Inicio  





 Lo Más Visto
- Compras de farmacia ¿cuál es más barata?
- Se desploman las ventas de viviendas
- Piden se atiendan querellas por cobro de Auto Expreso
- Hyundai y Kia retiran compactos por defecto con luz de freno
- La pobreza alcanzará a más de la mitad de la población




  Que no te cojan de...
Bookmark & Share

10 de octubre de 2016

Primera Hora

El medicamento recetado para el dolor, Tramadol es adictivo y puede ser mortal, según explicaron varios expertos. 

Víctor Toraño, psiquiatra especialista en adicciones y asesor de la administración auxiliar de tratamiento de la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA), dijo que conoce de al menos un caso de una persona que tuvo que ser ingresada en un hospital para desintoxicarse de su adicción a Tramadol.

Toraño explicó que se trata de un medicamento de la familia de los opiácidos, cuya vertiente ilegal más conocida es la heroína, y que existe desde hace décadas, primero en Europa y luego en Estados Unidos. Inicialmente se comenzó a distribuir como una medicina que no creaba adicción, pero  estudios posteriores demostraron que el Tramadol sí era adictivo y desde el 2014 la Administración de Drogas y Alimentos federal (FDA) determinó que la droga no se podría distribuir sin receta.

PUBLICIDAD

¿El tramadol puede ser mortal?, se le preguntó.

“Absolutamente, uno puede tener una sobredosis con ese medicamento y recientemente se publicó  un ‘black box warning’, el aviso más severo que produce la FDA para alertar sobre las posibles consecuencias negativas de un medicamento y la combinación de opiácidos como el Tramadol. Cuando se combina con otra clase de medicina como benzodiacetina, que puede ser, clonacepan, clonofin o xanax alpasolan (estas dos últimas conocidas como pali en el mercado ilegal), esto hace más fácil la muerte por sobredosis, uno puede morir por una sobredosis de Tramadol, o por una combinación de diversas medicinas”, indicó Toraño.

El tema del efecto fatal que pudiera tener el abuso de esta sustancia surgió recientemente en Irlanda del Norte, cuando según el patólogo del estado Jack Crane en entrevista con el portal ITV, en ese país ocurrieron 33 muertes el año pasado asociadas a este medicamento para el dolor, al combinarse con otras sustancias.

“La gente piensa que se están quedando dormidos, pero en realidad están cayendo en coma, y es potencialmente una amenaza a la vida como sueño, pero es coma”, dijo Crane.

Según estudios de Crane, este medicamento ha cobrado más vidas en esta región de Europa que otras sustancias controladas como la cocaína y la heroína. “Tramadol es el mayor asesino”, añadió el patólogo.

El portal de la FDA describe el Tramadol como un opiácido usado para combatir dolores. Es un medicamento no autorizado para menores, personas con tendencias suicidas o que mezclan tranquilizantes, alcohol y otros fármacos ante la posibilidad de una sobredosis porque “pude causare muertes asociadas a esta droga”.

En Puerto Rico, en mayo pasado se denunció al Tramadol como una de las sustancias que han sido identificadas en jóvenes hospitalizados por problemas de salud mental.

Esta denuncia de Irlanda del Norte debería ser motivo de reflexión, afirmó Toraño. “Creo que los médicos pueden subestimar que este medicamento, que muchos años estuvieron recetando con la impresión de que no creaba hábitos, pueda ser tan mortal como cualquier otro opiácido. Creo que es una voz de alerta a todos los médicos a estar conscientes de los medicamentos que le recetan a los pacientes. Y a los pacientes que tiene que entender que todo medicamento se debe usar de cierta forma, y si no se usa de forma adecuada puede tener consecuencias”, sostuvo el funcionario de ASSMCA.

Respecto a decesos en Puerto Rico, Toraño dijo que a él no le consta de muertes en la Isla, pero que no puede descartarlo porque sí se tiene conocimiento de aumento en fatalidades en Estados Unidos por abuso de opiácidos recetados.

Toraño dijo que se trata de un medicamento muy común, según su experiencia visitando diferentes hospitales, pero entiende que tras la reclasificación como medicamento recetado y altamente adictivo los galenos han dejado de recomendarlo tanto a sus pacientes.

Entre los efectos secundarios del Tramadol, el médico añadió que puede afectar el sueño y provocar convulsiones, dolores de cabeza, ansiedad, cambios en el estado de ánimo y resequedad en la boca.