Inicio  

 Lo Más Visto
- Evaluación de la marca de arroz Great Value grano largo
- Investigan presunto fraude en venta de café "Mi AEELA"
- Acusan a cocinero por tumbarse $38,000 del restaurante donde trabajaba
- La crisis económica se lleva el 35% de las oficinas de abogados
- Se roban planta eléctrica de facilidades de estatua de Colón




  Por el libro
Bookmark & Share

4 de julio de 2019

Primera Hora

Un residente de Key Biscayne, Florida, ex director ejecutivo y presidente de una multinacional farmacéutica ahora en bancarrota fue condenado a 30 años de prisión seguidos de cinco años de libertad supervisada ayer por su papel en un plan de $ 100 millones para estafar a Westernbank de Puerto Rico, que desencadenaron la insolvencia y al colapso final de Westernbank, se informó mediante comunicado de prensa.

Jack Kachkar, de 56 años, fue condenado por el juez de distrito Donald L. Graham del Distrito Sur de Florida, quien también le ordenó al acusado pagar $103,490,005 en restitución a la FDIC, como receptor de Westernbank.

Kachkar fue declarado culpable el 4 de febrero de 2019, después de un juicio de tres semanas, de ocho cargos de fraude electrónico que afectan a una institución financiera.

De acuerdo con la evidencia presentada en el juicio, de 2005 a 2007, Kachkar se desempeñó como presidente y director ejecutivo de Inyx Inc., una empresa multinacional de fabricación farmacéutica que cotiza en bolsa. A principios de 2005, Kachkar hizo que Westernbank firmara una serie de acuerdos de préstamo a cambio de una participación de seguridad en los activos de Inyx y sus subsidiarias. Según los acuerdos de préstamo, Westernbank acordó adelantar dinero basado en las facturas de los clientes de Inyx de las ventas "reales y de buena fe" a los clientes de Inyx, según la evidencia.

La evidencia demostró que Kachkar organizó un plan para estafar a Westernbank en unos $142 millones de diversas formas: hizo que numerosos empleados de Inyx realizaran decenas de millones de dólares en facturas falsas de clientes que supuestamente deben pagar los clientes en el Reino Unido, Suecia y otros lugares; presentó declaraciones falsas y fraudulentas a los ejecutivos de Westernbank sobre supuestos e inminentes reembolsos de prestamistas en el Reino Unido, Noruega, Libia y otros lugares con el fin de animar a Westernbank a seguir prestando dinero a Inyx; hizo declaraciones falsas sobre supuestas minas en México y Canadá por valor de cientos de millones de dólares.

La evidencia mostró que el acusado desvió decenas de millones de dólares para su propio beneficio personal, incluso para la compra de, entre otras cosas, un jet privado, casas de lujo en Key Biscayne y Brickell, Miami, autos de lujo, estadías en hoteles de lujo y Gastos extravagantes de joyería y vestimenta.

En o alrededor de junio de 2007, Westernbank declaró el préstamo en incumplimiento y, en última instancia, sufrió pérdidas que superaron los $ 100 millones en los préstamos de Inyx. En el momento de su colapso, Westernbank tenía aproximadamente 1,500 empleados y era uno de los bancos más grandes de Puerto Rico.