Inicio  





 Lo Más Visto
- Estas son algunas de las mejores ofertas que tendrán las tiendas en el “Black Friday”




  Estirando el chavito
Bookmark & Share

26 de octubre de 2023

El Vocero

En el último año, la población de Puerto ha experimentado una reducción en sus ahorros bancarios, una tendencia que se está observando desde 2022.

En resumen, de un crecimiento en 2021 de 17.11% en los ahorros personales, la cifra se redujo a 9.57% en 2022; y en el primer trimestre de este año, continuó la tendencia a la baja con una merma de un 0.33%, según los datos más actualizados de la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF).

Para la presidenta de la Asociación de Bancos, Zoimé Álvarez, el impacto en la banca, de continuar esta tendencia, depende de la fuga de esos ahorros hacia otros productos en el propio sistema bancario. Expuso que ante el alza en las tasas de interés, muchos consumidores han optado por mover sus ahorros hacia instrumentos financieros que les ofrecen mayor rendimiento que una simple cuenta de depósito.

“La gente está buscando un mayor rendimiento, ya sea a través de un certificado o instrumento del Tesoro de los Estados Unidos; es un movimiento dentro del mismo sistema bancario, no es que la gente está sacando el dinero para meterlo debajo del mattress”, acotó la ejecutiva.

Sostuvo, además, que un aumento en los depósitos representa solidez, pero aclaró no ser el único elemento que se utiliza para determinar la estabilidad del sector bancario. “Antes de la pandemia no existían esas ayudas económicas y comoquiera la banca estaba sólida y tenía liquidez, lo que fue reconocido por los propios reguladores federales. Las bajas en ahorros no hacen a una banca débil, se trata de fluctuaciones del propio mercado. Aquí lo importante es responder a la necesidad de los clientes. A mayor demanda de un producto, la banca se desborda a ofrecer las mejores ofertas”, afirmó Álvarez.

Sobre la reducción en los ahorros, también se había expresado el principal oficial ejecutivo de Oriental Bank, José Rafael Fernández, quien durante la presentación de los resultados económicos del banco para el tercer trimestre del año en curso, reconoció que la tasa de ahorro en su institución había mermado.

Esa tendencia a la baja fue adjudicada por el banquero a que los consumidores están utilizando los ahorros para mejoras en el hogar, compra de autos o vacaciones. Esto a su vez ha repercutido en un alza en los depósitos comerciales, lo que entiende ha mantenido la balanza de los depósitos más o menos igual.

Reaccionan los economistas

Sin embargo, algunos economistas no comparten la misma opinión de la banca. A juicio del economista Heriberto Martínez, esta tendencia a la baja en el ahorro era previsible, tras reconocer que los fondos federales recibidos han representado un impacto positivo que se ha reflejado en múltiples instancias, como los recaudos de Hacienda por concepto de IVU y en los patrones de consumo.

“Las transferencias directas a empresas y personas generó una liquidez directa en las finanzas de los puertorriqueños, que se ha visto reflejado marcadamente en el consumo y por consiguiente en los recaudos del IVU. Ahora, ante el encarecimiento de todo, ante el espiral inflacionario, los consumidores han comenzado a necesitar de esos ahorros. Tendencia que no perfilo se detenga en la medida no haya tanta actividad económica”, afirmó Martínez.

Subrayó, además, que en la medida en que los fondos federales regresen a las cantidades normales, el sistema económico de la Isla se va desacelerar, lo que recalcó ya ha sido estimado por la Junta de Planificación y la Junta de Control Fiscal, quienes estiman un crecimiento de apenas un 1%.

Es en ese momento, en que entiende, los consumidores seguirán optando por sus ahorros para mantener sus patrones de consumo, con el problema a futuro de que se agote dicha reserva y tengan que recurrir a tomar prestado, lo que hoy les resulta mucho más costoso.

“Tenemos que reactivar la economía en todos los sectores, sino seguiremos experimentando problemas de crecimiento, recaudos y depósitos”, aseveró el economista.

La situación parece complicarse, ya que según la economista Heidi Calero, en Puerto Rico no existe una conducta de ahorrar mucho. “La Isla experimentó unos ahorros por las ayudas de rescate y PUA, entre otras, pero ese dinero ya la gente lo ha gastado, sin generar a su paso mucha actividad económica. Ha sido algo marginal a la economía. La banca no está prestando a aquellas actividades que generan producción, que es lo que aporta al crecimiento del País. La gente tiene que enfocarse en ahorrar y planificar para la vejez”, resaltó.

Para la economista, un mayor crecimiento económico que redunde en capacidad para ahorrar, requiere de un plan de país que genere inversión y que no descanse en la extensión de la llegada de fondos federales.

En torno al tema, la analista financiera y presidenta de la firma Fit Wallet, Myrna Vázquez, reconoció a EL VOCERO, que hoy los fondos de emergencia y contingencia no son tan efectivos, ante el alza en el costo de vida, de la canasta alimentaria y de todos los efectos del espiral inflacionario en que se vive.

“Ahorrar es un reto. Se puede lograr, pero hay que mejorar en la administración del dinero, y eso se logra con paciencia y consistencia. Lograr la meta de ahorro sí se puede hacer, el problema es que no se está logrando a los niveles y velocidad que queremos. Hoy toma un poco más de tiempo llegar a ese norte”, apuntó Vázquez.