Inicio  





 Lo Más Visto
- Cautela... ciudadana encuentra gusanos en pollo asado de supermercado Econo de Carolina
- Una encuesta muestra que cada vez más personas se quedan solteras
- 35 Fiscales Generales A La Fcc: No Quiten Las Protecciones De Los Consumidores De Banda Ancha
- Mujer está a punto de perder su hogar en Ceiba por error municipal
- Departamento de Justicia radica 123 cargos contra hotel por evasión de impuestos




  Que no te cojan de...
Bookmark & Share

15 de agosto de 2016

El Diario NY

Cuando vas a hacer las compras, ésta es una buena regla general: sospecha de las palabras que suenan a cosas saludables en las etiquetas de alimentos y sus empaques. Casi el 70% de los consumidores en una nueva encuesta realizada por el Centro de Investigación Nacional de Consumer Reports realizada a 1,000 personas dijeron que utilizan la información en la parte frontal del paquete cuando deciden si comprar o no alimentos procesados por primera vez, pero estas etiquetas probablemente no les están ayudando a tomar las mejores decisiones.

Desde la perspectiva del consumidor promedio, las afirmaciones en la parte de enfrente del paquete a veces son engañosas y podrían llevar a muchas personas a hacer compras de alimentos no saludables”, dice Kristin Kirkpatrick, M.S., R.D., L.D., gerente de los servicios de bienestar y nutrición en el Cleveland Clinic Wellness Institute. Muchos términos y frases no están regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) o el Departamento de Agricultura (USDA) , y a veces pueden ser malinterpretados. A veces, el nombre de un producto implica un atributo saludable.

Aquí hay 5 frases que podrían no significar lo que piensas:

La frase: Reducido en sodio (“Light in Sodium”)

Esta frase que se coloca en las etiquetas se puede confundir fácilmente con la frase “bajo en sodio” (“low sodium”), un término que la FDA define como que contiene 140 miligramos de sodio o menos por porción. Pero “reducido en sodio” significa que un producto tiene 50% o menos del sodio que contiene la versión original del fabricante; así que aún así puede ser bastante salado. “Si tu alimento estándar es demasiado alto en sodio, esta etiqueta no ayuda”, dice Kirkpatrick.

Por ejemplo, la sopa de tomate Pacific Organic Creamy Tomato Soup. La versión original tiene 750 miligramos de sodio en una porción de una taza. La versión reducida en sodio tiene 380 miligramos por taza. Come eso con unas galletas saladas y habrás consumido alrededor del 20% de la cantidad máxima de sodio que deberías consumir en un día.

La frase: Ligeramente endulzado

La FDA tiene una definición para este término, pero únicamente para las frutas enlatadas, no para el resto de los alimentos. Y esto puede ser confuso cuando estás viendo las etiquetas de los alimentos. Por ejemplo, el cereal Fiber One Honey Clusters tiene la frase “ligeramente endulzado” escrita en la parte frontal de la caja, pero una sola taza tiene 9 gramos de azúcar, alrededor de dos cucharadas. (La Asociación Estadounidense del Corazón [American Heart Association] sugiere que sólo se ingieran entre 6 y 9 cucharadas de azúcares añadidos al día).

También podrías ver “con un toque de” miel o azúcar morena en algún paquete. Sé consciente de que los productos con este tipo de frases pueden contener mucha azúcar. El cereal Origins Ancient Grains Blend de Kellogg’s con “un toque de miel” en la caja, por ejemplo, contiene 9 gramos de azúcar en ¾ de taza, la misma cantidad que el cereal Special K Chocolatey Delight de Kellogs’s.

La frase: Granos enteros

Así como las galletas Cheez-It Whole Grains, los alimentos con granos enteros pueden tener harina refinada. Estas galletas también contienen harina con trigo integral, pero solo tienen 1 gramo de fibra por porción (27 galletas), 8 gramos de grasa y 250 miligramos de sodio. Si quieres algo que realmente sea integral o con granos enteros, busca las palabras “100% granos enteros” en el paquete, y revisa la lista de ingredientes. Una harina de granos enteros debería ser el primer ingrediente y el producto no debería tener ningún tipo de harinas enriquecidas.

La frase: Sin antibióticos de estimulación de crecimiento

Se alimenta a los animales de granja con antibióticos para que crezcan más rápido y para prevenir enfermedades. El uso crónico de estas dosis bajas crea condiciones ideales para la propagación de superbacterias, que son microbios que han evolucionado para volverse resistentes a los antibióticos y que pueden enfermar a las personas. (Eliminar el uso de antibióticos de estimulación de crecimiento mientras se mantiene el uso de antibióticos para la prevención de enfermedades también puede resultar en el desarrollo de las superbacterias).

Si ves el término “sin antibióticos” en la etiqueta de alguna carne, debes saber que no hay ninguna ventaja nutritiva al comprar estos productos, pero sí apoyan un sistema de alimentación general más saludable. Busca carne y pollo con la etiqueta “criado sin antibióticos,” un término definido por la FDA que significa que no se utilizaron antibióticos con ningún propósito.

La frase: Biodinámico

La  agricultura biodinámica es similar a la agricultura orgánica pero tiene requisitos adicionales. Las granjas biodinámicas son principalmente autosuficientes: por ejemplo, los fertilizantes y alimentos de los animales se cultivan en lugar de comprarse. Es un sistema de producción de alimentos ecológicamente saludable y sustentable, convirtiendo a los alimentos biodinámicos en una buena opción.

Sin embargo, así como en el caso de la agricultura orgánica, los beneficios no se traducen automáticamente en un producto alimenticio más nutritivo. La versión regular del arroz integral de grano corto de Lundberg tiene 0 gramos de azúcares y 4% de hierro por porción. La versión biodinámica tiene 1 gramo de azúcares y 2% de hierro por porción. Y los alimentos empacados fabricados con ingredientes biodinámicos también pueden contener azúcar agregadas o sodio.