Inicio  





 Lo Más Visto
- Cautela... ciudadana encuentra gusanos en pollo asado de supermercado Econo de Carolina
- Una encuesta muestra que cada vez más personas se quedan solteras
- 35 Fiscales Generales A La Fcc: No Quiten Las Protecciones De Los Consumidores De Banda Ancha
- Mujer está a punto de perder su hogar en Ceiba por error municipal
- Departamento de Justicia radica 123 cargos contra hotel por evasión de impuestos




  Por el libro
Bookmark & Share

15 de junio de 2017

Sin Comillas

La Reserva Federal de Estados Unidos ha anunciado un nuevo incremento de las tasas de interés que deja el precio del dinero entre el 1% el 1.25%, tal y como esperaba el mercado. El aumento es el segundo en lo que va del año y la cuarta desde diciembre de 2015, cuando se anunció el primer incremento en casi una década.

Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal, considera que la economía es lo suficientemente fuerte como para afrontar una nueva subida.

La decisión se ha tomado por unanimidad con la excepción del gobernador Neel Kashkari, que hubiera preferido esperar. Las previsiones de apuntan a una nueva subida antes de que acabe 2017. “Seguimos esperando que la economía se expandirá a un ritmo moderado en los próximos años”.

Aunque el precio del dinero sigue históricamente bajo, la política monetaria de Estados Unidos ha consolidado una tendencia al alza que desmarca a Estados Unidos de otros grandes bancos centrales, como el europeo.

La Reserva Federal prevé que el Producto Interior Bruto (PIB) crecerá 2.2% este año, ligeramente por encima de las previsiones de marzo, y 2.1% el que viene. La tasa de desempleo estará en 4.3% en 2017 y en 4.2% un año más tarde. Hace tres meses se espera que la tasa de desempleo estuviera en 4.5%. La inflación terminará el año en 1.6%, menos que el 1.9% que se estimó en marzo y más lejos del objetivo del 2% que persigue la Reserva Federal.

El mandato de Yellen vence en febrero del año que viene. Aunque se espera su salida, algunos analistas no descartan su permanencia dada la imprevisibilidad del presidente Trump.