Inicio  





 Lo Más Visto
- Hyundai y Kia retiran del mercado 591,000 vehículos por riesgo de incendio
- Hacienda investigará a influencers por no pagar impuestos
- Por verse el impacto del Covid-19 en los centros comerciales
- Internet: En Puerto Rico se paga lo mismo que en EEUU por una velocidad menor
- Alertan sobre esquema de fraude a centros de cuido de adultos mayores




  Por el libro
Bookmark & Share

3 de marzo de 2020

El Vocero

Ante la realidad económica que atraviesa la Isla, la solicitud y desembolso de la mayor cantidad de fondos federales a los que la Isla cualifica cobra mayor relevancia.

Sin embargo, anualmente se estima que la Isla pudiese estar perdiendo entre un 3% a un 5%, equivalente a entre $200 millones y $400 millones anuales en fondos federales a los que cualifica y que no son recurrentes —fondos que promedian en su totalidad alrededor de $8,000 millones—, producto de la burocracia, desconocimiento de los procesos y la falta de personal capacitado para complementar y solicitar los mismos de la manera correcta.

El CPA Kenneth Rivera aseguró que el problema consiste en que en muchas ocasiones no resulta tan fácil solicitarlos, porque ni siquiera se sabe que están disponibles y mucho menos para qué se pueden utilizar.

“Se trata de un sistema muy burocrático, donde si se comete un error en la solicitud, si no se utiliza para los estipulado o si no lo usas en el tiempo determinado, ese dinero se pierde, no llega o se tiene que devolver. Cada fondo federal tiene su propio libreto. No es un sistema uniforme. Si lees las instrucciones con calma, lo puedes sacar”, explicó Rivera.

En el caso del gobierno, aclaró que tiene un alto costo el complejo proceso de solicitud de fondos federales, que va desde el aprendizaje y adiestramiento del propio personal hasta la contratación del personal externo que se dedica a trabajar con estos procesos y quienes cobran por comisión, cifras que Rivera sostuvo que habría que ver si son razonables.

Aunque reconoce que ha mejorado un poco el rescate de estos fondos, igualmente entiende que falta mucho camino por recorrer, ya que son innumerables los municipios y agencias gubernamentales que cualifican para fondos disponibles que en la mayoría de las ocasiones se terminan perdiendo.

La comisionada residente Jenniffer González admitió a EL VOCERO que ha solicitado al gobierno federal la cuantía real de los fondos que han sido asignados a la Isla y que por diversas razones no se logran materializar. Sostuvo que muchos de esos fondos se pierden por falta de seguimiento o falta de recursos económicos locales para parearlos.

“La falta de dinero para parear los fondos representa una de las principales causas para perder muchos de esos dineros federales. Agencias como Salud presentan mucho este problema y en el caso de Rehabilitación Vocacional se pierden por no poder ser utilizado en el tiempo estipulado. Estamos trabajando para lograr que muchos de los términos de uso de estos fondos sean ampliados”, dijo la funcionaria.

“Igualmente queremos conocer cuánto de estos fondos federales se pierde anualmente y su causa. Hoy solo se habla de estimados, pero nadie conoce de cuánto dinero se trata en realidad. Son más de 100 agencias gubernamentales las que solicitan fondos”, indicó.

¿Qué se puede hacer para mejorar?

De acuerdo con Rivera, el gobierno tiene que comenzar a profesionalizar el personal de carrera. “En la división de fondos federales trabajan innumerables personas que no saben ni inglés, lo que conduce a errores que posteriormente cierran esa puerta. Asimismo, tienen personal que carece de la capacitación de identificar fondos para su agencia y trabajar las propuestas para hacerlos disponibles. Mientras esto no se corrija, se seguirán perdiendo millones de dólares que hoy son imprescindible para el desarrollo económico del País”, insistió.

A incrementar la confianza

Con ello coincide el secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), Manuel Laboy, quien cuenta con fondos federales recurrentes de la Ley para el Desarrollo, Innovación y Fuerza Trabajadora, Título I y Política Pública Energética, entre otros. Aseguró que en años pasados muchos de estos fondos no se aprovechaban —como es el caso de Desarrollo Laboral—, donde los fondos llegaron a reducirse a $65 millones de unos $200 millones que albergaba previamente. Hoy día esa inyección económica asciende a $120 millones.

“Estamos trabajando con las agencias federales para invertir dichos fondos conforme a lo regulado. Seguimos trabajando para evitar mitigar la manera en la que se pierden esos dineros. Lo importante es poder gastarlos correctamente y no tener que devolverlos. Tenemos el equipo de trabajo para justificar el uso de estos fondos y seguir aspirando a incrementar la confianza de que se están utilizando correctamente”, acotó.

El oficial a cargo de la Oficina de Propuestas Federales de la Junta de Planificación, Roberto González, señaló que desde el paso del huracán María se han disparado las solicitudes de fondos federales, tanto privados como públicos. Sin embargo, aclaró que es responsabilidad del proponente radicar la propuesta.

“Nuestra responsabilidad es velar por que se cumpla con los parámetros federales para poder certificar si cumplen o no. Después de María, el número de propuestas que nos ha llegado ha ido en alzada. Nos llegan propuestas del gobierno estatal, municipios, corporaciones sin fines de lucro y del sector privado; academias y entidades privadas”, dijo.

En aumento las transferencias

El concepto de transferencia se refiere al ingreso monetario que reciben los sectores económicos sin que medie un pago a cambio. Las transferencias del gobierno federal aumentaron 14.9% o $2,763.7 millones en el año fiscal 2018. En la pasada década, estos fondos han incrementado en casi un 43%. En 2009, esa cuantía alcanzaba los $15,434 millones y hoy se sitúa en los $22,049 millones.