Inicio  

 Lo Más Visto
- ¿Quién controla el 5G?
- 4 químicos de uso común podrían dañarnos
- Gaby Mini Donas cierra sus tiendas en Sam's Club
- Sam's Club despide todos sus empleados en probatoria
- Ford llama a revisión 1,48 millones de camionetas "pickup" F-150 en EEUU y Canadá




  Por el libro
Bookmark & Share

6 de febrero de 2019

Primera Hora

En un periodo de nueve horas se reportaron el pasado lunes cuatro hurtos de auto y dos ‘carjacking’ en la zona de Bayamón y San Juan.

Entre los incidentes se destacan los que ocurrieron en la urbanización Árboles de Montehiedra, en San Juan, y en la urbanización Lomas Verdes de Bayamón. De estas zonas residenciales se llevaron un Jeep Cherokee, del año 2014, y un Mitsubishi Lancer, del año 2004, respectivamente. 

Este escenario no es ajeno para el Negociado de Vehículos Hurtados de la Policía de Puerto Rico que enfrenta con varias estrategias el aumento que se registra en los robos a autos, así como el cambio de patrón que han tenido los maleantes, informó su recién nombrado director, el inspector José Luis Ortiz.

Según precisó el funcionario, durante el mes de enero y en los pocos días que han transcurrido de febrero se han robado 468 vehículos, unos 35 más que los 433 que los pillos se llevaron en este periodo del 2018.

Comentó, además, que en todo el 2018 se robaron 3,440 vehículos.

El pasado año y en lo que va del año las áreas policiacas en donde más autos se robaron son en Bayamón y San Juan, comentó Ortiz.

Sin embargo, lo más que se ha destacado en este nuevo año es que los malhechores han cambiado su modo de operar. Ya casi no aprovechan los fines de semana ni las áreas muy concurridas, como los centros comerciales y los conciertos. Ahora, llegan de noche a las zonas residenciales y se llevan los autos que están estacionados frente a los hogares.

“Los días (que más roban) son básicamente en la semana, de martes a jueves, viernes tal vez. Estamos notando un incremento en las horas nocturnas, cuando las personas en las residencias dejan los vehículos en las partes de afuera de su residencia y se van a dormir, y entonces por la mañana se dan cuenta”, comentó Ortiz. 

Agregó que ahora prefieren ir a las áreas residenciales, “porque en cuestión de minuto se apropian de un vehículo sin ningún tipo de resistencia”.

El inspector señaló que han visto que los individuos que se dedican a robar auto no forman gangas ni grupos. Dijo que en ocasiones actúan solos o con amigos.

Entretanto, el auto preferido de los que se dedican a robar sigue siendo el Hyundai Accent. Le siguen la Hyundai Tucson, el Kia Rio, el Toyota Corrolla, el Hyundai Elantra y el Toyota Yaris, en este orden.

También está en la lista de los autos mas robados el Kia Soul, así como la Ford Van y la Ford F150.

Estos autos son vendidos a gangas de narcotraficantes o de robos entre $500 a $600, reveló Ortiz.

Los compradores “los utilizan para cometer otros tipos de delitos, como robo, para transportarse, para para transportar material delictivo, como armas, drogas y otros materiales, además de cometer otro tipo de delitos, como asesinatos”, expuso.

El problema que ahora tiene la Policía es que los maleantes se han dedicado a clonar tablillas para que los agentes no puedan detectar que el vehículo es hurtado. Ortiz dijo que los maleantes identifican autos similares, de igual marca y color, “ponen el número de tablilla al vehículo hurtado para que los policías no los identifiquen”.

Asimismo, el funcionario destacó que ya es raro que se consigan piezas hurtadas en negocios o en talleres que se dedican a reparar autos. Destacó que lo común es que “se recuperen completo. No les falta nada”.

El director del Negociado explicó que una vez completan la investigación, los autos son devueltos a sus propietarios en un periodo menor a 30 días.