Inicio  



 Lo Más Visto
- Fomento endurecerá las multas a las concesionarias de autopistas en caso de negligencia
- Google revela un truco para ahorrar en el consumo de energía en dispositivos Android
- Comunidad china ofrece recompensa de $40,000 por información relacionada a un asesinato
- Siete de cada diez ejecutivos aseguran que existe la corrupción en los negocios
- Excorredor de UBS Puerto Rico se declara culpable




  Por el libro
Bookmark & Share

23 de octubre de 2018

Primera Hora

La Cámara de Representantes aprobó hoy dos proyectos de enmiendas a la Ley de Bolsas Reusables,  uno para prohibir la venta de alimentos en envases de poliestireno (foam) en restaurantes y el otro, prohíbe la venta de las nuevas bolsas plásticas desechables que los supermercados y otros establecimientos comerciales venden a 10 y 11 centavos.

Ambas piezas legislativas enmiendan la Ley para la Promoción de Bolsas Reusables y la Reglamentación del Uso de Bolsas Plásticas en Puerto Rico, aprobada en 2017.

La primera medida, Proyecto de la Cámara 1433, recibió 42 votos a favor y dos en contra, de las representantes, Lourdes Ramos (novoprogresista) y Brenda López de Arrarás (popular).

El autor de la medida, Joel Franki Atiles dijo que la pieza de ley promueve el uso de envases compostables o reusables, que tienen el mismo costo que los anteriores para los comerciantes. “El proceso de degradación de este material fluctúa entre los 30 y 60 días y los comerciantes no tienen que pasarle el costo a los clientes”, indicó el legislador de la Palma.

El representante independentista, Denis Márquez votó a favor de ambas medidas, pero denunció que el año pasado la Comisión de Pequeños y Medianos Negocios y Comercio de la Cámara no dio paso a una medida suya que también proponía sacar de circulación los envases de foam.

La medida pasa al Senado y de convertirse en ley, los establecimientos comerciales tendrían 18 meses para prescindir de los envases de foam y utilizar los compostables o reusables.

“Para continuar promoviendo la política pública de concienciación sobre las consecuencias nocivas de su uso a los recursos naturales, se hace meritorio extender la prohibición del uso de envases de poliestireno a los establecimientos de comida fomentando el uso de envases compostables o reusables”,  dijo Franqui Atiles.

Según se establece en el Proyecto de la Cámara 1433, transcurrido más de un año y medio desde la entrada en vigor de la prohibición establecida la Ley para la Promoción de Bolsas Reusables y la Reglamentación del Uso de Bolsas Plásticas, se ha generalizado el uso de bolsas reusables por parte de los consumidores, reduciendo en más de un 80 por ciento el uso de bolsas plásticas en los establecimientos comerciales. 

“Sin embargo en dicha ley, se eliminó el uso de bolsas plásticas en los comercios, pero se eximió a los establecimientos de comida de sus disposiciones. Ya implementada la ley se ha generalizado el uso de bolsas reusables por parte de los consumidores y se intenta cumplir con la meta del reemplazo permanente de las bolsas plásticas a través de su prohibición, también en los restaurantes”, indicó Franqui Atiles. 

“Hay que continuar ejecutando medidas dirigidas a proteger nuestros recursos naturales y  reducir los desperdicios sólidos que se generan. Tenemos que promover el reciclaje y la reutilización, y continuar combatiendo la contaminación ambiental. Conscientes del cambio de cultura y de costumbre que esta nueva ley impone a los ciudadanos, les exhortamos a analizar el costo ambiental que tiene para nuestro entorno el uso desmedido de las bolsas plásticas desechables y los envases de foam”, sostuvo Franqui Atiles, presidente de la Comisión cameral de Recursos Naturales y Agricultura.

El segundo proyecto de ley, Proyecto de la Cámara 1745, que prohíbe el uso de las bolsas plásticas de polipropileno o polietileno no tejido  (non woven) en establecimientos de comida. La medida recibió 42 votos a favor y dos en contra de los representantes novoprogresistas, Antonio Soto y Lourdes Ramos.

La medida, que también pasa para su evaluación al Senado, de convertirse en ley, le otorga un término de un año a los comercios para que cesen de brindar bolsas plásticas desechables a sus clientes para el acarreo de sus productos.