Inicio  



 Lo Más Visto
- Fomento endurecerá las multas a las concesionarias de autopistas en caso de negligencia
- Google revela un truco para ahorrar en el consumo de energía en dispositivos Android
- Comunidad china ofrece recompensa de $40,000 por información relacionada a un asesinato
- Siete de cada diez ejecutivos aseguran que existe la corrupción en los negocios
- Excorredor de UBS Puerto Rico se declara culpable




  Por el libro
Bookmark & Share

30 de octubre de 2018

lta.Reuters

WASHINGTON (Reuters) - El gasto del consumidor en Estados Unidos subió por séptimo mes consecutivo en septiembre, pero los ingresos registraron su menor avance en más de un año, lo que sugiere una moderación en el gasto en el futuro.

El Departamento de Comercio afirmó el lunes que el gasto del consumidor, que responde por más de dos tercios de la actividad económica en Estados Unidos, subió un 0,4 por ciento el mes pasado debido a que los hogares compraron vehículos motorizados y gastaron más en el cuidado de la salud.

El dato de agosto fue revisado al alza para mostrar que el gasto subió un 0,5 por ciento en vez del avance informado previamente de 0,3 por ciento.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que el indicador subiera un 0,4 por ciento en septiembre. Ajustado por inflación, el gasto del consumidor avanzó un 0,3 por ciento, tras ganar un 0,4 por ciento en agosto.

En tanto, los ingresos de los consumidores subieron un 0,2 por ciento en septiembre, el menor incremento desde junio de 2017, tras subir un 0,4 por ciento en agosto.

El dato se incluyó en el informe sobre el producto interno bruto (PIB) del viernes pasado, que mostró que el gasto del consumidor subió a una tasa anualizada de 4,0 por ciento, el ritmo más veloz en casi cuatro años.

La economía creció a una tasa de 3,5 por ciento en el tercer trimestre, una desaceleración del robusto ritmo de 4,2 por ciento del período de abril a junio.

Los precios de los bonos del Tesoro de Estados Unidos caían, mientras que las acciones abrieron al alza y el dólar se apreciaba frente a una cesta de monedas.

El índice de precios de gastos de consumo personal (PCE) excluyendo los volátiles componentes de energía y alimentos, la lectura de inflación preferida por la Reserva Federal, subió un 0,2 por ciento tras permanecer estable en agosto. De ese modo, el denominado índice de precios PCE subyacente ganó un 2,0 por ciento interanual por quinto mes consecutivo.