Inicio  

 Lo Más Visto
- Evaluación de la marca de arroz Great Value grano largo
- Investigan presunto fraude en venta de café "Mi AEELA"
- Acusan a cocinero por tumbarse $38,000 del restaurante donde trabajaba
- La crisis económica se lleva el 35% de las oficinas de abogados
- Se roban planta eléctrica de facilidades de estatua de Colón




  Por el libro
Bookmark & Share

19 de junio de 2019

Primera Hora

En las últimas dos semanas, unas 616 demandas de ejecución hipotecaria fueron radicadas en los tribunales del País, una cifra alarmante y que pudiera ser tan solo el comienzo de un mar de terminaciones que afectarán a un sinnúmero de familias puertorriqueñas en los próximos meses. 

Así lo aseguró la licenciada Emily Colón Albertorio, directora ejecutiva del Instituto para la Educación Práctica (IEP), una organización sin fines de lucro del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico (CAAPR), quien confirmó haber contabilizado los casos.

“Tenemos más de 60 casos radicados solo ayer (lunes) y ya llegamos a los 600 casos en dos semanas. La realidad es que si continuamos con este volumen, vamos a tener muchas demandas de ejecuciones, y muchas personas con posibilidades de quedarse en la calle. El número de más de 600 demandas lo único que refleja es que va a haber gente con mucha necesidad y va a ir en incremento en los próximos meses”, explicó la directora ejecutiva.

Para Colón Albetorio, estos altos números son –en gran medida– una consecuencia de las moratorias a las que se acogieron muchas familias luego del paso del huracán María. 

“Obviamente, no es que no lo esperábamos (altos números de demandas), lo esperábamos porque luego de las moratorias se detuvieron todas las demandas, estuvieron con una radicación reducida por casi dos años. Así que el incremento estábamos esperando que llegara, llegó a partir de finales de abril, mayo y ahora en junio que va a pasos acelerados”, afirmó Colón. 

Asimismo, la licenciada aseguró que, además de los problemas personales que suelen trastocar el lado económico, como es el caso de divorcios, enfermedades, muertes y la pérdida de empleo, también la carencia de ayuda para la reconstrucción de los hogares por parte de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) puede haber sido un factor importante que incrementó la cantidad de personas que hoy día están a punto de perder sus viviendas.

“La gran mayoría de los puertorriqueños sufrimos de alguna u otra manera de daños en las propiedades y si FEMA no los ayudó para reparar sus hogares, pues están sacando de un bolsillo para poner en otro y poder sobrevivir el día a día. El problema para el pago es un mero reflejo de un sinnúmero de factores que están sucediendo, incluyendo que el huracán nos pasó por encima y que no recibieron ayuda para reparar sus hogares”, argumentó Colón.

A su vez, la directora ejecutiva del IEP establece que muchos de estos casos llegan a los tribunales porque los afectados no tienen la información correcta o le faltan unos detalles que pueden ser corregidos con la asistencia de un abogado, para así evitar el terminar siendo demandados por los bancos.

“En la sociedad en general hay mucha desconfianza y no creen en los sistemas, no creen en los bancos porque en muchas ocasiones acuden a solicitar información y alternativas, pero dependiendo de la persona que lo atienda es la respuesta que obtienen. A veces, la información que se le brinda de primera mano es incorrecta”, afirmó Colón Albertorio. 

Tal desinformación, asegura, fue el factor principal dentro del proceso de moratorias al que muchos puertorriqueños se acogieron, y que hoy día están sufriendo las consecuencias de verse al borde de perder su hogar por no conocer que cada caso, dependiendo del inversionista, tenía sus particularidades que debían ser evaluadas con mayor atención.

La asistencia puede hacer la diferencia

Al momento de confrontar problemas con el pago de su préstamo hipotecario, Colón Albertorio asegura que lo más importante es buscar asistencia para poder entablar un proceso de negociación justo con la institución bancaria. 

“El programa de Lost Mitigation viene por requisito de ley y establece que los bancos evalúen a una persona cuando está teniendo dificultad para pagar su hipoteca, dependiendo de la capacidad de la persona. Usualmente, hay alternativas para retener, refinanciar, retener la hipoteca; alternativas que los bancos dan sobre cómo vender la propiedad en un tiempo corto, por la cantidad que deba, entre otras opciones”, especificó la abogada.

Sin embargo, Colón Albertorio establece que es en ese punto donde es vital contar con asistencia de un abogado que le ayude a entender el proceso y llevarlo por el camino correcto.

“Para que el banco pueda evaluar un caso de Lost Mitigation en particular, necesita tener ese expediente completo. A veces la persona lo que necesita es asistencia buscando los documentos y que pueda entender lo que el banco le está pidiendo. Una vez el expediente está completo, el banco está obligado a evaluar y está obligado a ofrecer (alternativas). Si no ofrece, entonces un abogado puede reclamar al banco que no cumplió. Pero cuando la persona se va solita y no sabe que su expediente no está completo, que han pasado meses y nada ha pasado, entonces se encuentra el problema”, aseguró la letrada.

Para esto, dijo, hay ocho herramientas en la Isla de asistencia legal gratuita y orientación, entre los que destaca el Programa Rescata tu Vivienda.

“Con Rescata tu Vivienda podemos revisar expedientes, decirles qué les falta, conseguírselo y completar ese expediente para que pueda tener alternativa de Lost Mitigation. Ahora cuando están demandados la persona va con un representante del banco y se asustan, pero la gente debe saber que hay abogados que pueden darle el apoyo”, dijo la directora ejecutiva del IEP.

Rescata tu Vivienda, aseguró, busca ayudar a personas que por sus ingresos o diversas situaciones no cualifican para otros beneficios. Solo tienen que cumplir con dos requisitos básicos: que la residencia en cuestión sea su vivienda principal y que la hipoteca no exceda el valor de $300 mil.

“Buscamos que personas que no cualifican para servicios legales, puedan venir y recibir la ayuda. Queremos atender a la ‘gente del jamón del sandwich’ (personas con ingresos, pero que no pueden invertir en ayuda legal). Hay abogados y abogadas que pueden darle el apoyo y orientación que necesitan para que puedan sentirse apoderados en esos procesos de mediación hipotecaria que ahora son obligatorios”.

El programa le ofrece la ayuda de un abogado para que le acompañe en el programa de mitigación de pérdida, representación legal en el tribunal estatal, federal y en el tribunal de quiebra mediante el capítulo 7.

 Para buscar ayuda del Programa Rescata tu Vivienda, llame al (787) 771-0689.

Primera Hora requirió una reacción del Comisionado de Instituciones Financieras, George Joyner, pero no fue posible al cierre de edición.