Inicio  





 Lo Más Visto
- Las ventas del ciberlunes en Estados Unidos caen por primera vez
- Petroleras enfrentan escasez de mano de obra a medida que energías renovables cobran impulso: sondeo
- Confianza del consumidor en EE.UU. cae a mínimo de nueve meses
- Sentencian a cuatro años de probatoria a exejecutivo de Doctors’ Center por fraude de $1.2 millones
- Estas son las ciudades más caras del mundo para vivir ahora




  Por el libro
Bookmark & Share

31 de agosto de 2021

Metro

La propietaria del negocio "El Tostón de Chela" en Corozal acudió a las redes sociales para denunciar una penosa situación que enfrentó ayer al requerir la tarjeta de vacunación a unas personas que intentaban ingresar a su establecimiento.

Según el relato de Marangely Rivera, unas personas llegaron a su negocio en el barrio Palos Blancos en Corozal y le pidieron entrar a utilizar el baño. Como parte de los nuevos requisitos para el manejo de la pandemia del COVID-19, les requirieron mostrar prueba de vacunación y al no tenerla, no pudieron ingresar al establecimiento. Por su parte, las personas lo que hicieron fue orinar frente al negocio e insultar a la dueña del establecimiento cuando esta les llamó la atención.

Rivera hizo la denuncia en redes con la descripción de los vehículos de los molestos no vacunados.

"En este momento se estaciona un vehículo frente a mi negocio. Piden utilizar el sanitario. Le pido muestren evidencia de vacunación para entrar al negocio. No la tienen, pues no pueden entrar. Se orinaron frente al negocio, Jeep rojo tablilla JGR 197. Al llamarle la atención procedieron a insultarnos con palabras soeces frente a mis clientes. Son unos insolentes e irrespetuosos. Aquí la evidencia", expresó Rivera en redes sociales al publicar una imagen del orín en la carretera.

Aquí la publicación que fue compartida en la cuenta del negocio:

Bajo la orden ejecutiva vigente sobre el COVID-19, los restaurantes deben requerir evidencia de vacunación a los clientes o prueba negativa de COVID-19. Los que no acojan esa directriz deben bajar su aforo al 50 %.