Inicio  




  Tu Crédito
Bookmark & Share

29 de septiembre de 2016

La Opinion

Por: Ana B. Nieto 28 Septiembre 2016

“Pida su informe de crédito y revíselo”. Quizá sea el consejo financiero que más haya oído y leído en esta y otras columnas sobre finanzas personales. Ciertamente desde estas páginas se lo vamos a seguir recordando con regularidad. El motivo es que de ese informe se deduce su puntaje de crédito, tres números que le abren (a mayor o menor coste) o cierran las puertas a los préstamos que permiten comprar un carro, ir a la universidad, pedir una tarjeta de crédito…. construir patrimonio. Algo vital para los hogares.

Cuando lo tenga en sus manos, hay que entenderlo. Los informes de cada una de las tres agencias varían entre si en la presentación pero normalmente tienen la misma información.

Para empezar sus detalles personales: nombre, direcciones (anteriores y previa), año de nacimiento, números de teléfonos, datos de su empleador. En caso de que su nombre no esté bien escrito, por ejemplo se llame Ana y en el informe se lea como Anna, no es un gran problema aunque puede pedir su corrección. El verdadero problema es que nada cuadre y que el reporte no tenga su información sino la de otra persona.

Es frecuente que se encuentre con un resumen de lo que se debe esperar, las cuestiones positivas y las negativas.

Verá que se detallan las cuentas de banco que tiene y que están al corriente de pagos. Hay todo tipo de información sobre los pagos que se han hecho en todo tipo de préstamos, los que han llegado tarde, quién los ha hecho, si la persona es titular de la cuenta o está simplemente autorizado, los límites de crédito que tenga en sus tarjetas o líneas de crédito…

De nuevo, la clave es que los datos sean correctos, que no le atribuyan cuentas que no son de usted o pagos que no correspondan. No se deben tomar a la ligera los errores porque si por ejemplo le atribuyen una cuenta que no es suya, su puntaje puede verse afectado por la actividad de otra persona en esta cuenta.  Confirmar que los límites de crédito son correctos es también clave porque el ratio del límite y el uso del crédito suma o resta puntos de su calificación.

En este informe también va a ver los comportamientos crediticios que juegan en su contra, si los hay. Es decir, cuentas en proceso de cobro (por una agencia), bancarrotas en caso de que las haya habido, prendas sobre la propiedad por impagos de obligaciones. Si se encuentra con algún dato negativo que no le corresponde, tiene que disputarlo para eliminarlo cuanto antes de su informe.

Otra de las cosas a las que hay que prestar atención es a las “peticiones del informe”. Usted o una entidad financiera pueden pedir los informes para conocer su situación y estudiar si dar o no (y a qué precio) un crédito. Hay do tipos de peticiones (inquiry) una llamada soft o suave, que es cuando usted mismo solicita su informe y otras que son llamadas hard cuando es una entidad quien la solicita. Esta última si que resta puntos porque este tipo de inquiries se hacen para evaluar si se le concede un crédito, es decir, ya se le coonsidera que necesita dinero.

En caso de que haya información que no corresponda en su informe de crédito, debe disputarlo para evitar cargar con un comportamiento que le penalice o evitar fraudes.

¿Qué es lo que no va a ver?

Su puntaje. Esos tres números (FICO) que salen de su informe. Pero los puede saber si tiene una cuenta o una tarjeta porque ahora muchas empresas le permiten conocer la cifra en la red.

Cómo solicitarlo

Puede solicitar uno gratis en www.annualcreditreport.com y también puede pedirlo por teléfono al 1-877-322-8228

Cuánto tiempo permanece la información

Según describe Experian, una de las tres agencias de crédito, hay cuatro periodos:

  1. Siempre estará su historia de pagos, las cuentas abiertas y activas y la información básica sobre el titular del informe
  2. 25 meses y con leve impacto las hard inquiries hechas por entidades financieras.
  3. Siete años en caso de bancarrota bajo el procedimiento del Capítulo 13 (que permite el pago de algo o la deuda en integridad), en casos de responsablidad judicial (por demandas), Cuentas en proceso de cobro por agencias (empieza a contarse desde el primer día de la falta de pago), gravámenes de impuestos pagados (contabilizados desde el día de presentación de tributos) y pagos tardíos (desde el día en que se entra en mora, independientemente de que se haya hecho el pago luego o la cuenta se haya cerrado…)
  4. 10 años en caso de que la bacarrota sea instada bajo el procedimiento del Capítulo 7 en el que no se devuelven las deudas, los gravámenes de impuestos no pagados (desde el día de presentación de impuestos), cuentas cerradas si no tienen ningún evento negativo asociado con ellas y cuentas/créditos pagados y cerradas (o vencidos)