Inicio  



 Lo Más Visto
- Esos tenis de Nike y Adidas que quieres serán más difíciles de encontrar
- Empleada de H&M en Nueva York muestra piojos en ropa de la tienda
- El mercado laboral hoy es del empleado no del patrono
- Cierran puerto chino de Ningbo, el tercero más grande del mundo
- Acusan mujer por hurto de mercancía en tienda de Hatillo




  Por el libro
Bookmark & Share

3 de diciembre de 2021

El Nuevo Dia

Luis A. Rivera Santana, exdirector de Operaciones y Compras del Hospital Doctors’ Center, fue sentenciado este jueves a cuatro años de probatoria por un esquema de fraude en el que se apropió de $1.2 millones en fondos de la institución hospitalaria, determinó la jueza Gisela Alfonso Fernández, del Tribunal de San Juan.

Los fiscales Obdulio Meléndez Torres y Roxanne Rivera Carrión, de la División de Delitos Económicos del Departamento de Justicia, explicaron que Rivera Santana hizo alegación de culpabilidad en agosto pasado por 114 cargos de lavado de dinero, una acusación por fraude y dos por apropiación ilegal agravada.

El hombre fue despedido del hospital en el 2016, pero laboraba en la instalación desde el 2007, por lo que ambos fiscales creen que el esquema de fraude pudo haber comenzado mucho antes de lo establecido en la investigación.

“Entendemos que era mucho más (dinero) de lo que pudo acusarse finalmente, pero algunos cargos quedaron prescritos, porque son de años anteriores a cinco años para acá. Nosotros solo pudimos llevar un caso del 2015 al 2016. Ese año lo despiden del hospital, así que ahí es que termina el esquema”, precisó Meléndez Torres a El Nuevo Día.

¿Cómo fue el esquema?

El convicto era un empleado de confianza del hospital en San Juan cuando ejecutó el esquema. La investigación encontró que este hizo tres compañías fantasmas que vendían materiales y equipos para salas de operaciones.

De acuerdo a la pesquisa, Rivera Santana preparaba órdenes de compra falsificadas y luego cobraba las facturas al hospital. Una vez recibía los pagos, acudía a un banco y cambiaba los cheques del hospital por cheques de gerente, para ocultar la procedencia de los fondos. Luego depositaba el dinero en las cuentas de las empresas que controlaba.

“El hospital hace una auditoría y se da cuenta de que los documentos que estas compañías de él ficticias someten para los pagos están incompletos. Hay unas órdenes de compras, pero las facturas no se recibían en el Departamento de Contabilidad, que es el documento que establece que realmente la mercancía llegó al hospital”, detalló Meléndez Torres.

“Semanalmente, se hacían pagos promedio de $7,000 a estas tres compañías, por eso hay 114 cargos de lavado de dinero, por la magnitud de los desembolsos que hacía y luego los cambiaba por cheques de gerente para depositarlos en sus cuentas”, agregó, por su parte, la fiscal Rivera Carrión.

Como parte de un preacuerdo con la Fiscalía de San Juan, Rivera Santana devolvió al hospital la suma de $225,000 del dinero que hurtó. La gerencia de Doctors’ Center estuvo a favor con el preacuerdo establecido, que incluía esta cantidad.

Nada del preacuerdo impide al Departamento de Hacienda recobrar la deuda de contribuciones que tiene Rivera Santana, señalaron los fiscales. “El Departamento de Hacienda tiene facultad en ley de ahora procesar esa deuda que está todavía pendiente, ahora podría cobrarle civilmente”, indicó Rivera Carrión.

Sobre este particular, el licenciado José Lozada, representante legal de Rivera Santana, dijo que su cliente está haciendo “los trámites correspondientes” con Hacienda para establecer un plan de pago.

Las condiciones de probatoria para Rivera Santana, quien estuvo presente en sala, establecen que este deberá mantenerse trabajando, tiene que estar en su hogar no más tarde de las 10:00 p.m., no puede hacer uso de sustancias controladas ni cometer delitos. También podrá recibir visitas esporádicas de su oficial de probatoria.

“La gerencia del hospital entendió que era un castigo justo, razonable y siempre dieron su anuencia”, precisó el fiscal Meléndez Torres.