Inicio  





 Lo Más Visto
- Federales intervienen con empresa que pagaba a sus guardias por servicios profesionales
- Alberic, Auto Group y Bella Group se poncharon ante el Supremo
- La pandemia pasa factura en EEUU: el 29% de los pastores pensó dejar el ministerio a tiempo completo
- ¿De dónde viene la palabra 'dólar'? Éste es su origen y significado
- RAM: NHTSA investiga bombas diésel de alta presión en sus camionetas




  Por el libro
Bookmark & Share

Washington, 12 oct (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hablará este miércoles con responsables de puertos y de grandes empresas sobre los problemas en las cadenas globales de suministro, que preocupan cada vez más a la Casa Blanca.

Biden se reunirá con los líderes de los puertos de Los Ángeles y de Long Beach, ambos en California, además de con el Sindicato Internacional de Estibadores y Almacenes, que representa a los trabajadores de ese estado, para abordar la congestión registrada en esas instalaciones, informó este martes la Casa Blanca.

"Hacer frente a los atascos (de cargamentos) en los puertos podría ayudarnos a afrontar lo que vemos en muchas industrias del país", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, en su rueda de prensa diaria.

El mandatario conversará además con los representantes de grandes empresas como Walmart, UPS y Home Depot sobre "cómo pueden ayudar a aliviar la congestión" en esos puertos, y después hará declaraciones sobre el tema, añadió Psaki.

En junio, la Casa Blanca creó un grupo de trabajo para hacer frente a los problemas en las cadenas de distribución globales, y en agosto nombró incluso a un zar encargado de aliviar la congestión en los puertos, John Porcari.

La reunión en la Casa Blanca tendrá lugar un día después de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajara las previsiones de crecimiento global de este año al 5,9 %, una décima menos que hace tres meses, debido en parte a los problemas en las cadenas de distribución mundiales.

El Fondo rebajó además en un punto porcentual el crecimiento estimado para este año en Estados Unidos, que será del 6 %, debido a "una moderación del consumo en el tercer trimestre del año y a las alteraciones en la cadena de suministros".

La Casa Blanca empieza a temer que los consumidores estadounidenses no puedan tener acceso a todos los productos que les gustaría adquirir por Navidad, debido a los atascos en las cadenas de suministro.