Inicio  

 Lo Más Visto
- Popular identifica comercio que copió información de tarjetas
- La rocambolesca vida de Carlo Ponzi, el negociante italiano que inventó la estafa piramidal
- Describen como compleja la problemática de los adultos mayores
- El tráfico del aeropuerto todavía no se recupera




  Por el libro
Bookmark & Share

23 de octubre de 2018

Metro

La Junta de Control Fiscal (JCF) se apresta a aprobar un plan fiscal para la Universidad de Puerto Rico que contempla recortes en beneficios marginales, una matrícula reducida, menos personal y la conglomeración de los 11 recintos del sistema para el 2023.

 

De acuerdo al documento, cuya audiencia pública será celebrada mañana en el Centro de Convenciones, el ente federal proyecta que de 12,965 empleados que mantiene hoy el sistema universitario, en cinco años quedarán 10,650.

La reducción, de acuerdo a la JCF, se debe en su mayoría a la unificación de funciones realizadas por personal no docente, una vez los hubs sean conformados.

La junta, ante la falta de un plan estratégico propuesto por la universidad, detalló sus propias consolidaciones. Natalie Jaresko, directora ejecutiva del ente federal, dijo que el presidente de la institución, Jorge Haddock, nunca entregó una iniciativa para fusionar las labores administrativas y académicas del primer centro docente.

"Yo conocí al nuevo presidente. Él me dijo que estaba trabajando en una estrategia. Él no ha compartido su nueva estrategia conmigo. Estamos abiertos a colaborar, si podemos alcanzar la misma medida de eficiencia y los mismos balances con el tiempo. Pero él no ha presentado nada todavía", sostuvo Jaresko en una mesa redonda con la prensa.

De esta forma, Río Piedras, Bayamón y Carolina conformarían un recinto; Mayagüez, Agudilla, Arecibo y Utuado una segunda unidad y por último Humacao, Cayey y Ponce. Mientras el Recinto de Ciencias Médicas se quedaría independiente.

En términos de beneficios marginales, para el año 2019 sería eliminado el bono de Navidad a todos los empleados del sistema, habría un ajuste en las liquidaciones por días de enfermedad, un recorte en la aportación al plan médico de hasta $390 mensuales a la facultad y $125 a los no docentes para el 2020, excluyendo a aquellos con condiciones preexistentes.

Asimismo, el ente federal mantuvo el aumento escalonado en la matrícula, que a nivel subgraduado llegará a $157 al año para el 2023. En términos anuales, para los estudiantes graduados el alza será de $7,209 a cinco años.

Se espera, según el borrador del plan fiscal, que una vez culmine el periodo de cinco años se reduzca la cantidad estudiantes de la universidad de 58,402 que hay hoy a 48,744.