Inicio  



 Lo Más Visto
- Informe del estado de las comunicaciones para las áreas afectadas por el huracán Fiona




  Estirando el chavito
Bookmark & Share

Servicios Combinados

Si estas contemplando ir de viajes en el verano tu tarjeta de crédito puede ser una buena compañera de viaje, siempre y cuando la utilices dentro de tu presupuesto y línea de crédito autorizada.

Recuerda que una tarjeta “no es dinero extra que puedas gastar por arriba de tus posibilidades”.

La principal ventaja de usar tu plástico es la seguridad de saber que tu dinero y tus datos están protegidos contra robo o clonación.

Los productos son varios y sus ventajas cambian de acuerdo al monto de crédito, revisa cuál tienes y qué beneficios te dará al salir de viaje.

 

1. Conoce las restricciones. Antes de salir de viaje notifícale al banco emisor que estarás viajando, incluye los destinos que visitarás “para garantizar que la tarjeta no sea bloqueada por sospecha de fraude”.

 

2. Pregunta por los beneficios. Con una llamada rápida al centro de atención de tu banco emisor sabrás qué tarifas especiales tienes en la compra de boletos de avión, autobús o algún crucero, además de algún derecho a paquetes vacacionales y seguros.

 

3. Checa las tasas de interés de tu tarjeta.

Además considera que si viajas al extranjero y sacas dinero de un cajero automático aunque sea Visa o MasterCard te cobrarán comisión en moneda extranjera. Pregunta a tu banco.

 

4. Toma precauciones. Asegúrate de saber el número de identificación personal (NIP) de tu tarjeta, mantenlo junto al número de tu cuenta y el número de teléfono para reportar tarjetas perdidas o robadas. “Destínales un lugar seguro separado de tu bolso o maletín de viaje”.

 

5. Pon atención. Ubica el logotipo de Visa o MasterCard en los cajeros automáticos o puntos de venta del lugar a donde llegues para estar seguro de que sí aceptan tarjetas de pago internacionales.

 

6. Crédito vs. débito. Utilizar la tarjeta de crédito en el extranjero en lugar de la de débito reduce el riesgo de fraude, ya que si la tarjeta es clonada será más fácil que el banco te reponga ese dinero.

 

7. Resguarda tus plásticos. Cuando hagas recorridos turísticos, acudas a la playa o piscina, no lleves contigo todos tus objetos de valor y tarjetas. Utiliza la caja fuerte o de seguridad proporcionada por el hotel.

 

8. Lleva un registro de tus compras. Confirma la cantidad ingresada en el punto de venta antes de escribir tu contraseña o firmar el recibo. “Esto te funcionará para comparar tus gastos con tu próximo estado de cuenta”.

 

9. Al regreso. Cubre puntualmente los pagos de tu tarjeta, pues cada vez que dejas de pagar aumenta tu deuda.

 

10. No tengas más tarjetas de las que necesitas. Si tienes problemas de pago, deja de usar las tarjetas y cancela las que no uses, así evitarás tentaciones.

 

No dejes que el estado de cuenta te caiga como “bomba”, mejor toma precauciones y regresarás a casa más tranquilo de lo que estuviste en tu viaje.