Inicio  





 Lo Más Visto
- América Móvil busca "revertir" la reforma en telecomunicaciones, acusan empresas
- LAS 20 MEJORES OFERTAS DE LAS TIENDAS ALIMENTOS PUBLICADAS EN PUERTO RICO
- Comerciantes deberán pagar impuesto de IVU quincenalmente
- Aumenta consumo de información a través de medios digitales
- Las deudas de tarjetas de crédito en EE.UU. alcanzan un nivel histórico




  Que no te cojan de...
Bookmark & Share

8 de agosto de 2016

Diario Libre

Al comprar estamos intercambiando nuestro trabajo por objetos o servicios. El dinero puede llevarnos a una mejor calidad de vida, ya sea de inmediato o a partir de un momento dado. La clase media se caracteriza por generar ingresos que le acomodan la vida, pero reduciendo las posibilidades de pasar con mayor rapidez a una clase más holgada.

Algunas compras logran mover nuestro cerebro y sentir que subimos de estatus. Los vendedores nos hipnotizan mostrándonos la ventaja de exponer a los demás un vertiginoso ‘progreso’... y decidimos adelantar el futuro: compramos con dinero que aún no nos pertenece (préstamos).

Hay adquisiciones típicas que comprometen nuestro futuro, veamos algunos ejemplos a continuación:

• Vehículos pagados a más de 3 años. Lo ideal al adquirir un vehículo sería no buscar dinero prestado. Lamentablemente no todos deciden a tiempo el momento de cambiar su nave. El monto de los intereses se acrecienta proporcionalmente con la cantidad de meses del préstamo. De tomar el dinero de otros para acomodar nuestro transporte sería ideal no pasar de 3 años; de lo contrario, estaríamos pagando demasiado por el bien, convirtiéndolo en un lujo. La ecuación correcta la encontramos bajando el monto del préstamo o llevando más efectivo para la operación. Si necesita más tiempo para pagar está comprando un lujo, lo que llamo un caballo de paso fino para diversión.

• Tecnología de última generación. Casi ningún equipo es tan viejo que no cubra las necesidades que tenemos. La última generación solo nos lleva a cubrir necesidades de apariencia, o sea, buscamos el reconocimiento de los demás. Que nuestro alrededor piense que somos triunfadores al mostrar el éxito. Muchos se endeudan para adquirir los equipos, otros toman planes de comunicación que pagan en cuotas el valor del equipo, mientras algunos ahorran durante meses para conseguir lo deseado.

• Accesorios de lujo. Vestimenta y prendas suelen ser parte de la competencia. La aparición de las redes sociales agravó la situación; ahora es más fácil ver quién repite su atuendo. Mostrar la capacidad de siempre estar a la moda o de tener dinero (aunque sea maltratando su tarjeta de crédito o imagen crediticia) suele traer consecuencias negativas. Al mirar el armario hemos gastado mucho y aún no tenemos “nada que ponernos”.

• Salidas frecuentes o suntuosas. La clase media ha sido movida a la necesidad de ver y ser visto, o sea, mostrarse en público. Los restaurantes y bares de moda son más importantes que los que brindan buena comida o un acogedor ambiente. Estar en el medio, mostrarnos... puede traernos algo, no sabemos con seguridad si es una pareja, un mejor empleo o qué, lo que sí sabemos es que dejamos mucho dinero en ellos.

• Vacaciones a crédito. Salir a vacacionar es más que importante. La clase del centro tiene la posibilidad de ir un poco más lejos y por más tiempo. No es necesario visitar un familiar en otra ciudad, podemos pagar hoteles. Mi recomendación es guardar mensualmente la cantidad que decidió pagar de cuota si toma un préstamo y retrasar la salida un año.

Estos gastos han pasado a convertir los potenciales ricos en eternos clase media o futuros pobres. La idea es que todo el dinero no gastado lo convierta en capital y lo invierta, como explico en mi libro Arco Iris Financiero, así los intereses generados le ayudarán a disfrutar más en el mediano plazo.

Frase de la semana. “Gastar ahora tomando crédito es dejar de adquirir luego por pagar intereses”