Inicio  





 Lo Más Visto
- Internet: En Puerto Rico se paga lo mismo que en EEUU por una velocidad menor
- Alertan sobre fraude telefónico a beneficiarios del Seguro Social
- Se complica el panorama de los desempleados
- Las 10 mejores ofertas de alimentos según doctorshoper.com
- Pelosi advierte será cuesta arriba salvar $1,000 millones que Puerto Rico puede perder en Medicaid

 Lo Más Comentado
- Internet: En Puerto Rico se paga lo mismo que en EEUU por una velocidad menor (1)




  Por el libro
Bookmark & Share

8 de septiembre de 2020

(Bloomberg) -- La presidente de la Cámara de EE.UU., Nancy Pelosi, y el secretario de Hacienda, Steven Mnuchin, han acordado trabajar para evitar un cierre del Gobierno justo antes de las elecciones y no permitir que el estancamiento sobre la legislación de alivio del virus detenga un proyecto de ley de gastos provisional vital.

Su acuerdo informal se hizo en una llamada telefónica el martes, según personas familiarizadas con la discusión. Si bien allana el camino para que el Gobierno siga funcionando al comienzo del año fiscal el 1 de octubre, no resuelve el enfrentamiento sobre un nuevo estímulo o si se podría incluir algunas medidas de alivio.

Los republicanos y los demócratas en el Congreso, que buscaban evitar un cierre del Gobierno políticamente dañino justo antes de las elecciones del 3 de noviembre, habían estado planeando un proyecto de ley para extender los fondos al menos hasta mediados de noviembre. Sin embargo, existía el riesgo de que cualquiera de las partes intentara aprovechar la necesidad de aprobar una solución provisional para lograr sus objetivos de estímulo económico.

El acuerdo fue reportado más temprano el jueves por Associated Press.

“Los demócratas de la Cámara están a favor de una resolución limpia y continua”, dijo Drew Hammill, portavoz de Pelosi, refiriéndose a la medida de financiación temporal.

Los demócratas del Congreso y la Administración Trump han estado en un punto muerto sobre el estímulo desde que se interrumpieron las conversaciones el 7 de agosto. Los lados están separados por US$1 billón, y los demócratas presionan por US$915.000 millones en ayuda a estados y localidades e insisten en US$600 por semana en beneficios de desempleo suplementarios federales.

Durante la llamada del martes, Mnuchin y Pelosi no pudieron cerrar esa brecha, incluso después de que el jefe del Tesoro señalara que la ayuda fiscal era urgente para partes de la economía estadounidense. Pelosi señaló más tarde que los demócratas ya habían reducido su demanda anterior de US$3,4 billones a US$2,2 billones.

Pesimismo de estímulo

El continuo estancamiento ha llevado al pesimismo de los republicanos esta semana.

“No sé si habrá otro paquete en las próximas semanas o no”, dijo el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, en un evento en un hospital en su estado natal de Kentucky el miércoles. Dijo que cualquier aceptación del bipartidismo en el Capitolio ha “descendido” a medida que se acercan las elecciones de otoño.

Los republicanos del Senado están discutiendo una votación la próxima semana sobre un paquete de aproximadamente US$500.000 millones, si pueden lograr que la mayoría de sus legisladores lo acepten.

La contraparte demócrata de McConnell, el líder de la minoría Chuck Schumer, dijo en una carta a sus colegas el jueves que los republicanos no se estaban tomando en serio las necesidades de la economía para avanzar hacia esa votación.

“Los republicanos pueden llamar a su propuesta ‘delgada’, pero sería más apropiado llamarla ‘demacrada’. Su propuesta parece ser completamente inadecuada y, en todos los sentidos, no satisface las necesidades del pueblo estadounidense”, dijo Schumer.

Dolor por el desempleo

El número de reclamaciones iniciales de seguro de desempleo en los programas estatales se mantuvo por encima de 800.000 en la última semana –sin ajustar por variaciones estacionales–, lo que casi cuadruplica la tendencia anterior al coronavirus. Se prevé que el informe de empleo de agosto de mañana muestre una segunda desaceleración consecutiva en el aumento del empleo.

En cuanto al acuerdo Pelosi-Mnuchin, podría ayudar a limitar cualquier turbulencia en los mercados financieros provocada por las preocupaciones sobre un cierre emparejado con la ausencia de estímulo. Un aumento en las acciones a máximos históricos en las últimas semanas ha reducido la presión que de otro modo se habría ejercido sobre los políticos para lograr un acuerdo sobre el alivio del virus. No obstante, una caída de 3,5% el jueves muestra que la narrativa podría cambiar con el tiempo.

A fines de 2018, un punto muerto entre Trump y el Congreso sobre la financiación del muro fronterizo llevó al cierre más largo de la historia, que duró 35 días.

“Creemos que podremos obtener fondos para evitar un cierre”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, el jueves.