrario a dicha legislación federal, continúa organizando, promoviendo y patrocinando peleas de gallos. Esto, mientras entrenan los gallos (para luego verlos morir), apostando a costa del dolor y del maltrato provocado a estos animales, todo con un presunto fin cultural y de entretenimiento”, señalan las organizaciones.

Agregan que “las actuaciones de los galleros, espectadores, organizadores y todas aquellas personas involucradas en este acto barbárico demuestran ausencia total de respeto a las leyes y a la vida de estos animales”.