Inicio  

 Lo Más Visto
- El Indice de Actividad Económica sigue cayendo
- Los 5 errores más graves que los jóvenes cometen con su dinero
- Entra en vigor veto de EE.UU. a comercio con firma china Huawei
- ALERTA A LOS CONSUMIDORES: antes de comprar un vehículo compruebe que no haya fraude en el odómetro
- Triple-S gana $30.9 millones en el segundo trimestre, 20% menos




  Por el libro
Bookmark & Share

20 de diciembre de 2018

Actualidad.rt

No tener prisa a la hora de contraer matrimonio a los 30 años o más se ha convertido en una norma en muchos países.

Según el Buró de Censos de Estados Unidos, la edad media del primer matrimonio era de 20 años para las mujeres en la década de 1950. La cifra aumentó a los 23 años en los años 1980, llegando a 25 al comienzo del nuevo milenio y a 27,8 en 2018. Para los hombres la tendencia es semejante: 23 años en la mitad del siglo pasado, y 29,8 hoy en día.

En Europa, las mujeres se casan por primera vez a los 30 años (entre los 32 y los 33 en Suecia, Islandia y España), y los hombres un año o dos más tarde.

En varias partes del mundo puede haber diversas razones por las que se posterga la edad de casarse y de tener hijos, pero esa tendencia es global Marcia Inhorn, antropóloga de la Universidad de Yale (EE.UU.).

Una situación parecida se registra en varios países musulmanes, desde Indonesia hasta Egipto, donde la boda se considera tradicionalmente como la entrada a la vida adulta para las mujeres. El porcentaje de chicas adolescentes que se casan sigue siendo alto (del 14% en Indonesia), pero ha estado bajando en las últimas décadas. A finales de la década 1980, la proporción de mujeres casadas a los 18 años fue del 35%.

Los expertos dicen que cada vez más mujeres jóvenes prefieren completar su educación y encontrar un buen empleo antes de pensar en el matrimonio.

'Waithood': los casi adultos 

Estas cifras indican una tendencia bautizada en el mundo anglosajón como 'waithood' —una fusión de 'wait' (esperar) y 'adulthood' (adultez)— para describir la intención de una persona de postergar la entrada a la vida adulta.

Este término fue introducido hace diez años por Diane Singerman, una docente de la Universidad Americana en Washington especializada en la investigación de procesos sociopolíticos en Oriente Medio. En sus obras Singerman y otros expertos señalan que casarse y tener hijos se ha convertido en algo demasiado caro para los jóvenes teniendo en cuenta la situación económica y política de muchos países. Inicialmente Singerman ilustró este argumento con estadísticas de países asiáticos y africanos, pero es evidente que los países occidentales no han evitado este tipo de procesos.

En todo el planeta personas biológicamente adultas se han visto incapaces de alcanzar los marcadores sociales de la adultez, como el correspondiente nivel de ingresos, una vivienda propia, desarrollo laboral, el matrimonio, etcétera.

El 'waithood' tiene un efecto particular en las mujeres, ya que en muchas sociedades, incluidas las desarrolladas, una mujer que no se ha casado ni ha dado a luz no es considerada como íntegra, un estereotipo que incluso puede cerrar las oportunidades de empleo.

De los hombres también se espera que a cierta edad hayan cumplido con ciertos 'requisitos', como casarse, convertirse en padre, comprar una casa y tener cierto nivel de ingresos. 

Razones

¿Por qué se aplaza la adultez? Hay diversas explicaciones. En Oriente Medio y los países africanos la tendencia se debe a la incertidumbre política y económica, a los conflictos civiles y militares y al desempleo.

"Si no tienen dinero, no se casan", indica Singerman.

En las sociedades en las que existe la costumbre de pagar una dote por la novia, la falta de recursos financieros es una razón obvia que dificulta el matrimonio.

Han cambiado las creencias sobre qué debemos hacer a los 20 y más años de edad. En vez de buscar un compañero para la vida, investigamos y experimentamos Brandy Engler, psicóloga experta en relaciones modernas

Otra de las peculiaridades de la generación 'waithood' señalada por los investigadores es que, aunque la actitud hacia el papel de la mujer está cambiando, la percepción del papel del hombre no se altera generalmente y la mayor parte de la sociedad sigue creyendo que el hombre debe ganar más que la mujer. Este estereotipo dificulta aún más la búsqueda de una pareja tanto para ellos como para ellas.

En los países industrializados, además de las razones económicas, existen también otros factores para este fenómeno. "Han cambiado las creencias sobre qué debemos hacer a los 20 y más años de edad. En vez de buscar un compañero para la vida, investigamos y experimentamos", explica la psicóloga Brandy Engler, experta en relaciones modernas. Según ella, las relaciones están dejando de ser el objetivo de los humanos para convertirse en un pasatiempo.

Simultáneamente, está cambiando la actitud hacia el matrimonio y cada vez son más las mujeres y hombres que no lo ven como una necesidad, al menos de momento.

"En varias partes del mundo puede haber diversas razones por las que se posterga la edad de casarse y de tener hijos, pero esa tendencia es global", resume Marcia Inhorn, antropóloga de la Universidad de Yale (EE.UU.).

Consecuencias

El 'waithood' tiene varias consecuencias que afectan tanto al individuo como a la sociedad en general. Para la mayoría de las personas es duro entender que frustran las expectativas de sus padres y de la sociedad, algo que desmotiva y puede conllevar depresiones.

Los investigadores también atribuyen al 'waithood' la caída de fertilidad en el mundo, que ha descendido de una media de 4,7 hijos por mujer a mediados del siglo pasado a 2,4 en 2017, según un informe publicado en la revista Lancet en septiembre pasado.

Al mismo tiempo está aumentando la edad de maternidad. En la década de 1980 las estadounidenses daban a luz por primera vez a los 22,7 años de promedio; en comparación, en 2013 tenían el primer hijo a los 26 años. En 1970, solo 1,7 de cada 1.000 mujeres de entre 35 y 39 años daban a luz por primera vez, mientras que en 2006 su proporción fue de 11 por cada 1.000. Esto explicaría el auge de la fecundación asistida y la criopreservación de óvulos.

"Esta crisis de la juventud es global", escribe la antropóloga Alcinda Honwana. Sin embargo, esta crisis es capaz de cambiar las sociedades en todo el mundo. "La generación 'waithood' dispone de un enorme potencial transformador", cree la experta.

Y este potencial ya tiene efectos. En algunos lugares desemboca en protestas callejeras, en otros en un cambio del paradigma social. En África, por ejemplo, disminuye el porcentaje de matrimonios infantiles, mientras que en Indonesia cada vez más mujeres prefieren estudiar una carrera antes de casarse.

En Occidente el matrimonio está dejando de ser el atributo inalienable de la adultez, y el nacimiento de hijos no está necesariamente ligado con tener pareja. Por otro lado, las parejas en las que la mujer es mayor o gana más que el hombre y en las que el padre se da de baja para cuidar al bebé en vez de la madre han dejado de ser algo inhabitual.