Inicio  



 Lo Más Visto
- ¿Con cuánta frecuencia nos debemos bañar?
- Revise su leche ‘de almendras’. Ordenan recoger algunos cartones por contener leche de verdad
- Se vacía la Isla
- Se disparan reclamaciones contra Triple S por María
- Cargos contra mujer que robó a su exsuegra $54,750




  Por el libro
Bookmark & Share

20 de mayo de 2018

Sandra Rodriguez Cotto

La radio volvió a seducir a Puerto Rico. Anunciantes, agencias de publicidad, otros medios y mucha gente la veían como el medio obsoleto, pero a la hora de la verdad, resultó ser el más confiable. Cuando no había ni periódicos, ni televisión, ni teléfonos ni Internet, sí había radio. Así se conectó la gente.  Tras el paso del huracán se comprueba su importancia al punto que me atrevo decir que la radio en Puerto Rico se puede evaluar con un antes y un después del huracán. Es la radio “A.M. y D.M”.
 
A.M. - Antes de María predominaba la politiquería en la banda AM y en la FM, música en formatos ochentosos. El grado de estancamiento era de tal magnitud, que para esta misma fecha en el 2017 publicamos un análisis titulado “Radio…Q.E.P.D.” que molestó a muchos radiodifusores. Dijimos que la industria parecía fosilizada porque perdían su ventaja competitiva de la inmediatez ante la competencia de medios en la web y las redes sociales. Para colmo, las coberturas eran incompletas, la exageración en la política, en la manipulación de temas y las “fake news” alejaban a audiencias y anunciantes. Se conformaban con decir “digital” o tener cámaras en los estudios que operan como si fueran de seguridad, sin interacción con el contenido que salía al aire.
 
Como era de esperarse, ese análisis levantó ronchas entre muchos radiodifusores porque a nadie le gusta que le canten las verdades, y menos cuando están cómodos en su estancamiento. Pero todo cambió con los vientos y la destrucción que trajo el huracán María.
 
D.M. – Después de María fue otra historia. Se demostró quién estaba al día y quién tuvo que hacer ajustes en su operación para mantener sus estaciones al aire. Prácticamente todas colapsaron, algunas por varios meses, porque perdieron sus torres de transmisión, las antenas, y algunos edificios se inundaron. La mayoría de las emisoras volvieron al aire a las dos o tres semanas, algunas de manera intermitente, y otras usando la banda FM. Al no haber electricidad ni telefonía estable en muchas regiones, la gente recurrió a la radio para informarse y entretenerse.
 
El único medio que salvó vidas fue la radio. Las sigue salvando cada vez que algún locutor o periodista usa su voz para clamar por la ayuda a quien lo necesita. Por eso reafirmo sin ambages que, a ocho meses del huracán, la radio se coronó como el medio principal en Puerto Rico.
 
Lo que hizo la radio
 
Puerto Rico empezó a levantarse en gran medida porque las emisoras de radio ayudaron a mantener a la ciudadanía informada, conectaron familias, dieron la voz de alerta y evitaron tragedias mayores al decir al aire lo que ni siquiera las autoridades sabían porque todo lo demás colapsó. No había teléfonos, muchos cuarteles de la Policía y centros de Manejo de Emergencias quedaron inundados, no había internet y lo único que sobrevivió fueron algunas emisoras de radio.
 
En mi caso personal puedo decir que cuando los vientos soplaron y reinó el caos, escuchaba las voces de los cuatro periodistas que estaban al aire en la única cadena que se mantuvo transmitiendo, Wapa Radio. Fueron los que informaron al pueblo. Un puñado de emisoras independientes en Ponce, Mayagüez, Patillas, Humacao, Arecibo y otras también se mantuvieron al aire en ese proceso del huracán y siguieron durante esas primeras semanas de caos.  Algunas de éstas incluyen a Radio Antillas en Guayanilla, WPAB 550 en Ponce, WKJB en Mayagüez, Radio WALO en Humacao y X-61 en Patillas, estas dos últimas lograron hacer su labor a pesar de estar ubicadas por donde entró el huracán.
 
Algunas emisoras subieron al día siguiente y otras de manera intermitente porque no había electricidad. Pero hicieron su labor de conectar a la gente que estaba desesperada. La radio fue la única forma de conexión con el mundo y eso hay que reconocerlo. Ahora mismo muchos intentan reescribir la historia, pero la gente sabe porque todos recordamos esos momentos de angustia cuando todo aquí colapsó después del huracán. Incluso la prensa norteamericana y mundial así lo reconoció, publicando decenas de noticias de este tema.
 
Al día siguiente del huracán, con carreteras cerradas, árboles en el piso y lluvia con ráfagas, no sé cómo logré llegar hasta Wapa Radio a dar la mano.  Pedí al aire que se unieran, y uno a uno fueron llegando otros periodistas de todas partes del país, de otros medios y retirados, hasta alcanzar unas 60 personas. A esos se unieron otras personas y así nos mantuvimos las 24 horas al aire por casi un mes. Luego nos quedamos allí de voluntarios cuando vimos la urgente necesidad de dirigir la atención del gobierno a los que sí necesitaban y no estaban recibiendo las ayudas. Había que canalizar las ayudas y denunciar lo malo. Fuimos muchos en hacerlo, incluyendo legisladores y alcaldes, y hasta el propio Gobernador Ricardo Rosselló lo reconoció al usar esa cadena de radio como medio de comunicación ante la gente.
 
Poco a poco las demás cadenas y emisoras empezaron a subir y así empezaron a trabajar, al igual que el resto de los medios. Pero, sin duda alguna, ha sido la radio la que se mantiene haciendo las denuncias de falta de agua o luz y  los trabajadores de la radio son la voz de la gente, especialmente los más vulnerables y en las zonas remotas. La radio, en especial las emisoras y cadenas AM son las que siguen dando ese servicio público al país.
 
Cambios en la radio
 
En enero de 2018, en la columna “Oráculo de los medios”  en este mismo espacio, anticipamos que la radio se iba a consolidar como el principal medio del país. El tiempo nos confirmó ese pronóstico. Ahora mismo continúa el énfasis en los formatos de discusión la política y sí hay propaganda en los programas de comentario, pero la verdad es que el servicio público que han dado las emisoras calló al más incrédulo.
 
Las agencias de publicidad que sólo miraban a la televisión o a los periódicos por el descuento por volumen que ganan de sus pautas, han tenido que admitir que la radio fue el único que funcionó en la emergencia y es el que más que ha seguido atendiendo las necesidades y preocupaciones de la gente. Por eso los presupuestos han tenido que moverse hacia donde están las audiencias. Esto sigue.
 
Anticipo que el panorama en la radio va a cambiar mucho en los próximos meses. A fin de año veremos otros jugadores compitiendo. Ahora mismo muchas emisoras esperan permisos de la FCC para adquirir “translators” en la banda FM, lo que les permitirá ampliar sus zonas de cobertura tan pronto como en uno o dos meses. Otras ya están en negociaciones para adquirir emisoras que amplíen sus cadenas. Vemos también nuevos formatos y propuestas de programas distintos e inusuales, que ya están moviendo audiencias, especialmente a nivel regional. Todo esto alterará el mercado como lo conocemos hoy.
 
 
En este período “D.M.” ó “después del huracán”, algunas cadenas están pidiendo que la FCC les conceda fondos asignados para la reconstrucción de las telecomunicaciones tras el huracán. Incluso se reunieron con el presidente de la FCC, Ajit Pai, cuando vino a Puerto Rico pero éste dijo que no dará nada a la radio de los $954 millones asignados para las telecomunicaciones porque la ley le impide. En ese sentido, es como castigar al que trabajó y aplaudir al que le falló al pueblo porque los fondos serán para las empresas privadas de telefonía e Internet que fueron las más afectadas pero que no sirvieron en el huracán y todavía hoy confrontan problemas. Resta por ver qué se consigue para ayudar a la radio en estos momentos de quiebra fiscal en el gobierno.
 
El rol inigualable de la radio
 
La gente quiere tener dónde los escuchen y canalicen sus necesidades básicas. Eso lo proporciona la radio como ningún otro medio. Eso es lo que quiere la gente, y lo saben los anunciantes, y también los políticos.
 
Yo volví a la radio porque muchos lo pedían, pero también porque me atrae lo que veo en términos de integración con la web y medios cibernéticos o sociales, nuevos formatos y nuevas propuestas más interesantes e innovadoras en la radio regional. Más que nada, saber que el público pide el medio y lo respalda. Oír niños que viven pegados a la Internet y a sus tabletas, ahora escuchan la radio. Viejos buscando información o cómo entretenerse en zonas sin luz. Gente buscando la noticia en la radio. Así que se repite historia. Lo vivimos después del huracán Hugo, después de Georges y ahora después de María.  Este medio vive un renacer que hay que aplaudir.
 
Es el momento de ejercer el oficio del periodismo como nunca desde la radio, y aportar a la conversación pública con sensibilidad. La radio es el eje, el que no falló en la emergencia. Los periodistas tienen que retomar la radio y complementarlo con los demás medios. Más reportajes, profundidad y variedad de temas, más coberturas en toda la isla, menos politiquería y menos agendas.  Más periodistas, comunicadores, artistas, educadores, menos legisladores, políticos, agentes de propaganda y exconvictos. Hay que cambiar la narrativa de la pelea chiquita y la agenda político partidista que francamente cansa y no sirve al pueblo que vive en necesidad.
 
En este mes nacional de la radio, este medio no necesita pergaminos ni certificados ni premios. No necesita homenajes legislativos ni mucho menos esfuerzos de políticos por pautarse y agenciarse coberturas favorables. Lo que necesita la radio es que se entienda y se reconozca su importancia para conectar a la gente, especialmente en momentos de emergencia como el que todavía vivimos.
 
Ahora la responsabilidad queda en manos de los radiodifusores para que logren mantener esas audiencias con contenido que sea relevante y que esté a la altura de lo que la gente merece, necesita y exige.
 
 
REFERENCIAS:
 
1.       Oráculo de los medios-  http://www.noticel.com/opiniones/blogs/en-blanco-y-negro-con-sandra/orculo-de-los-medios-2018/683619858
 
2.       Mayo, mes de la radio… Q.E.P.D.
 
 
3.       Ahora estoy en la radio
 
 
4.       Introspección de Pesquera
 
 
5.       Radio, Word of Mouth, and the Fleeting Cell Signal: How Puerto Rico Struggled to Communicate After Hurricane Maria
 
 
6.       Maria Devastates Puerto Rico’s Communications Sector.
 
 
7.       WAPA Radio "abrazó" a Puerto Rico en el peor momento de María. La emisora AM se mantuvo al aire en todo momento durante el paso del destructivo huracán
 
 
 
 
9.       La radio lucha por estar en sintonía
 
 
10.   La radio que informó al sureste en medio de María
 
 
11.   La radio sobrevive y acompaña al País
 
 
12.   Puerto Rico "Se Levanta," Maybe
 
 
13.   Pai Says Puerto Rico Fund Will Not Benefit Broadcasters. The FCC chair has proposed $954M to help fix comms networks there, but critics aren't happy with his efforts
 
 
14.   FCC reparte dinero a quien le falló al pueblo
 

http://enblancoynegromedia.blogspot.de/2018/03/fcc-reparte-dinero-quien-le-fallo-al.html?m=1