Inicio  



 Lo Más Visto
- Analisis de aumento de peajes de Metropistas para automóvil.
- Trucos para conseguir el mejor asiento en un avión
- Alerta: Retiran medicamento para bebés de Walmart, CVS y Family Dollar
- Hacienda enviará cartas de cobro a los que no hayan pagado IVU por comprar en Internet
- TRUMP NO PUEDE SALVAR A LA INDUSTRIA DEL CARBÓN AUNQUE QUIERA




  Por el libro
Bookmark & Share

15 de febrero de 2018

SinComillas

Un 55% de las viviendas existentes son construcciones informales que no cumplen con los reglamentos de construcción ni con los códigos vigentes. Son dos Puerto Rico. “La vivienda informal no es solo un tema de falta de ingresos, ocurre también por impunidad, por la dificultad de obtener los permisos”, explicó Emilio Colón Zavala, PE, presidente de la Asociación de Constructores.

Tras el paso del huracán María, se pudo observar que las viviendas construidas formalmente tuvieron menos daños que las informales. Un 98% de las viviendas formales tuvieron pocos o ningún daño, indicó Colón Zavala. En éstas, los problemas han sido con puertas y ventas “por asunto de anclaje”.

Ese también fue uno de los hallazgos de la Agencia para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés). Las residencia construidas de manera informal fueron más vulnerables y tuvieron mayores daños. También sufrieron daños las estructuras de madera mal construidas

FEMA ha recibido 1,105,008 solicitudes para asistencia en la reparación de viviendas y ya se han desembolsado $1,0765 millones. Las ayudas pueden ser de hasta $33,000 por familia, que se pueden utilizar como pronto pago para la compra de una vivienda.

Para reducir los riesgos “necesitamos renovar los códigos de construcción y eliminar la construcción informal”, señaló Alejandro de la Campa, coordinador de FEMA en Puerto Rico. “Tenemos que olvidarnos del ¡ay bendito! y reforzar los códigos de construcción porque no queremos pasar por otro María”.

Hay 320,000 personas viviendo en zonas de riesgo de inundación, por eso considera urgente que se actualicen los mapas de zonas inundables. Con ese objetivo, FEMA va a financiar con $8 millones a la Junta de Planificación para actualizar los mapas de inundaciones, elaborar otros sobre áreas de deslizamiento y ayudar en la contratación de personal para realizar inspecciones para asegurarse de que se cumplen los códigos de construcción.