Inicio  

 Lo Más Visto
- Cuáles son los pasos para guardar y cocinar alimentos de modo seguro y prevenir intoxicaciones alime
- Cómo aumentar la vida útil de la batería de los teléfonos móviles
- 6 estafas navideñas de las que debes cuidarte
- Los riesgos de comprar un televisor inteligente (y qué recomienda el FBI para protegerte)
- Tips para compras online deforma confiable y segura




  Por el libro
Bookmark & Share

21 de noviembre de 2019

BBC

Las muestras son extraídas en plantas de tratamiento de aguas residuales ubicadas en distintas partes del territorio australiano, congeladas y enviadas por correo a investigadores de la universidad.

Se trata de un "tesoro" de información sobre los hábitos alimenticios y el estilo de vida de diferentes comunidades, dicen los investigadores Jake O'Brien y Phil Choi.

Descubrieron que en las áreas con población con un poder adquisitivo más alto, el consumo de fibra, cítricos y cafeína era mayor.

En las áreas de menos recursos, por su parte, los medicamentos recetados se usaban de forma significativa.

Y toda esta información les llegó codificada en los excrementos humanos de esas comunidades.

Instantánea del consumo

El estudio puso en práctica lo que otros investigadores llevan teorizado desde hace algún tiempo: que es posible obtener una visión confiable del consumo promedio de alimentos y medicamentos de una comunidad a través de sus aguas residuales.

O'Brien y Choi sostienen que con este método es posible obtener datos casi en tiempo real de cambios de hábitos en la población, los cuales podrían ayudar a informar las políticas y mensajes de salud pública.

La práctica, conocida como epidemiología de las aguas residuales, existe desde hace unas dos décadas y se usa en Europa, América del Norte y en algunos otros lugares principalmente para controlar el consumo de drogas ilícitas en las poblaciones.

Algunos estudios han trabajado en el uso de drogas legales y hay proyectos para aplicareste sistema en la detección temprana de brotes de enfermedades, pero las pruebas de marcadores de dieta hasta ahora han sido en gran medida teóricas.

Y si bien se usan encuestas para conocer qué comidas y medicamentos se consumen, el análisis de aguas residuales puede ser una medida más objetiva del consumo promedio dentro de un área de captación particular.

"En general en las encuestas las personas inflan el consumo de alimentos saludables y desestiman el consumo de cosas menos saludables", dice Choi.

Dos extremos

El primer desafío fue encontrar qué podían probar exactamente.

Después de todo, las aguas residuales no son solo orina y heces, sino también productos para el cuidado personal, desechos de alimentos y desechos industriales o comerciales.

Los investigadores tuvieron que encontrar biomarcadores particulares relacionados con alimentos específicos producidos solo por los excrementos humanos o al menos de forma predominante.

El estudio utilizó dos biomarcadores asociados con el consumo de fibra (ingeridos al comer plantas y granos) y uno relacionado con el consumo de cítricos.

Tanto el consumo de fibra como el de cítricos son considerados característicos de una dieta saludable.

Las comunidades con los indicadores socioeconómicos más altos registraron fuertes correlaciones con altas tasas de consumo de estos productos.

En otras palabras, en términos generales, se encontró que las áreas más ricas tenían dietas más ricas en fibras y cítricos.

También se descubrió que estas comunidades consumían expreso y café molido con mayor frecuencia.

Los autores del informe sugieren que esto se debe a la capacidad financiera de este grupo para invertir en el producto y a una cultura del consumo de café entre los australianos más ricos.

En el otro extremo del espectro socioeconómico, las comunidades más pobres registraron un alto consumo de medicamentos como tramadol (un analgésico a base de opioides), atenolol (medicamento para la presión arterial) y pregabalina (medicamento anticonvulsivo).

Otros tipos de analgésicos, medicamentos y antidepresivos también aparecieron vinculadas a áreas con mayores desventajas socioeconómicas, pero no en la misma medida.

¿Igualitario?

El estudio confirma un fenómeno global conocido como gradiente social de la salud, que refleja que los factores asociados con la buena salud, como las tasas de tabaquismo y los niveles de obesidad, mejoran junto con el estado socioeconómico.

Si bien los australianos creen que el país es igualitario y existen estudios a nivel internacional que lo confirman, esta nueva investigación de las aguas residuales indica que la desigualdad socioeconómica es un problema grave.

Un australiano en que pertenezca al 20% de la población más rica i tiene cinco veces más ingresos disponibles que alguien que vive en el quintil inferior. Y, en términos generales, más dinero significa una mayor capacidad para pagar alimentos perecederos como frutas y verduras, mientras que más educación significa una mayor comprensión de la nutrición.

La profesora Catherine Bennett, directora de epidemiología de la Universidad de Deakin, en Australia, dice que el estudio de Queensland tiene sus alcances y limitaciones.

"Se trata de un estudio ecológico en epidemiología. El término significa que no estamos usando datos individuales, sino datos colectivos", dice Bennett.

"Es una oportunidad realmente interesante, siempre y cuando no intentemos interpretar en exceso los datos", explica.

Y agrega que "es una forma útil de mantenerse al tanto de lo que está sucediendo a nivel de población".

 

 

Demandan a Burger King por contaminar hamburguesas con 'carne vegetal' con productos cárnicos

Publicado: 20 nov 2019 22:49 GMT

  •  

Se solicita una indemnización para todos los consumidores en EE.UU. del 'Impossible Whopper' y que la compañía reconozca que dicha hamburguesa y los demás productos se preparan en las mismas parrillas.

Un cliente vegano ha impulsado una demanda contra la cadena de restaurantes de comida rápida Burger King en EE.UU., porque presuntamente una de sus hamburguesas hecha a base de plantas se prepara en la misma parrilla que las de carne tradicional, informa Reuters.

En una demanda colectiva presentada esta semana en un tribunal de Miami (Florida), el vegano Phillip Williams afirma que compró una 'Impossible Whopper' —hecha con carne artificial— en un local de Atlanta (Georgia), y que esta estaba contaminada con subproductos cárnicos.

Los demandantes exigen una indemnización para todos los consumidores en EE.UU. del 'Impossible Whopper', así como una orden judicial que exija a la compañía revelar "claramente" que dicha hamburguesa y los demás sándwiches tradicionales se preparan en las mismas parrillas.

Desde Burger King han declinado hacer comentarios sobre el litigio. En el sitio web de dicha cadena de comida rápida, la 'Implossible Whopper' se promociona como una hamburguesa con "0% de carne de vacuno", destinada a las personas que buscan una opción sin proteína animal y un método de preparación que no requiere de parrilla.

Por su parte, Impossible Foods Inc., que ayudó a crear dicha hamburguesa, ha aclarado que ese producto fue diseñado para los consumidores de carne que desean comer menos proteína animal, y no para veganos o vegetarianos. "Para quienes son estrictamente veganos, hay un procedimiento de preparación en microondas que pueden pedir en cualquier local", dijo Dana Worth, jefe de ventas de dicha empresa.

Un preso estafa por Internet más de un millón de dólares desde una cárcel de máxima seguridad

Publicado: 20 nov 2019 23:07 GMT

  •  

Se descubrió que el prisionero tuvo acceso a la Red y al teléfono móvil, en contra de las reglas establecidas, y realizó acciones fraudulentas con ayuda de "una red de cómplices".

Un prisionero de una cárcel de máxima seguridad en Lagos, Nigeria, logró hacerse con más de un millón de dólares al organizar una estafa con ayuda de una red de cómplices, informa este miércoles Fox News.

Hope Olusegun Aroke fue arrestado en 2012 por fraude en Internet y tres años después, en 2015, fue sentenciado a 24 años de prisión. Pero allí no cesó su carrera delictiva. Encarcelado en la prisión de máxima seguridad de Kirikiri, "el prisionero, en contra de la práctica estándar establecida, tuvo acceso a Internet y al teléfono móvil", comunicó la Comisión de crímenes económicos y financieros de Nigeria.

De esa manera, continuó "ejerciendo su innoble comercio" aun tras las rejas, valiéndose también de "una red de cómplices", indicaron las autoridades. Las acciones fraudulentas, que afectaron a personas de diversos países del mundo, le reportaron más de un millón de dólares.

Además, la cadena señala que Aroke abrió al menos dos cuentas bancarias, usando un nombre falso, y compró casas y un coche de lujo mientras estaba en cárcel.

Se descubrió que en un momento de su estancia en prisión el hombre fue hospitalizado, y, tras recibir la asistencia médica, no regresó a su celda durante un lapso no especificado, sino que se hospedó en hoteles donde se habría reunido con su mujer y sus hijos.

"Las circunstancias de su ingreso en el hospital y quiénes fueron aquellos que lo ayudaron a trasladarse a los hoteles y [asistir a] eventos sociales ya están siendo investigadas", afirmaron desde la referida comisión, recoge la CNN.