Inicio  






  Por el libro
Bookmark & Share

12 de junio de 2017

por

Jennifer Leach

Directora Adjunta de la División de Educación del Consumidor y Negocios

Un punto a favor de la gente que registró su teléfono en la lista No Llame. Han transcurrido ocho años de una litigación tenaz por parte del Departamento de Justicia, la FTC y los Fiscales Generales de California, Illinois, Carolina del Norte y Ohio contra el proveedor de servicio de televisión satelital Dish Network. Pero a principio de esta semana, la Corte impuso una multa administrativa récord de $280 millones de dólares contra Dish por efectuar llamadas a personas registradas en la lista No Llame, por incurrir en llamadas abandonadas, por llamar a la gente que le había dicho a Dish que no quería recibir más llamadas, y por ayudar y facilitar la tarea de telemercaderes que incurrieron en prácticas que infringen las disposiciones de la Regla de Ventas de Telemercadeo (TSR). De hecho, 66 millones de llamadas que infringieron la ley.

Dish defendió su conducta firmemente ante la corte, pero la Corte no lo toleró. En su decisión, la Corte dijo “La denegación de responsabilidad y falta de consideración para con los consumidores de parte de Dish son dos conductas profundamente preocupantes y respaldan la inferencia de que es lógicamente probable prever que Dish permitirá futuras llamadas ilegales en ausencia de la presión del gobierno”. Y para explicar la multa administrativa de $280 millones de dólares, la Corte dictaminó que “el perjuicio a los consumidores, la falta de respeto a la ley y el firme rechazo en asumir la responsabilidad requiere de una sentencia monetaria significativa y cuantiosa”.

Siguen las buenas noticias, aparte de la multa, la Corte le está ordenando a Dish que tome algunas acciones, para que tal como dijo la Corte “se evite que el personal de mercadeo de Dish vuelva a sus prácticas de tratar de evadir las reglas”. La compañía Dish tiene que contratar un experto en control de cumplimiento de actividades de telemercadeo para garantizar que Dish y sus revendedores cumplan la ley (y la orden de la Corte). Los demandantes federales y estatales le pueden pedir a la corte que ordene inspecciones sin previo aviso de las instalaciones y los registros de Dish y de sus revendedores. Y a partir de ahora, Dish debe cumplir la ley – vale decir, obedecer las reglas que establecen que no debe llamar a las personas registradas en la lista No Llame.

Y si te estás preguntando sobre el dinero: la cifra de $280 millones de dólares es una multa que será pagadera al DOJ y a los estados. El dinero que reciba el DOJ se derivará al Tesoro de EE. UU.